Daniel Martínez

  / miércoles 3 de julio de 2019

La caída en las remesas

Donald Trump no debe considerarse un abusivo, un hostigador, un hablador, un racista, un fanático de ultraderecha. Es el presidente de los Estados Unidos y ello lo coloca como una de las personas más poderosas del mundo, y eso lo vuelve más peligroso que todas las características que han alejado a muchos de comprender al bravucón.

Por ello convendría tomar previsiones frente al anuncio, mucho más instrumental que simbólico, de la gran redada antiinmigrante que iniciará el 4 de julio, día de la independencia norteamericana y fecha tema de múltiples películas en que se juega con la idea de la destrucción de la Unión Americana.

Sólo el estado de Morelos recibe decenas de millones de dólares cada año de inmigrantes que trabajan en los Estados Unidos, muchos de ellos de forma no exactamente legal por su condición migratoria. En 2018, la entrada de remesas a Morelos significó 673.2 millones de dólares que representa para la entidad más de diez veces la inversión extranjera directa. En pesos, las remesas significaron más 12 mil 979 millones, que significa más de la mitad del gasto gubernamental previsto para 2019 en Morelos. Todas esas remesas van a las familias de unos 300 mil morelenses que gracias a ello pueden alimentarse, vestirse, y hacer sus vidas. De hecho, según cálculos de los especialistas, los residentes en los Estados Unidos son el segundo núcleo poblacional con más morelenses luego de Cuernavaca. Así que las políticas migratorias de Donald Trump tienen relevancia especial en Morelos porque afectan en primer término a quienes constituyen un 15 por ciento de la población del estado, y en segundo lugar a sus familiares y sus comunidades.

Cuautla, Axochiapan, Cuernavaca, Jiutepec y Jojutla, son los municipios que más remesas recibe, de acuerdo con el Banco de México, sólo esas demarcaciones concentran casi el 61 por ciento del total. La proporción citada se mantiene a pesar de la caída de casi el 10 por ciento en promedio durante el último año y que los expertos atribuyen al endurecimiento de la política antiinmigrantes de Donald Trump que afecta en dos sentidos, primera con la deportación de mexicanos que trabajan de forma ilegal en los Estados Unidos y segunda con la reducción en los montos por condiciones propias de los migrantes (reducción de actividades por temor a las autoridades migratorias, o por el miedo a enviar recursos y ser detectados de esa forma). La reducción del monto de remesas podría ser aún más grave si Trump cumple el anuncio de deportaciones masivas a partir del 4 de julio.

Porque cada punto porcentual que se reducen las remesas significa alrededor de 130 millones de pesos que dejan de ingresar a Morelos y con ello se agravan las condiciones de emergencia de familias pobres, se reduce el consumo y se afectan la producción y el empleo, lo que significa una mucho mayor presión para la economía morelense en condiciones bastante precarias. En 2018, la economía local se contrajo alrededor del 2.2 por ciento; el 2019 inició con la pérdida de casi 1,300 empleos formales, y la población cuyo ingreso laboral es insuficiente para adquirir la canasta alimentaria sigue siendo más del 53 por ciento.

La perspectiva de crecimiento económico del país no apunta a mejorar las cosas; las calificadoras apuntan a que el indicador rondará el 1 por ciento igual o peor que el crecimiento poblacional lo que significa mantener los índices de pobreza y marginación en niveles bastante similares a los actuales.

Así, cualquier caída en las remesas tendrá repercusiones terribles en Morelos que requiere con urgencia apuntalar su economía como condición indispensable para recuperar los niveles de seguridad y de vida que alguna vez se tuvieron en el estado, esos a los que Cuauhtémoc Blanco se ha comprometido a regresar.

Twitter: @martinellito

Correo electrónico: dmartinez@elsoldecuernavaca.com.mx

Donald Trump no debe considerarse un abusivo, un hostigador, un hablador, un racista, un fanático de ultraderecha. Es el presidente de los Estados Unidos y ello lo coloca como una de las personas más poderosas del mundo, y eso lo vuelve más peligroso que todas las características que han alejado a muchos de comprender al bravucón.

