/ miércoles 14 de julio de 2021

El video de Humberto Moreira Valdez en “la mañanera”

En algún texto de rigor académico sobre el pensador del Derecho austriaco Hans Kelsen leí algo más o menos así: que para él el Estado era lo más fuerte, algo inquebrantable e indivisible; la tesis citada líneas atrás me constó cuando en una ejecución de Estado perdió la vida Arturo Beltrán Leyva, cuando el que escribe fue Presidente Municipal de Cuernavaca, Morelos, lo anterior puede encontrar justificación doctrinal y pragmática en el Derecho Penal del enemigo de la corriente funcionalista radical alemana.

Pero entrando en materia sobre el video que el Presidente Andrés Manuel López Obrador transmitió en “la mañanera” es increíble e inadmisible que el entonces titular del Ejecutivo Felipe Calderón Hinojosa le haya confesado al entonces Gobernador constitucional de Coahuila “que era preferible matarlos a aplicarles la Ley”.

Sobre todo, porqué sus grandes estrategas en materia de seguridad pública y de su insulsa “guerra contra el narcotráfico” hoy están en la cárcel: Genaro García Luna procesado en los Estado Unidos de Norte América y Luis Cárdenas Palomino en el penal del altiplano, por cierto, a propósito de los siniestros personajes hay dos libros de “lectura obligada” el Premio Alfaguara 2018, del gran escritor Jorge Luis Volpi Escalante, “Una Novela Criminal” y el del periodista José Reveles, “El Affair Cassez”.

La increíble “guerra contra el narcotráfico” como ya lo he escrito en múltiples ocasiones nos ha llevado a un espiral de violencia incontenible que todos los días crece y en el vilipendiado Estado de Morelos hoy es inadmisible con casos de terror como los de las colonias populares de Cuernavaca: la Antonio Barona y Flores Magón.

Después de la valiente declaración de Humberto Moreira Valdez, que se transmitió en la exitosa “mañanera” tal vez falte por caer el verdadero jefe del cártel, la posibilidad procesal es la Corte Penal Internacional, por cierto, a su estilo sarcástico del ex Gobernador de Coahuila se quedó corto en comparar a Felipe Calderón Hinojosa, con el golpista José Victoriano Huerta Márquez.

En algún texto de rigor académico sobre el pensador del Derecho austriaco Hans Kelsen leí algo más o menos así: que para él el Estado era lo más fuerte, algo inquebrantable e indivisible; la tesis citada líneas atrás me constó cuando en una ejecución de Estado perdió la vida Arturo Beltrán Leyva, cuando el que escribe fue Presidente Municipal de Cuernavaca, Morelos, lo anterior puede encontrar justificación doctrinal y pragmática en el Derecho Penal del enemigo de la corriente funcionalista radical alemana.

Pero entrando en materia sobre el video que el Presidente Andrés Manuel López Obrador transmitió en “la mañanera” es increíble e inadmisible que el entonces titular del Ejecutivo Felipe Calderón Hinojosa le haya confesado al entonces Gobernador constitucional de Coahuila “que era preferible matarlos a aplicarles la Ley”.

Sobre todo, porqué sus grandes estrategas en materia de seguridad pública y de su insulsa “guerra contra el narcotráfico” hoy están en la cárcel: Genaro García Luna procesado en los Estado Unidos de Norte América y Luis Cárdenas Palomino en el penal del altiplano, por cierto, a propósito de los siniestros personajes hay dos libros de “lectura obligada” el Premio Alfaguara 2018, del gran escritor Jorge Luis Volpi Escalante, “Una Novela Criminal” y el del periodista José Reveles, “El Affair Cassez”.

La increíble “guerra contra el narcotráfico” como ya lo he escrito en múltiples ocasiones nos ha llevado a un espiral de violencia incontenible que todos los días crece y en el vilipendiado Estado de Morelos hoy es inadmisible con casos de terror como los de las colonias populares de Cuernavaca: la Antonio Barona y Flores Magón.

Después de la valiente declaración de Humberto Moreira Valdez, que se transmitió en la exitosa “mañanera” tal vez falte por caer el verdadero jefe del cártel, la posibilidad procesal es la Corte Penal Internacional, por cierto, a su estilo sarcástico del ex Gobernador de Coahuila se quedó corto en comparar a Felipe Calderón Hinojosa, con el golpista José Victoriano Huerta Márquez.

ÚLTIMASCOLUMNAS