/ sábado 24 de julio de 2021

[Ocio] Museo Robert Brady: un lugar lleno de color

El pintor recibía las visitas de intelectuales y artistas como Dolores del Río, Rita Hayworth, María Callas y la de Peggy Guggenheim

En su búsqueda de formas y colores recorriendo el mundo, Robert Brady llegó en 1959 a México y se enamoró de Cuernavaca, lugar en donde radicó hasta su muerte, cumpliéndose su voluntad de convertir su hogar conocido como la casa de la torre en un museo.

Robert Brady nació el 3 de febrero de 1928 en Fort Dodge, Iowa; desde pequeño mostró su amor por las artes plásticas, ya que su madre, Marguerritte Hanrahan, daba clases de pintura y le inculcó lo que sería su pasión de por vida. Su padre, John Joseph Brady, fue dueño de una compañía de transporte.

Empezó a pintar desde niño y fue a los 12 años de edad que realizó un mural en su recámara; siempre se vio atraído por las diferentes culturas a la suya, estudió artes en el Instituto de Arte de Chicago, en la Universidad de Temple de Filadelfia y en Barnes Foundation en Marion, Pennsylvannia.

Su padre llegó a pensar que al terminar sus estudios se incorporaría al negocio familia; sin embargo, Robert Brady desarrolló su talento como pintor, por lo que generó su ruptura de por vida.

Fue en 1951 cuando el norteamericano pintor emprendió un viaje por Francia, España e Italia para impulsar su carrera artística, quedándose a radicar durante seis años en Venecia, dónde inició una gran amistad con Peggy Guggenheim y otro grupo importante de personajes.

De acuerdo al cronista Juan José Landa Ávila y a su propio museo, a finales de la década de los 50, tras escuchar sobre México, Robert Brady arribó a nuestro país, durante su recorrido visitó Cuernavaca, maravillándose de la ciudad y eligiéndola para vivir.

La vieja y deteriorada casona conocida como la casa de la torre, ubicada en la calle Netzahualcóyotl, fue el objeto para que se enamorara de la Ciudad de la Eterna Primavera.

Esta casona fue construida por los españoles a principios del siglo XVI, fungió como claustro franciscanos, fue confiscada durante el gobierno de Benito Juárez y tras la Revolución Mexicana se vendió a particulares, por muchos años fue propiedad de George Thatcher y en 1961 pasó a ser de Robert Brady.

Le gustaba rodearse de gente interesante, con estilo y clase, y se habla de que cuando lo visitaban no faltaban las fiestas / Maritza Cuevas | El Sol de Cuernavaca

Al ser de su propiedad, Brady emprendió los trabajos de restauración, dejo las escalinatas principales y varios cimientos; le llevó 24 años albergar mil 400 piezas de colección.

El pintor norteamericano hacía vida social con la elite del arte, del entretenimiento y de la alta sociedad, así lo aseguró el cronista Juan José Landa, quien además agregó que fue visitado por Dolores del Río, Rita Hayworth, María Callas, Peggy Guggenheim, Iván Ilich, a quien por cierto le hizo un autorretrato, Carlos Fuentes, Rufino Tamayo, Francisco Toledo, Tennesse Williams y Josephine Baker.

No cualquiera era invitado a su hogar, le gustaba rodearse de gente interesante, con estilo y clase, y se habla de que cuando lo visitaban no faltaban fiestas, música y grandes charlas.

A la fecha, existen libros empastados dónde están plasmados los nombres y mensajes de los invitados a sus fiestas, como Octavio Paz junto con María José Paz.

Juan José Landa agregó que no fue un promotor cultural en la entidad, pero sí fue un destacado vecino de Cuernavaca.

Fue en 1986 cuando Robert Brady falleció víctima de cáncer de hígado, sus cenizas fueron enterradas en el jardín de la casona, junto a las de sus dos perros.

Su última voluntad se cumplió, ya que su casa se convirtió en el Museo Robert Brady, la fundación con su nombre llevó a cabo los trabajos para poder habilitarlo y hasta la fecha se conserva tal como el pintor y coleccionista dejo todo antes de morir.

El museo actualmente permanece cerrado por la pandemia, en su interior se mantiene una multitud de piezas artísticas de diferentes culturas, como el óleo de Roberto Montenegro, mejor conocido “Yucatán con tigre”; así como obras maestras de Frida Kahlo, Diego Rivera, José Clemente Orozco, Miguel Covarrubias, Mx Beckmann, entre otros.

Suscríbete a nuestro canal

En su búsqueda de formas y colores recorriendo el mundo, Robert Brady llegó en 1959 a México y se enamoró de Cuernavaca, lugar en donde radicó hasta su muerte, cumpliéndose su voluntad de convertir su hogar conocido como la casa de la torre en un museo.

Robert Brady nació el 3 de febrero de 1928 en Fort Dodge, Iowa; desde pequeño mostró su amor por las artes plásticas, ya que su madre, Marguerritte Hanrahan, daba clases de pintura y le inculcó lo que sería su pasión de por vida. Su padre, John Joseph Brady, fue dueño de una compañía de transporte.

