/ lunes 11 de septiembre de 2023

El impacto de la pandemia en la salud mental

Una gran parte de los trastornos psicológicos se ha reflejado en los aumentos del índice de violencia en Morelos que pega en diferentes ámbitos

Abuso infantil, maltrato físico, económico y financiero a grupos vulnerables, depresión, ansiedad, desórdenes obsesivo compulsivos, y otros padecimientos psicológicos aumentaron su incidencia hasta en 30 por ciento después de la pandemia y afectaron especialmente a mujeres y personas con niveles socioeconómicos más bajos, de acuerdo con el INSP.

Gran parte de estos trastornos se han reflejado en un aumento del índice de violencia en Morelos que pega desde el hogar hasta las calles y carreteras.

Sigue leyendo: Persisten problemas de comportamiento provenientes de la pandemia

En algunos casos se agudizaron la depresión, ansiedad y desórdenes obsesivo-compulsivos, siendo las mujeres y personas con niveles socioeconómicos menores quienes mayormente se vieron afectadas por la depresión, según informó Rosario Valdez Santiago, doctora del Instituto Nacional de Salud Pública.

Un shock para todos

Al respecto, explicó que este incremento se debió al confinamiento y a las limitantes sociales que se pudieron presentar durante los meses de aislamiento.

“Fue un shock para todos. El aislamiento fue algo muy fuerte para manejar en todos los grupos poblacionales. Al momento del aislamiento ya no hay trabajo, éste cambia, muchas personas también perdieron su empleo, los menores de todos los niveles dejaron de ir a la escuela, y eso tuvo un gran impacto”, abundó.

➡️ ¿Ya recibes las noticias en WhatsApp? ¡ES GRATIS!

Entre los factores que también se presentaron durante la pandemia se encontraba el miedo, principalmente al contagio y a la muerte; la soledad, el sufrimiento, el dolor después del duelo y las preocupaciones financieras.

Otro de los sectores que se vieron sumamente afectados fue el médico, debido al desgaste mental, físico y estigma que se generó a través de la sociedad. Valdez Santiago señaló que esta clase de situaciones desencadenó el pensamiento suicida, ya que el 93 por ciento de los empleados de la salud reportó tener estrés y demasiado trabajo que hacer; el 82 por ciento dijo que se sentía agotado emocional y físicamente; y el 45 por ciento del personal de enfermería reportó que no recibía suficiente apoyo emocional.

Demandas de atenciones

En la reinserción a la nueva normalidad, explicó, los servicios de salud identificaron una mayor demanda en atenciones médicas en relación a la salud mental; sin embargo, también se derivaron más problemáticas, como un rezago a nivel educativo, maltrato físico, psicológico y financiero a las mujeres o grupos vulnerables, así como el abuso infantil.

“Fueron la depresión y la ansiedad los problemas de salud mental que más empezaron a manifestarse. Los servicios de salud de todas las entidades comenzaron a tener una mayor demanda".

La sombra del suicidio

Mencionó que los problemas de salud mental se hicieron más notorios debido a la demanda pública y privada. Y es que de acuerdo con lo expuesto por la doctora, en los países de bajos ingresos se cuenta con al menos un especialista por cada 100 mil personas.

“En los servicios públicos, que de por sí han sido insuficientes a nivel nacional, sabemos que no hay suficiente red de atención, hay siempre un déficit en términos de unidades, en clínicas especializadas, pero también se empezó a ver mayor demanda en los servicios privados”.

La pandemia generó silenciosamente más situaciones en las que se pudieran presentar casos de suicidio. Valdez Santiago indicó que estadísticamente hubo un incremento de hasta 0.3 por ciento de pensamientos suicidas a nivel nacional.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía en el último reporte de 2022, la tasa de suicidio en la población de entre 15 y 29 años fue de 15.0 por cada 100 mil habitantes; lo anterior establece que el suicidio es la cuarta causa de muerte en México, mientras que en tercer lugar se ubican los fallecimientos por Covid-19.

El principal método usado por la población de 15 a 29 años para cometer suicidio es el ahorcamiento, estrangulación o sofocación (89.5 %), tanto en hombres y mujeres (91.0 y 84.8 %, respectivamente).

En segundo lugar, con 4.0 %, se encuentran los fallecimientos por disparo: en hombres, este porcentaje es de 4.5 %. En las mujeres, el segundo método utilizado es el envenenamiento por disolventes, gases o plaguicidas, con 7.2 por ciento.

Puntualizó que otras de las violencias que se vivieron de manera significativa durante y después del confinamiento fueron la intrafamiliar y el abuso infantil.

“Durante la pandemia se vio que las mujeres que se quedaban confinadas en el hogar tenían mayor riesgo de sufrir todas las violencias, incluyendo la de pareja", concluyó Valdez Santiago.

Únete a nuestro canal de YouTube

Abuso infantil, maltrato físico, económico y financiero a grupos vulnerables, depresión, ansiedad, desórdenes obsesivo compulsivos, y otros padecimientos psicológicos aumentaron su incidencia hasta en 30 por ciento después de la pandemia y afectaron especialmente a mujeres y personas con niveles socioeconómicos más bajos, de acuerdo con el INSP.

Gran parte de estos trastornos se han reflejado en un aumento del índice de violencia en Morelos que pega desde el hogar hasta las calles y carreteras.

