/ sábado 10 de noviembre de 2018

La monta de toros o corridas en Morelos

El Tlacuache

La monta de toros, una peligrosa forma de festejo de las comunidades campesinas, de amplio significado social y cultural, extendida a todo el estado de Morelos.

El presente artículo tiene como objetivo describir la organización de las montas de toros, o “corridas” como se le conoce localmente, en la cabecera municipal de Mazatepec, Morelos. Cabe destacar que éstas generalmente se realizan en distintos momentos del año para conmemorar o celebrar diversas fechas importantes (ferias, fiestas patronales o cívicas, entre otras) para esta comunidad de origen campesino.

Las “corridas” son una forma de festejo que nada tienen que ver con la fiesta brava. Más bien, es aquella que en otros lugares se conoce como jaripeo o, en otros países, se le llama rodeos, no obstante, en el caso de Morelos, ésta tiene otras connotaciones y significado social y cultural para su gente. No sólo es una forma de festejo más, sino que conlleva la movilización de una serie de recursos entre los que destaca el trabajo de la comunidad entera.

Tradición, reciprocidad y gusto. Jonacatepec, Morelos. Noviembre 1995. Luis Miguel Morayta Mendoza.

En su trabajo Luis Miguel Morayta Mendoza en su texto: Los toros. Una tradición de gusto y reciprocidad de los campesinos morelenses, publicado en 1992 por el Instituto Nacional de Antropología e Historia este autor señala que las montas de toros en el estado de Morelos y, sobre todo, en las poblaciones con tradición cultural campesina, se han popularizado y se han vuelto representativas de estas comunidades, aun en donde la agricultura dejó de ser una actividad principal.

Las reses en general fueron introducidas al estado de Morelos con la llegada de los españoles y eran utilizados como fuerza de trabajo para la preparación de la tierra en los diversos cultivos, como bestias de tiro en el transporte, en la alimentación y en todos los artículos derivados de sus pieles, muebles, vestimentas y calzado, entre otros usos. Los jaripeos fueron primero una actividad exclusiva para españoles y criollos prohibida para los pueblos de indios. Sin embargo, las “corridas” se incorporaron poco a poco, a veces a escondidas, en las fiestas de los pueblos campesinos y se han vuelto una forma de festejar muy generalizada en sus celebraciones y ferias.

Preparando la monta. Mazatepec, Morelos. Abril 2018. Omar David Benítez Jaime

Organización de la corrida

Mazatepec es un pueblo campesino ubicado en la región poniente del estado de Morelos. Éste colinda con los estados de Guerrero y Estado de México. Cabe destacar que, durante la época colonial, Mazatepec tuvo un papel muy importante en el contexto regional, debido a que se instala la primera instancia ganadera a la llegada de los españoles. Asimismo, se incorpora a San Lucas como santo patrono del pueblo, el cual se considera como el santo protector de los ganaderos.

De esta manera, la llegada de los españoles significó la incorporación de elementos que se conjugaron con la vida diaria de los pobladores de Mazatepec. Los toros empezaron a jugar un doble papel: como animales de trabajo y, a la vez, como parte de sus festividades y celebraciones comunitarias.

Montador en su ritual de protección para la monta. Ocotepec, Morelos. Marzo 2005. Luis Miguel Morayta Mendoza.

Las corridas de toros en Mazatepec se realizan, especialmente, durante la fiesta a San Lucas (el Santo Patrono del pueblo el 18 de octubre), la feria al Señor del Calvario (en honor al Cristo un cristo aparecido y que su Santuario es visita obligada el Quinto Viernes de Cuaresma) y, finalmente, la celebración cívica en la que se conmemora el natalicio de Emiliano Zapata (inicia el día 8 de agosto y finaliza el 15 del mismo mes). Sin embargo, en los últimos años también se hacen como parte de algún evento político: cierre o inicio de alguna campaña electoral, etc.

En cada una de estas fechas se realizan de una a cinco corridas de toros que quedan a cargo de la presidencia municipal, de un ganadero o grupo de ganaderos reconocidos en la región o, también, de algún partido político. El comprometerse a pagar y hacer una corrida no es un gasto innecesario para quien paga, puesto que al “echarse el guante”, como dice Luis Miguel Morayta Mendoza en el trabajo arriba mencionado, se gana prestigio entre los habitantes de la comunidad o en sus alrededores.