Por ello convendría tomar previsiones frente al anuncio, mucho más instrumental que simbólico, de la gran redada antiinmigrante que iniciará el 4 de julio, día de la independencia norteamericana y fecha tema de múltiples películas en que se juega con la idea de la destrucción de la Unión Americana.

Sólo el estado de Morelos recibe decenas de millones de dólares cada año de inmigrantes que trabajan en los Estados Unidos, muchos de ellos de forma no exactamente legal por su condición migratoria. En 2018, la entrada de remesas a Morelos significó 673.2 millones de dólares que representa para la entidad más de diez veces la inversión extranjera directa. En pesos, las remesas significaron más 12 mil 979 millones, que significa más de la mitad del gasto gubernamental previsto para 2019 en Morelos. Todas esas remesas van a las familias de unos 300 mil morelenses que gracias a ello pueden alimentarse, vestirse, y hacer sus vidas. De hecho, según cálculos de los especialistas, los residentes en los Estados Unidos son el segundo núcleo poblacional con más morelenses luego de Cuernavaca. Así que las políticas migratorias de Donald Trump tienen relevancia especial en Morelos porque afectan en primer término a quienes constituyen un 15 por ciento de la población del estado, y en segundo lugar a sus familiares y sus comunidades.

Cuautla, Axochiapan, Cuernavaca, Jiutepec y Jojutla, son los municipios que más remesas recibe, de acuerdo con el Banco de México, sólo esas demarcaciones concentran casi el 61 por ciento del total. La proporción citada se mantiene a pesar de la caída de casi el 10 por ciento en promedio durante el último año y que los expertos atribuyen al endurecimiento de la política antiinmigrantes de Donald Trump que afecta en dos sentidos, primera con la deportación de mexicanos que trabajan de forma ilegal en los Estados Unidos y segunda con la reducción en los montos por condiciones propias de los migrantes (reducción de actividades por temor a las autoridades migratorias, o por el miedo a enviar recursos y ser detectados de esa forma). La reducción del monto de remesas podría ser aún más grave si Trump cumple el anuncio de deportaciones masivas a partir del 4 de julio.

Porque cada punto porcentual que se reducen las remesas significa alrededor de 130 millones de pesos que dejan de ingresar a Morelos y con ello se agravan las condiciones de emergencia de familias pobres, se reduce el consumo y se afectan la producción y el empleo, lo que significa una mucho mayor presión para la economía morelense en condiciones bastante precarias. En 2018, la economía local se contrajo alrededor del 2.2 por ciento; el 2019 inició con la pérdida de casi 1,300 empleos formales, y la población cuyo ingreso laboral es insuficiente para adquirir la canasta alimentaria sigue siendo más del 53 por ciento.

La perspectiva de crecimiento económico del país no apunta a mejorar las cosas; las calificadoras apuntan a que el indicador rondará el 1 por ciento igual o peor que el crecimiento poblacional lo que significa mantener los índices de pobreza y marginación en niveles bastante similares a los actuales.

Así, cualquier caída en las remesas tendrá repercusiones terribles en Morelos que requiere con urgencia apuntalar su economía como condición indispensable para recuperar los niveles de seguridad y de vida que alguna vez se tuvieron en el estado, esos a los que Cuauhtémoc Blanco se ha comprometido a regresar.

Twitter: @martinellito

Correo electrónico: dmartinez@elsoldecuernavaca.com.mx

miércoles 17 de julio de 2019

Parlamento que no parla…

martes 16 de julio de 2019

La recomendación y el precedente…

lunes 15 de julio de 2019

La recesión en Morelos

viernes 12 de julio de 2019

La conspiración inexistente

jueves 11 de julio de 2019

El PES de Cuauh...

miércoles 10 de julio de 2019

Economía contra doctrina…

martes 09 de julio de 2019

Beatriz y el juicio previo

lunes 08 de julio de 2019

Pensar las ciudades

viernes 05 de julio de 2019

Optimismo en empleo y turismo

jueves 04 de julio de 2019

Reconciliación y agendas...

Cargar Más