/ sábado 15 de febrero de 2020

El ODS 6

La Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) adoptó en septiembre de 2015 la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas y el planeta.

Los Estados miembros de las Naciones Unidas aprobaron una resolución en la que reconocen que el mayor desafío del mundo actual es la erradicación de la pobreza y afirman que sin lograrla no puede haber desarrollo sostenible.

La Agenda plantea 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con 169 metas que abarcan las esferas económica, social y ambiental.

El Objetivo 6: Agua limpia y saneamiento, es el que reconoce que el desarrollo sostenible requiere del acceso universal al agua limpia y al saneamiento.

Según sus datos, la escasez de agua afecta a más del 40 por ciento de la población mundial, una cifra alarmante que probablemente crecerá con el aumento de las temperaturas globales producto del cambio climático. Aunque 2,100 millones de personas han conseguido acceso a mejores condiciones de agua y saneamiento desde 1990, la decreciente disponibilidad de agua potable de calidad es un problema importante que aqueja a todos los continentes.

Cada vez más países están experimentando estrés hídrico, y el aumento de las sequías y la desertificación ya está empeorando estas tendencias. Se estima que al menos una de cada cuatro personas se verá afectada por escasez recurrente de agua para 2050.

Con el fin de garantizar el acceso universal al agua potable segura y asequible para todos en 2030, la ONU indica que es necesario realizar inversiones adecuadas en infraestructura, proporcionar instalaciones sanitarias y fomentar prácticas de higiene.

Asegurar el agua potable segura y asequible universal implica llegar a más de 800 millones de personas que carecen de esos servicios y mejorar la accesibilidad y seguridad de los servicios para más de dos mil millones de personas. Según los datos publicados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en 2015, 4,500 millones de personas carecían de servicios de saneamiento administrados de manera segura (con excrementos adecuadamente dispuestos o tratados) y 2,300 millones carecían incluso de saneamiento básico.

Las metas que se han planteado de aquí a 2030 incluyen:

Lograr el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos.

Lograr el acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos y poner fin a la defecación al aire libre, prestando especial atención a las necesidades de las mujeres y las niñas y las personas en situaciones de vulnerabilidad.

Mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación, eliminando el vertido de aguas sin tratamiento y minimizando la emisión de productos químicos y materiales peligrosos.

Reducir a la mitad el porcentaje de aguas residuales sin tratar y aumentar significativamente el reciclado y la reutilización sin riesgos a nivel mundial.

Aumentar considerablemente el uso eficiente de los recursos hídricos en todos los sectores y asegurar la sostenibilidad de la extracción y el abastecimiento de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua y reducir considerablemente el número de personas que sufren falta de agua.

Implementar la gestión integrada de los recursos hídricos a todos los niveles, incluso mediante la cooperación transfronteriza, según proceda.

Proteger y restablecer los ecosistemas relacionados con el agua, incluidos los bosques, las montañas, los humedales, los ríos, los acuíferos y los lagos.

Ampliar la cooperación internacional y el apoyo prestado a los países en desarrollo para la creación de capacidad en actividades y programas relativos al agua y el saneamiento, como los de captación de agua, desalinización, uso eficiente de los recursos hídricos, tratamiento de aguas residuales, reciclado y tecnologías de reutilización. Y,

Apoyar y fortalecer la participación de las comunidades locales en la mejora de la gestión del agua y el saneamiento.

Esta es la guía general de lo que debería de ser nuestra política hidrica en materia de agua y saneamiento. Parece una lejana aspiración todavía.

La Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) adoptó en septiembre de 2015 la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas y el planeta.

Los Estados miembros de las Naciones Unidas aprobaron una resolución en la que reconocen que el mayor desafío del mundo actual es la erradicación de la pobreza y afirman que sin lograrla no puede haber desarrollo sostenible.

La Agenda plantea 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con 169 metas que abarcan las esferas económica, social y ambiental.

El Objetivo 6: Agua limpia y saneamiento, es el que reconoce que el desarrollo sostenible requiere del acceso universal al agua limpia y al saneamiento.

Según sus datos, la escasez de agua afecta a más del 40 por ciento de la población mundial, una cifra alarmante que probablemente crecerá con el aumento de las temperaturas globales producto del cambio climático. Aunque 2,100 millones de personas han conseguido acceso a mejores condiciones de agua y saneamiento desde 1990, la decreciente disponibilidad de agua potable de calidad es un problema importante que aqueja a todos los continentes.

Cada vez más países están experimentando estrés hídrico, y el aumento de las sequías y la desertificación ya está empeorando estas tendencias. Se estima que al menos una de cada cuatro personas se verá afectada por escasez recurrente de agua para 2050.

Con el fin de garantizar el acceso universal al agua potable segura y asequible para todos en 2030, la ONU indica que es necesario realizar inversiones adecuadas en infraestructura, proporcionar instalaciones sanitarias y fomentar prácticas de higiene.

Asegurar el agua potable segura y asequible universal implica llegar a más de 800 millones de personas que carecen de esos servicios y mejorar la accesibilidad y seguridad de los servicios para más de dos mil millones de personas. Según los datos publicados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en 2015, 4,500 millones de personas carecían de servicios de saneamiento administrados de manera segura (con excrementos adecuadamente dispuestos o tratados) y 2,300 millones carecían incluso de saneamiento básico.

Las metas que se han planteado de aquí a 2030 incluyen:

Lograr el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos.

Lograr el acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos y poner fin a la defecación al aire libre, prestando especial atención a las necesidades de las mujeres y las niñas y las personas en situaciones de vulnerabilidad.

Mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación, eliminando el vertido de aguas sin tratamiento y minimizando la emisión de productos químicos y materiales peligrosos.

Reducir a la mitad el porcentaje de aguas residuales sin tratar y aumentar significativamente el reciclado y la reutilización sin riesgos a nivel mundial.

Aumentar considerablemente el uso eficiente de los recursos hídricos en todos los sectores y asegurar la sostenibilidad de la extracción y el abastecimiento de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua y reducir considerablemente el número de personas que sufren falta de agua.

Implementar la gestión integrada de los recursos hídricos a todos los niveles, incluso mediante la cooperación transfronteriza, según proceda.

Proteger y restablecer los ecosistemas relacionados con el agua, incluidos los bosques, las montañas, los humedales, los ríos, los acuíferos y los lagos.

Ampliar la cooperación internacional y el apoyo prestado a los países en desarrollo para la creación de capacidad en actividades y programas relativos al agua y el saneamiento, como los de captación de agua, desalinización, uso eficiente de los recursos hídricos, tratamiento de aguas residuales, reciclado y tecnologías de reutilización. Y,

Apoyar y fortalecer la participación de las comunidades locales en la mejora de la gestión del agua y el saneamiento.

Esta es la guía general de lo que debería de ser nuestra política hidrica en materia de agua y saneamiento. Parece una lejana aspiración todavía.

viernes 22 de mayo de 2020

Temporada de lluvias 2020

sábado 09 de mayo de 2020

Covid-19, el sector agua responde

sábado 02 de mayo de 2020

El coronavirus en las aguas residuales

sábado 25 de abril de 2020

El exhorto a la CFE por Covid-19

sábado 18 de abril de 2020

Arde el mundo

sábado 11 de abril de 2020

La Semana Santa y la Fase 3 del Covid-19

sábado 28 de marzo de 2020

El Covid-19 y el agua potable

Cargar Más