/ sábado 12 de septiembre de 2020

Vivir en Huexca, una pesadilla: Teresa Castellanos

La representante del movimiento “Huexca en resistencia” y opositora de la termoeléctrica sostiene que el pueblo no se rendirá y que impedirá su puesta en marcha en diciembre

Hasta hace poco, la comunidad de Huexca no solía figurar en las conversaciones del día a día en el estado, situación que ha cambiado desde que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) inició, a través de empresas españolas, construir dos centrales termoeléctricas en este lugar de Yecapixtla, como parte del Proyecto Integral Morelos (PIM). Desde entonces, las cosas han cambiado mucho.

“Siento que estoy en una pesadilla de la que no puedo despertar y necesito despertar de ella, me está llevando a un límite, como en las películas de terror, y así veo que está mi comunidad”, narra Teresa Castellanos Ruiz, habitante del pueblo e integrante del movimiento “Huexca en resistencia”, una de las organizaciones que se oponen a la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de poner en marcha la central energética.

La vida se agitó a partir de 2012, cuando los habitantes fueron sorprendidos por el inicio de los trabajos de construcción de la planta a sólo unos metros de sus casas. Desde entonces, la comunidad ha visto crecer un gigante de concreto y metal que amenazaba con empezar a rugir en cualquier momento, pero que ahora finalmente podrá hacerlo antes de que acabe el año, según el anuncio del presidente. Los opositores, sin embargo, sostienen que no lo permitirán:

“No vamos a dar un paso atrás, vamos a seguir en esta resistencia y seguir luchando; no les vamos a dejar el agua (extraída de la planta de tratamiento de Cuautla para su enfriamiento) y no vamos a dejar que funcione esto, vamos a seguir hasta donde tope”, lanza Teresa a la orilla de un viejo puente bajo el cual corre uno de los lahares del Popocatépetl.

En 2015, los habitantes de la comunidad recibieron un anticipo de la forma en que podría transcurrir su vida cuando la planta entre en operaciones, pues fue esa la fecha en que se llevó a cabo una fase de pruebas dentro de la termoeléctrica, una vez que fue concluida. Para gente como Teresa, la contaminación auditiva es sólo uno de los efectos negativos que el movimiento busca evitar en el pueblo, además de los impactos que podría generar en el campo.

Hasta hace poco, la comunidad de Huexca no solía figurar en las conversaciones del día a día en el estado, situación que ha cambiado desde que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) inició, a través de empresas españolas, construir dos centrales termoeléctricas en este lugar de Yecapixtla, como parte del Proyecto Integral Morelos (PIM). Desde entonces, las cosas han cambiado mucho.

“Siento que estoy en una pesadilla de la que no puedo despertar y necesito despertar de ella, me está llevando a un límite, como en las películas de terror, y así veo que está mi comunidad”, narra Teresa Castellanos Ruiz, habitante del pueblo e integrante del movimiento “Huexca en resistencia”, una de las organizaciones que se oponen a la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de poner en marcha la central energética.

La vida se agitó a partir de 2012, cuando los habitantes fueron sorprendidos por el inicio de los trabajos de construcción de la planta a sólo unos metros de sus casas. Desde entonces, la comunidad ha visto crecer un gigante de concreto y metal que amenazaba con empezar a rugir en cualquier momento, pero que ahora finalmente podrá hacerlo antes de que acabe el año, según el anuncio del presidente. Los opositores, sin embargo, sostienen que no lo permitirán:

“No vamos a dar un paso atrás, vamos a seguir en esta resistencia y seguir luchando; no les vamos a dejar el agua (extraída de la planta de tratamiento de Cuautla para su enfriamiento) y no vamos a dejar que funcione esto, vamos a seguir hasta donde tope”, lanza Teresa a la orilla de un viejo puente bajo el cual corre uno de los lahares del Popocatépetl.

En 2015, los habitantes de la comunidad recibieron un anticipo de la forma en que podría transcurrir su vida cuando la planta entre en operaciones, pues fue esa la fecha en que se llevó a cabo una fase de pruebas dentro de la termoeléctrica, una vez que fue concluida. Para gente como Teresa, la contaminación auditiva es sólo uno de los efectos negativos que el movimiento busca evitar en el pueblo, además de los impactos que podría generar en el campo.

Finanzas

¿Buscas trabajo? 420 plazas en la Primera Feria del Empleo

Será de forma virtual este jueves 28 de enero a las 10:00 horas a través de Zoom

Local

Población exige distribución gratuita de oxígeno

Se considera que la instalación de puestos de distribución, como los que otorga la CDMX, apoyaría a la gente en estos momentos de mayor número de contagios por Covid-19

Finanzas

El Tianguis de Temixco regresa el próximo lunes

Comerciantes y autoridades acuerdan la reactivación del comercio a partir de este primero de febrero

Local

Piden a los partidos políticos donar dinero

Propone Canirac a candidatos ser congruentes con la situación y aportar recursos de campaña para vacunas, instalaciones y equipos sanitarios

Local

Prometen apoyos al campo aún en veda electoral

La titular de la Sedagro en la entidad confió que el reto es bajar estos financiamientos a los municipios

Local

Experimenta Hueyapan en el cultivo de arroz

Esta variedad de arroz demora cinco meses desde que se siembra hasta el momento de cosecharlo

Local

Aumentará 1 peso el kilo de tortilla

El precio de la tonelada de maíz en Sinaloa cuesta cinco mil 800 pesos, pero a esto se deben sumar mil pesos del costo del flete por tonelada para traerlo a Morelos

Ecología

Tres lugares dónde conocer más del ajolote

Si eres fan de este anfibio endémico de la Cuenca de México tienes que leer esto