/ viernes 10 de septiembre de 2021

En el olvido, trabajadores de Zona Cero tras 11S

Miles de inmigrantes murieron debido a enfermedades vinculadas a los atentados; otros fueron deportados

NUEVA YORK. El 15 de septiembre de 2001 a las siete de la mañana Lucelly Gil se adentró en el inmenso nubarrón de polvo tóxico que dejó el derrumbe de las Torres Gemelas en Nueva York. A partir de ese momento recogería allí escombros hasta 12 horas por día, cada día, durante seis meses.

Dos décadas después, esta colombiana de 65 años sin papeles vive con las secuelas de ese trabajo: es sobreviviente de cáncer de mama -uno de los más frecuentes en las mujeres que estuvieron en el sitio de los atentados-, tiene un brazo inutilizado que le provoca tanto dolor que la hace llorar a diario y sufre de depresión.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Durante ocho meses tras los atentados, decenas de miles de personas -muchos de ellos inmigrantes- limpiaron la “Zona Cero” donde se erguía el World Trade Center, vaciaron y demolieron otros edificios dañados, y retiraron 1.8 millones de toneladas de escombros del área a cambio de unos 7.5 a 10 dólares la hora.

No lo sabían entonces, pero la exposición al asbesto y a otros materiales tóxicos como el plomo les acarrearía cáncer, asbestosis y un sinfín de enfermedades respiratorias, además de estrés postraumático, ansiedad y depresión.

“No me gusta recordar los aniversarios de la Zona Cero (...) Siento que estoy retrocediendo”, dijo Gil llorando en una reciente sesión del grupo de apoyo a limpiadores latinos del 11/9 “Fronteras de Esperanza”, que todavía se reúne ocasionalmente en el distrito neoyorquino de Queens.

Gil aún sueña con convertirse en residente legal de Estados Unidos como premio por ese empleo que la dejó inhabilitada para trabajar de por vida.

Un exrepresentante demócrata de Nueva York llegó incluso a presentar un proyecto de ley en este sentido en 2017, pero nunca fue debatido en el Congreso.

Más de 2 mil limpiadores, rescatistas y policías murieron debido a enfermedades vinculadas al 11/9, según el fondo federal de indemnización a las víctimas.

En los últimos años, muchos limpiadores indocumentados, algunos enfermos, “fueron deportados”, asegura la trabajadora social Rosa Bramble, que desde 2010 lidera el grupo “Fronteras de Esperanza” en su consultorio de Queens.

Otros regresaron a morir a sus países, porque estaban enfermos y ya no podían trabajar. “Aquí no podían pagar un alquiler”, dice la profesora de la Universidad de Columbia, de origen venezolano.

“Estamos en el olvido”, dice Rosa Duque, una limpiadora guatemalteca de 56 años que respira con dificultad y reclama la residencia permanente para todos los sin papeles que limpiaron la Zona Cero.

NUEVA YORK. El 15 de septiembre de 2001 a las siete de la mañana Lucelly Gil se adentró en el inmenso nubarrón de polvo tóxico que dejó el derrumbe de las Torres Gemelas en Nueva York. A partir de ese momento recogería allí escombros hasta 12 horas por día, cada día, durante seis meses.

Dos décadas después, esta colombiana de 65 años sin papeles vive con las secuelas de ese trabajo: es sobreviviente de cáncer de mama -uno de los más frecuentes en las mujeres que estuvieron en el sitio de los atentados-, tiene un brazo inutilizado que le provoca tanto dolor que la hace llorar a diario y sufre de depresión.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Durante ocho meses tras los atentados, decenas de miles de personas -muchos de ellos inmigrantes- limpiaron la “Zona Cero” donde se erguía el World Trade Center, vaciaron y demolieron otros edificios dañados, y retiraron 1.8 millones de toneladas de escombros del área a cambio de unos 7.5 a 10 dólares la hora.

No lo sabían entonces, pero la exposición al asbesto y a otros materiales tóxicos como el plomo les acarrearía cáncer, asbestosis y un sinfín de enfermedades respiratorias, además de estrés postraumático, ansiedad y depresión.

“No me gusta recordar los aniversarios de la Zona Cero (...) Siento que estoy retrocediendo”, dijo Gil llorando en una reciente sesión del grupo de apoyo a limpiadores latinos del 11/9 “Fronteras de Esperanza”, que todavía se reúne ocasionalmente en el distrito neoyorquino de Queens.

Gil aún sueña con convertirse en residente legal de Estados Unidos como premio por ese empleo que la dejó inhabilitada para trabajar de por vida.

Un exrepresentante demócrata de Nueva York llegó incluso a presentar un proyecto de ley en este sentido en 2017, pero nunca fue debatido en el Congreso.

Más de 2 mil limpiadores, rescatistas y policías murieron debido a enfermedades vinculadas al 11/9, según el fondo federal de indemnización a las víctimas.

En los últimos años, muchos limpiadores indocumentados, algunos enfermos, “fueron deportados”, asegura la trabajadora social Rosa Bramble, que desde 2010 lidera el grupo “Fronteras de Esperanza” en su consultorio de Queens.

Otros regresaron a morir a sus países, porque estaban enfermos y ya no podían trabajar. “Aquí no podían pagar un alquiler”, dice la profesora de la Universidad de Columbia, de origen venezolano.

“Estamos en el olvido”, dice Rosa Duque, una limpiadora guatemalteca de 56 años que respira con dificultad y reclama la residencia permanente para todos los sin papeles que limpiaron la Zona Cero.

Local

Da inicio vacunación de niños con comorbilidades

La vacunación contra Covid-19 en menores se realizará en ocho hospitales de Morelos y serán convocados en sus respectivos centros de salud

Local

La ciudad carece de un plan de seguridad: Urióstegui

José Luis Urióstegui manifestó que estima que entre dos y cuatro meses se puedan comenzar a observar los primeros resultados de su estrategia

Local

Morena frena gasto discrecional de diputados

Anuncia Paola Cruz que su fracción en el Congreso no avalará la propuesta de Fondo del Bienestar que permitiría a los diputados acceso a recursos millonarios

Local

Un reconocimiento a quienes ayudan a sobrevivir

Marisol Hernández recibió del Congreso el premio al Mérito Médico, quien lo dedicó al personal de salud del estado, particularmente a quienes murieron en el cumplimiento del deber durante la pandemia

Sociedad

Inicia vacunación a menores de 12 a 17 años en Cancún

Rezagados mayores de 18 años duermen y hacen largas filas en los módulos de vacunación para alcanzar su primera dosis

Seguridad

Padres de jóvenes asesinados en “Casa Bacacho” claman justicia

Informaron que las autoridades cuentan con todos los elementos e información para dar con los responsables

Seguridad

Madres no pierden la esperanza de encontrar a sus desaparecidos

La Sexta Brigada Nacional de Búsqueda llevó a cabo una toma de muestras genéticas en Xochitepec

Turismo

Catemaco: Tierra de Brujos, conoce más sobre este lugar

Su nombre proviene del náhuatl Calli (casas) y Tematli (quemar), es decir, “Lugar de las casas quemadas”

Cultura

El primer museo de la CdMx donado por un particular

Esta entrega de La Guía del Fin de Semana, platicamos con una especialista del Museo Casa del Risco, una episodio de la serie ¿Qué eran los museos antes de ser museos?