Sigue leyendo: Persisten problemas de comportamiento provenientes de la pandemia

En algunos casos se agudizaron la depresión, ansiedad y desórdenes obsesivo-compulsivos, siendo las mujeres y personas con niveles socioeconómicos menores quienes mayormente se vieron afectadas por la depresión, según informó Rosario Valdez Santiago, doctora del Instituto Nacional de Salud Pública.

Un shock para todos

Al respecto, explicó que este incremento se debió al confinamiento y a las limitantes sociales que se pudieron presentar durante los meses de aislamiento.

“Fue un shock para todos. El aislamiento fue algo muy fuerte para manejar en todos los grupos poblacionales. Al momento del aislamiento ya no hay trabajo, éste cambia, muchas personas también perdieron su empleo, los menores de todos los niveles dejaron de ir a la escuela, y eso tuvo un gran impacto”, abundó.

➡️ ¿Ya recibes las noticias en WhatsApp? ¡ES GRATIS!

Entre los factores que también se presentaron durante la pandemia se encontraba el miedo, principalmente al contagio y a la muerte; la soledad, el sufrimiento, el dolor después del duelo y las preocupaciones financieras.

Otro de los sectores que se vieron sumamente afectados fue el médico, debido al desgaste mental, físico y estigma que se generó a través de la sociedad. Valdez Santiago señaló que esta clase de situaciones desencadenó el pensamiento suicida, ya que el 93 por ciento de los empleados de la salud reportó tener estrés y demasiado trabajo que hacer; el 82 por ciento dijo que se sentía agotado emocional y físicamente; y el 45 por ciento del personal de enfermería reportó que no recibía suficiente apoyo emocional.

Demandas de atenciones

En la reinserción a la nueva normalidad, explicó, los servicios de salud identificaron una mayor demanda en atenciones médicas en relación a la salud mental; sin embargo, también se derivaron más problemáticas, como un rezago a nivel educativo, maltrato físico, psicológico y financiero a las mujeres o grupos vulnerables, así como el abuso infantil.

“Fueron la depresión y la ansiedad los problemas de salud mental que más empezaron a manifestarse. Los servicios de salud de todas las entidades comenzaron a tener una mayor demanda".

La sombra del suicidio

Mencionó que los problemas de salud mental se hicieron más notorios debido a la demanda pública y privada. Y es que de acuerdo con lo expuesto por la doctora, en los países de bajos ingresos se cuenta con al menos un especialista por cada 100 mil personas.

“En los servicios públicos, que de por sí han sido insuficientes a nivel nacional, sabemos que no hay suficiente red de atención, hay siempre un déficit en términos de unidades, en clínicas especializadas, pero también se empezó a ver mayor demanda en los servicios privados”.

La pandemia generó silenciosamente más situaciones en las que se pudieran presentar casos de suicidio. Valdez Santiago indicó que estadísticamente hubo un incremento de hasta 0.3 por ciento de pensamientos suicidas a nivel nacional.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía en el último reporte de 2022, la tasa de suicidio en la población de entre 15 y 29 años fue de 15.0 por cada 100 mil habitantes; lo anterior establece que el suicidio es la cuarta causa de muerte en México, mientras que en tercer lugar se ubican los fallecimientos por Covid-19.

El principal método usado por la población de 15 a 29 años para cometer suicidio es el ahorcamiento, estrangulación o sofocación (89.5 %), tanto en hombres y mujeres (91.0 y 84.8 %, respectivamente).

En segundo lugar, con 4.0 %, se encuentran los fallecimientos por disparo: en hombres, este porcentaje es de 4.5 %. En las mujeres, el segundo método utilizado es el envenenamiento por disolventes, gases o plaguicidas, con 7.2 por ciento.

Puntualizó que otras de las violencias que se vivieron de manera significativa durante y después del confinamiento fueron la intrafamiliar y el abuso infantil.

“Durante la pandemia se vio que las mujeres que se quedaban confinadas en el hogar tenían mayor riesgo de sufrir todas las violencias, incluyendo la de pareja", concluyó Valdez Santiago.

Únete a nuestro canal de YouTube

Seguridad

Baches y lluvias aumentan accidentes: ¿Cuáles son los cruces peligrosos?

En Cuernavaca, los accidentes viales han aumentado un 80% debido a las lluvias y baches

Seguridad

Asesinan a policía en la México-Cuernavaca

Un agente de la Policía de Cuernavaca fue interceptado por sujetos armados a unos metros de la Paloma de la Paz

Seguridad

Alertan sobre modalidad para robar en supermercados

Rafael Rueda Moncalian, presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública, alertó sobre una modalidad de robo que se registra en los supermercados de Morelos

Seguridad

Desbordamiento de ríos provoca afectaciones en municipios de Morelos

Las crecientes de los ríos Chalma y Tembembe provocaron diversos daños en distintos municipios de Morelos como en Miacatlán, Mazatepec, Tetecala y Coatlán del Río

Seguridad

Morelos registra 450 desapariciones durante el primer semestre

En Morelos, 450 personas desaparecieron entre enero y junio, con más casos de menores de edad entre mujeres

Local

Cuernavaca tiene 60 nuevos casos de dengue; se refuerza estrategia

Las autoridades iniciarán la próxima semana la termonebulización en diversas colonias para prevenir el aumento de casos