/ sábado 12 de septiembre de 2020

Vivir en Huexca, una pesadilla: Teresa Castellanos

La representante del movimiento “Huexca en resistencia” y opositora de la termoeléctrica sostiene que el pueblo no se rendirá y que impedirá su puesta en marcha en diciembre

Hasta hace poco, la comunidad de Huexca no solía figurar en las conversaciones del día a día en el estado, situación que ha cambiado desde que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) inició, a través de empresas españolas, construir dos centrales termoeléctricas en este lugar de Yecapixtla, como parte del Proyecto Integral Morelos (PIM). Desde entonces, las cosas han cambiado mucho.

“Siento que estoy en una pesadilla de la que no puedo despertar y necesito despertar de ella, me está llevando a un límite, como en las películas de terror, y así veo que está mi comunidad”, narra Teresa Castellanos Ruiz, habitante del pueblo e integrante del movimiento “Huexca en resistencia”, una de las organizaciones que se oponen a la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de poner en marcha la central energética.

La vida se agitó a partir de 2012, cuando los habitantes fueron sorprendidos por el inicio de los trabajos de construcción de la planta a sólo unos metros de sus casas. Desde entonces, la comunidad ha visto crecer un gigante de concreto y metal que amenazaba con empezar a rugir en cualquier momento, pero que ahora finalmente podrá hacerlo antes de que acabe el año, según el anuncio del presidente. Los opositores, sin embargo, sostienen que no lo permitirán:

“No vamos a dar un paso atrás, vamos a seguir en esta resistencia y seguir luchando; no les vamos a dejar el agua (extraída de la planta de tratamiento de Cuautla para su enfriamiento) y no vamos a dejar que funcione esto, vamos a seguir hasta donde tope”, lanza Teresa a la orilla de un viejo puente bajo el cual corre uno de los lahares del Popocatépetl.

En 2015, los habitantes de la comunidad recibieron un anticipo de la forma en que podría transcurrir su vida cuando la planta entre en operaciones, pues fue esa la fecha en que se llevó a cabo una fase de pruebas dentro de la termoeléctrica, una vez que fue concluida. Para gente como Teresa, la contaminación auditiva es sólo uno de los efectos negativos que el movimiento busca evitar en el pueblo, además de los impactos que podría generar en el campo.

Hasta hace poco, la comunidad de Huexca no solía figurar en las conversaciones del día a día en el estado, situación que ha cambiado desde que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) inició, a través de empresas españolas, construir dos centrales termoeléctricas en este lugar de Yecapixtla, como parte del Proyecto Integral Morelos (PIM). Desde entonces, las cosas han cambiado mucho.

“Siento que estoy en una pesadilla de la que no puedo despertar y necesito despertar de ella, me está llevando a un límite, como en las películas de terror, y así veo que está mi comunidad”, narra Teresa Castellanos Ruiz, habitante del pueblo e integrante del movimiento “Huexca en resistencia”, una de las organizaciones que se oponen a la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de poner en marcha la central energética.

La vida se agitó a partir de 2012, cuando los habitantes fueron sorprendidos por el inicio de los trabajos de construcción de la planta a sólo unos metros de sus casas. Desde entonces, la comunidad ha visto crecer un gigante de concreto y metal que amenazaba con empezar a rugir en cualquier momento, pero que ahora finalmente podrá hacerlo antes de que acabe el año, según el anuncio del presidente. Los opositores, sin embargo, sostienen que no lo permitirán:

“No vamos a dar un paso atrás, vamos a seguir en esta resistencia y seguir luchando; no les vamos a dejar el agua (extraída de la planta de tratamiento de Cuautla para su enfriamiento) y no vamos a dejar que funcione esto, vamos a seguir hasta donde tope”, lanza Teresa a la orilla de un viejo puente bajo el cual corre uno de los lahares del Popocatépetl.

En 2015, los habitantes de la comunidad recibieron un anticipo de la forma en que podría transcurrir su vida cuando la planta entre en operaciones, pues fue esa la fecha en que se llevó a cabo una fase de pruebas dentro de la termoeléctrica, una vez que fue concluida. Para gente como Teresa, la contaminación auditiva es sólo uno de los efectos negativos que el movimiento busca evitar en el pueblo, además de los impactos que podría generar en el campo.

Local

Morelos, a tres puntos de pasar a semáforo verde

Este lunes la entidad registró un total de seis mil 006 casos confirmado

Local

[DIVERSIA] Morelos se suma contra los crímenes de odio

Se une a 10 entidades que buscan erradicar la violencia contra la comunidad, pero con datos específicos

Local

Enfermedades del corazón, una pandemia permanente

Buscan promover la donación de órganos y tomar conciencia de estos padecimientos

Local

[VIDEO] La venta sigue, cambia de giro

María del Rocío tuvo que dejar su amor por los tamales para salir adelante, cambió el comercio de dicho alimento por la fruta de temporada durante la pandemia

Cultura

Bienvenidos a la Casona Spencer

Podrán disfrutar de teatro, taller de cartonería y bazar cultural; contará con medidas de higiene necesarias

Cultura

Escucha Los cuentos de la catrina en formato digital

La comedia familiar está inspirada en la tradición de Día de muertos

Celebridades

Intensamente | Sí habrá película sobre la 4T: Damián Alcázar

Es uno de los actores más respetados de México, no solo por su trabajo actoral, sino por sus convicciones políticas, que defiende siempre con pasión y convencimiento

Sociedad

Penal Puente Grande ya estaba subutilizado

Desde julio y agosto, el Gobierno federal comenzó con el traslado de presos al penal de Buenavista

Finanzas

Se recuperan 653 mil empleos en agosto

El sector informal ya retomó 70% del terreno perdido, las fuentes formales llevan menos de la mitad