/ sábado 6 de junio de 2020

El Fondo de Desastres Naturales FONDEN

(Parte 2)

La semana pasada escribí que sería una grave error desaparecer el FONDEN como había propuesto la bancada de MORENA hace algunos días, en respuesta a mi columna he recibido muchos comentarios a favor y en contra.

Los que opinan en contra de mantener al FONDEN básicamente argumentan que no llegan esos recursos a la gente afectada, que no hay transparencia en la asignación y tampoco en la ejecución de los mismos.

Por eso decidí escribir esta continuación de mi columna de la semana pasada, a pesar de que en esta semana se conmemoró el Día Mundial del Medio Ambiente y es obligado hacer un recuento sobre ese tema, tendré que dejarlo para semanas próximas.

El FONDEN fue establecido en 1996 como un mecanismo presupuestario para apoyar de manera eficaz y oportuna a la rehabilitación de la infraestructura federal y estatal afectada por desastres naturales y se hizo operacional en 1999 cuando se emitieron sus primeras Reglas de Operación. Como ex servidor público he tenido experiencias positivas y negativas en la aplicación del FONDEN, por eso escribo algunas reflexiones sobre el tema.

Los primeros insumos que se proporcionan con recursos del FONDEN son productos consumibles (despensas, agua para beber, medicamentos), pero también se establecen refugios temporales y cocinas comunitarias; se abastecen de artículos de abrigo y protección, herramientas, artículos de limpieza, kits de aseo personal y servicios como letrinas y regaderas. Miles de personas pasan sus primeros días después del desastre en alguno de esos refugios.

En un segundo momento, los recursos del FONDEN se aplican para proveer de Apoyos Parciales Inmediatos (APIs), para la ejecución de acciones emergentes y trabajos y obras de carácter prioritario y urgente, por ejemplo, reactivar la operación de los pozos de agua potable, dotar de equipos de potabilización o traer plantas potabilizadoras. Sin estos APIs la población estaría en un grave riesgo sanitario al no tener fuentes de agua saludables de donde poder sobrevivir.

Y en un tercer momento, la mayor parte de los recursos del FONDEN se destinan a la rehabilitación y reconstrucción de la infraestructura pública de los tres órdenes de gobierno - federal, estatal y municipal- que fue dañada; y de la vivienda de la población de bajos ingresos.

Es en este punto donde hay muchas quejas sobre el FONDEN, por eso vale la pena aclarar que la atención a la vivienda es de la siguiente forma: la población objetivo son familias que cumplen con los siguientes criterios: i) que habiten la vivienda permanentemente; ii) que la vivienda haya sido afectada por el fenómeno natural perturbador; iii) que sea considerada en pobreza patrimonial; iv) que los habitantes de la vivienda sean propietarios o poseedores legítimos; v) que la vivienda no se encuentre asentada en zona federal, y vi) que la vivienda y el terreno en donde se asientan sean de tenencia regular o en proceso de regularización. Por eso no ha sido posible apoyar en su momento a todos aquellos que no pueden acreditar la propiedad de la vivienda que habitan, a los que no tienen escrituras, a los que no han regularizado la tenencia de la tierra, a los que rentan, a los que no habitan en una casa humilde, a los que habitan en una zona federal o en una zona irregular. Desafortunadamente, son muchos, y son los mas pobres, y son lo que mas lo necesitan. Como ejemplo, estos hogares son el grueso de los que resultaron afectados en el sismo del 19 de septiembre de 2017 en la Ciudad de México.

Finalmente, también debo decir que el FONDEN cuenta con una amplia ventana de oportunidad para transparentar su actuación. Es indispensable el posibilitar el acceso público a toda la información que se utiliza y se genera en la atención de emergencias. El grueso de esta información es de uso interno de las dependencias involucradas y no es posible su acceso público.

Es indispensable mejorar la operación y transparencia del FONDEN, sin embargo, sin estos recursos, hubiera sido imposible que muchas poblaciones devastadas por un huracán o por un sismo hubieran recuperado rápidamente los servicios públicos básicos: agua, luz, comunicación, vialidades. Y sin esos servicios básicos, sus lugares de trabajo no hubieran podido reactivar sus labores de manera casi inmediata. Quizá eso no lo saben muchos.

(Parte 2)

La semana pasada escribí que sería una grave error desaparecer el FONDEN como había propuesto la bancada de MORENA hace algunos días, en respuesta a mi columna he recibido muchos comentarios a favor y en contra.

