/ miércoles 4 de agosto de 2021

La consulta

Me enseñó hace muchos años mi Maestro Manuel Atienza que el debate de la Filosofía del Derecho en el siglo pasado comenzó con Hans Kelsen y que una de las discusiones más sólidas fue sobre que estaba por encima si la Ley o la moral, al pensador austriaco el primero que lo refutó fue el danés Alf Ross y posteriormente el inglés H. L. A. Hart, quien el nacido en (Oviedo) y que además me impartió cátedra calificó como: “perfecto”.

\u0009Pero para los que dicen saber esa discusión entre Derecho y moral se concluyó con el juicio del alemán Adolf Eichmann y que la Filósofa de la Política, de origen judío, Hannah Arendt relató en su obra de “lectura obligada” que se intituló: “Eichmann en Jerusalén”, y que por cierto también hay una película muy recomendable al respecto, ya que la pensadora que nació en Alemania y dicen tuvo un romance con el Filósofo alemán Martin Heidegger condenó algo más o menos así: “que el nazi fue inocente legalmente pero culpable moralmente”.

\u0009Luego entonces desde mi punto de vista el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena no perdieron en lo absoluto con la consulta, movieron a su estructura y no obstante los resultados, acreditaron pasar del “discurso al hecho” al seguir apostando por una democracia participativa y directa como de la que tanto escribió el pensador de las Ciencias Sociales, Giovanni Sartori.

Ahora bien, en sus cuentas de redes sociales el experimentado y exitoso líder moral de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado Rannuaro consignó algo a todas luces coherente al tenor de lo siguiente: “La Ley no se consulta se aplica” misma consigna que le leí a mi amiga la gran Diputada por el Estado de Morelos, Jessica María Ortega Guadalupe de la Cruz. Tampoco se puede negar que los resultados no fueron los esperados y escuché que en Morelos estuvieron ligeramente por debajo de la media nacional lo cual debe de preocupar y ocupar a “propios y extraños”.

Pero bueno no se logró el cuarenta por ciento del marco del Derecho, positivo y vigente del Estado mexicano en la materia y le leí a Leonel Godoy Rangel en su cuenta de Twitter que son ejercicios democráticos a los que se tiene uno que acostumbrar, pero lo que, si es cierto parafraseando a los clásicos de la Teoría del Derecho, contemporánea, los ex presidentes son “culpables moralmente”.

Si se quieren enjuiciar la puerta esta abierta ante la Corte Penal Internacional, el Estatuto de Roma, con sede en la Haya, Holanda, para cumplir con el requisito de procedibilidad se tiene que iniciar el procedimiento meta constitucional en el Senado del Estado mexicano, para después procesarlos por los delitos de “genocidio, crímenes de lesa humanidad y guerra” ¿o qué no bautizó el nefasto Felipe Calderón Hinojosa, al combate a la delincuencia organizada como: “la guerra contra el narcotráfico.”?


Me enseñó hace muchos años mi Maestro Manuel Atienza que el debate de la Filosofía del Derecho en el siglo pasado comenzó con Hans Kelsen y que una de las discusiones más sólidas fue sobre que estaba por encima si la Ley o la moral, al pensador austriaco el primero que lo refutó fue el danés Alf Ross y posteriormente el inglés H. L. A. Hart, quien el nacido en (Oviedo) y que además me impartió cátedra calificó como: “perfecto”.

\u0009Pero para los que dicen saber esa discusión entre Derecho y moral se concluyó con el juicio del alemán Adolf Eichmann y que la Filósofa de la Política, de origen judío, Hannah Arendt relató en su obra de “lectura obligada” que se intituló: “Eichmann en Jerusalén”, y que por cierto también hay una película muy recomendable al respecto, ya que la pensadora que nació en Alemania y dicen tuvo un romance con el Filósofo alemán Martin Heidegger condenó algo más o menos así: “que el nazi fue inocente legalmente pero culpable moralmente”.

\u0009Luego entonces desde mi punto de vista el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena no perdieron en lo absoluto con la consulta, movieron a su estructura y no obstante los resultados, acreditaron pasar del “discurso al hecho” al seguir apostando por una democracia participativa y directa como de la que tanto escribió el pensador de las Ciencias Sociales, Giovanni Sartori.

Ahora bien, en sus cuentas de redes sociales el experimentado y exitoso líder moral de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado Rannuaro consignó algo a todas luces coherente al tenor de lo siguiente: “La Ley no se consulta se aplica” misma consigna que le leí a mi amiga la gran Diputada por el Estado de Morelos, Jessica María Ortega Guadalupe de la Cruz. Tampoco se puede negar que los resultados no fueron los esperados y escuché que en Morelos estuvieron ligeramente por debajo de la media nacional lo cual debe de preocupar y ocupar a “propios y extraños”.

Pero bueno no se logró el cuarenta por ciento del marco del Derecho, positivo y vigente del Estado mexicano en la materia y le leí a Leonel Godoy Rangel en su cuenta de Twitter que son ejercicios democráticos a los que se tiene uno que acostumbrar, pero lo que, si es cierto parafraseando a los clásicos de la Teoría del Derecho, contemporánea, los ex presidentes son “culpables moralmente”.

Si se quieren enjuiciar la puerta esta abierta ante la Corte Penal Internacional, el Estatuto de Roma, con sede en la Haya, Holanda, para cumplir con el requisito de procedibilidad se tiene que iniciar el procedimiento meta constitucional en el Senado del Estado mexicano, para después procesarlos por los delitos de “genocidio, crímenes de lesa humanidad y guerra” ¿o qué no bautizó el nefasto Felipe Calderón Hinojosa, al combate a la delincuencia organizada como: “la guerra contra el narcotráfico.”?