Empezó a pintar desde niño y fue a los 12 años de edad que realizó un mural en su recámara; siempre se vio atraído por las diferentes culturas a la suya, estudió artes en el Instituto de Arte de Chicago, en la Universidad de Temple de Filadelfia y en Barnes Foundation en Marion, Pennsylvannia.

Su padre llegó a pensar que al terminar sus estudios se incorporaría al negocio familia; sin embargo, Robert Brady desarrolló su talento como pintor, por lo que generó su ruptura de por vida.

Fue en 1951 cuando el norteamericano pintor emprendió un viaje por Francia, España e Italia para impulsar su carrera artística, quedándose a radicar durante seis años en Venecia, dónde inició una gran amistad con Peggy Guggenheim y otro grupo importante de personajes.

De acuerdo al cronista Juan José Landa Ávila y a su propio museo, a finales de la década de los 50, tras escuchar sobre México, Robert Brady arribó a nuestro país, durante su recorrido visitó Cuernavaca, maravillándose de la ciudad y eligiéndola para vivir.

La vieja y deteriorada casona conocida como la casa de la torre, ubicada en la calle Netzahualcóyotl, fue el objeto para que se enamorara de la Ciudad de la Eterna Primavera.

Esta casona fue construida por los españoles a principios del siglo XVI, fungió como claustro franciscanos, fue confiscada durante el gobierno de Benito Juárez y tras la Revolución Mexicana se vendió a particulares, por muchos años fue propiedad de George Thatcher y en 1961 pasó a ser de Robert Brady.

Le gustaba rodearse de gente interesante, con estilo y clase, y se habla de que cuando lo visitaban no faltaban las fiestas / Maritza Cuevas | El Sol de Cuernavaca

Al ser de su propiedad, Brady emprendió los trabajos de restauración, dejo las escalinatas principales y varios cimientos; le llevó 24 años albergar mil 400 piezas de colección.

El pintor norteamericano hacía vida social con la elite del arte, del entretenimiento y de la alta sociedad, así lo aseguró el cronista Juan José Landa, quien además agregó que fue visitado por Dolores del Río, Rita Hayworth, María Callas, Peggy Guggenheim, Iván Ilich, a quien por cierto le hizo un autorretrato, Carlos Fuentes, Rufino Tamayo, Francisco Toledo, Tennesse Williams y Josephine Baker.

No cualquiera era invitado a su hogar, le gustaba rodearse de gente interesante, con estilo y clase, y se habla de que cuando lo visitaban no faltaban fiestas, música y grandes charlas.

A la fecha, existen libros empastados dónde están plasmados los nombres y mensajes de los invitados a sus fiestas, como Octavio Paz junto con María José Paz.

Juan José Landa agregó que no fue un promotor cultural en la entidad, pero sí fue un destacado vecino de Cuernavaca.

Fue en 1986 cuando Robert Brady falleció víctima de cáncer de hígado, sus cenizas fueron enterradas en el jardín de la casona, junto a las de sus dos perros.

Su última voluntad se cumplió, ya que su casa se convirtió en el Museo Robert Brady, la fundación con su nombre llevó a cabo los trabajos para poder habilitarlo y hasta la fecha se conserva tal como el pintor y coleccionista dejo todo antes de morir.

El museo actualmente permanece cerrado por la pandemia, en su interior se mantiene una multitud de piezas artísticas de diferentes culturas, como el óleo de Roberto Montenegro, mejor conocido “Yucatán con tigre”; así como obras maestras de Frida Kahlo, Diego Rivera, José Clemente Orozco, Miguel Covarrubias, Mx Beckmann, entre otros.

Suscríbete a nuestro canal

Local

¿Por qué parece que se caerá el distribuidor de Buenavista?

Asegura el Colegio que no existen dictámenes bien hechos sobre las condiciones de las estructuras

Local

Red Pro Vida Morelos pide a diputados no apoyar el aborto

La agrupación señaló que los legisladores locales no deben abordar el tema porque hay asuntos más importantes que atender

Local

Mireya Gally Jordá defiende el trabajo del Impepac

Previamente, el Tribunal Electoral de Morelos modificó la lista de regidores basándose en la "votación depurada"

Local

Comisariado de Tepoztlán protesta por obras en autopista La Pera- Cuautla

Señalan que hay incumplimiento de las minutas de trabajo, que establecen mitigar las afectaciones a los pueblos y colonias aledañas

Local

En octubre comenzará vacunación de menores con enfermedades crónicas

Primero deberán concluir con el censo para saber cuántos menores padecen de obesidad, hipertensión, diabetes, cáncer, entre otras

Local

AMLO confirma gira y 'mañanera' en Morelos

El presidente tiene planeado estar presente en la conmemoración del natalicio de José María Morelos y Pavón, este 30 de septiembre

Doble Vía

[Mundo Geek] Mascotas robóticas son una realidad

Kiki y MarsCat muestran los últimos avances en inteligencia artificial para los animales de compañía

Moda

La moda mexicana presente en la Expo Dubai 2020

México es uno de los 192 países participantes en el magno evento que se realizará del 1 de octubre al 31 de marzo de 2022

Cultura

Vuelve la Feria Internacional del Libro de Oaxaca a sus orígenes

Se llevarán a cabo 250 actividades, de éstas 135 serán presenciales y 115 virtuales