Los que opinan en contra de mantener al FONDEN básicamente argumentan que no llegan esos recursos a la gente afectada, que no hay transparencia en la asignación y tampoco en la ejecución de los mismos.

Por eso decidí escribir esta continuación de mi columna de la semana pasada, a pesar de que en esta semana se conmemoró el Día Mundial del Medio Ambiente y es obligado hacer un recuento sobre ese tema, tendré que dejarlo para semanas próximas.

El FONDEN fue establecido en 1996 como un mecanismo presupuestario para apoyar de manera eficaz y oportuna a la rehabilitación de la infraestructura federal y estatal afectada por desastres naturales y se hizo operacional en 1999 cuando se emitieron sus primeras Reglas de Operación. Como ex servidor público he tenido experiencias positivas y negativas en la aplicación del FONDEN, por eso escribo algunas reflexiones sobre el tema.

Los primeros insumos que se proporcionan con recursos del FONDEN son productos consumibles (despensas, agua para beber, medicamentos), pero también se establecen refugios temporales y cocinas comunitarias; se abastecen de artículos de abrigo y protección, herramientas, artículos de limpieza, kits de aseo personal y servicios como letrinas y regaderas. Miles de personas pasan sus primeros días después del desastre en alguno de esos refugios.

En un segundo momento, los recursos del FONDEN se aplican para proveer de Apoyos Parciales Inmediatos (APIs), para la ejecución de acciones emergentes y trabajos y obras de carácter prioritario y urgente, por ejemplo, reactivar la operación de los pozos de agua potable, dotar de equipos de potabilización o traer plantas potabilizadoras. Sin estos APIs la población estaría en un grave riesgo sanitario al no tener fuentes de agua saludables de donde poder sobrevivir.

Y en un tercer momento, la mayor parte de los recursos del FONDEN se destinan a la rehabilitación y reconstrucción de la infraestructura pública de los tres órdenes de gobierno - federal, estatal y municipal- que fue dañada; y de la vivienda de la población de bajos ingresos.

Es en este punto donde hay muchas quejas sobre el FONDEN, por eso vale la pena aclarar que la atención a la vivienda es de la siguiente forma: la población objetivo son familias que cumplen con los siguientes criterios: i) que habiten la vivienda permanentemente; ii) que la vivienda haya sido afectada por el fenómeno natural perturbador; iii) que sea considerada en pobreza patrimonial; iv) que los habitantes de la vivienda sean propietarios o poseedores legítimos; v) que la vivienda no se encuentre asentada en zona federal, y vi) que la vivienda y el terreno en donde se asientan sean de tenencia regular o en proceso de regularización. Por eso no ha sido posible apoyar en su momento a todos aquellos que no pueden acreditar la propiedad de la vivienda que habitan, a los que no tienen escrituras, a los que no han regularizado la tenencia de la tierra, a los que rentan, a los que no habitan en una casa humilde, a los que habitan en una zona federal o en una zona irregular. Desafortunadamente, son muchos, y son los mas pobres, y son lo que mas lo necesitan. Como ejemplo, estos hogares son el grueso de los que resultaron afectados en el sismo del 19 de septiembre de 2017 en la Ciudad de México.

Finalmente, también debo decir que el FONDEN cuenta con una amplia ventana de oportunidad para transparentar su actuación. Es indispensable el posibilitar el acceso público a toda la información que se utiliza y se genera en la atención de emergencias. El grueso de esta información es de uso interno de las dependencias involucradas y no es posible su acceso público.

Es indispensable mejorar la operación y transparencia del FONDEN, sin embargo, sin estos recursos, hubiera sido imposible que muchas poblaciones devastadas por un huracán o por un sismo hubieran recuperado rápidamente los servicios públicos básicos: agua, luz, comunicación, vialidades. Y sin esos servicios básicos, sus lugares de trabajo no hubieran podido reactivar sus labores de manera casi inmediata. Quizá eso no lo saben muchos.

sábado 08 de agosto de 2020

Bloqueos en Cuernavaca

sábado 25 de julio de 2020

La eficiencia energética

sábado 11 de julio de 2020

Tiempo de acción

sábado 04 de julio de 2020

Día del ingeniero 2020

sábado 27 de junio de 2020

El sismo y las presas de Morelos

sábado 06 de junio de 2020

El Fondo de Desastres Naturales FONDEN

Cargar Más