Publico observando la corrida desde el redil. Mazatepec, Morelos. Abril 2018. Omar David Benítez Jaime

El que alguien se “eche el guante” es digno de reconocimiento en la comunidad, al tiempo que el prestigio de éste se incrementa y también crece la red de relaciones dentro y fuera de Mazatepec. Por ejemplo, si la corrida estuvo a cargo de algún candidato a algún cargo público, de algún ganadero o de la presidencia municipal, la gente suele agradecer una buena corrida con comentarios positivos o favores a quienes trabajaron para hacer posible el evento.

Teodora, una mujer de 50 años que asiste constantemente a las corridas de toros dice: “…a mi me gusta mucho ir a los toros cuando traen grupos y buenos montadores porque hay algunos que los organizan y no invierten mucho. Se ve cuando le meten dinero y trabajo porque va mucha gente. Además, nosotros ya reconocemos a las mejores ganaderías y quienes traen el mejor evento. Hay algunos ganaderos que son bien codos y sólo hacen becerreadas. Por ejemplo, el otro presidente que estuvo ni hacía toros, puros eventos culturales, a mí me gusta más venir aquí. Es emocionante”

Las corridas de toros en Mazatepec se caracterizan por ser un trabajo colectivo y recíproco cuya finalidad es el prestigio de quien o quienes trabajan en ella. Algo a remarcar aquí es que cuando decimos que es colectivo no sólo lo decimos por quienes organizan el evento, sino que también en esto se incluyen todos aquellos personajes, humanos y no humanos, que participan en la corrida de toros: los asistentes, los vendedores, los animadores, los músicos y los toros.

Botanas que se venden en las corridas de toros. Mazatepec, Morelos. Abril 2018 /Erandy Toledo Alvarado

El evento: la corrida de los toros

El evento inicia con una comida que se le conoce como: la marrana. Ésta es una comida abierta a todo el público y pagada por el organizador de la corrida, en el que se ofrece de comer y beber, al tiempo que una banda de viento ameniza la comilona.

Mientras los asistentes a la marrana saborean el cerdo preparado en cochinita o barbacoa acompañado con bebidas de varios tipos: mezcal, cerveza o tequila, se empiezan a escuchar los primeros cohetes que anuncian que la “corrida” está por iniciar en unas cuantas horas. Al término de ésta, los asistentes se disponen a trasladarse al corral de toros para disfrutar de la corrida de toros.

Al llegar al corral, el público empieza a acomodarse en las gradas para poder observar el espectáculo. En el lugar se encuentras instalados también diversos puestos de frituras, juguetes y las famosas tinas que están repletas de bebidas: agua, jugos, refrescos y, principalmente, cervezas. Asimismo, comienzan a pasar por las gradas vendedores de algodones de azúcar, habas, patas de pollo, huevos de codorniz y chicharrones.

Juguetes que se venden en una corrida de toros. Abril 2018 /Erandy Toledo Alvarado

También en el corral se encuentran los músicos que amenizarán el evento y comienzan a tocar las primeras canciones que anuncian el preámbulo a la corrida. El grupo musical es de suma importancia en una corrida de toros, pues al empezar a tocar la gente sabe que la corrida está por comenzar y se apresuran a salir de sus casas para disfrutar del evento.

Por las calles de Mazatepec, se empiezan a ver familias caminando por las calles del pueblo directo al corral de toros, mientras la música se deja escuchar. Es común ver que los asistentes visten con sombreros, camisas a cuadros, botas, cinturones con grandes hebillas y pantalones de mezclilla, tanto hombres, mujeres y niños.

Los asistentes empiezan a conglomerarse en la entrada del corral de toros y a acomodarse, algunos en las gradas y otros cerca del toril para poder disfrutar de cerca el espectáculo que está por iniciar. El amenizador anuncia que el primer toro está por salir y presenta a los montadores que estarán en la corrida. Todos se colocan al centro del toril y hacen la oración del montador:

Aún están cansados por el trayecto del camino, jinetes aún con las manos sangradas por la ultima monta realizada, pero aquí estamos señor y humildemente te pedimos valor y destreza para cabalgar en esta vida con el único fin de ganarnos el pan de cada día y divertir a tus hijos. Señor en tus manos pongo mi vida, solamente vengo a ganarme unas monedas, realizo mi monta y me voy, porque contigo vine y si llego a casa es porque contigo estoy. Amén

Al terminar la oración, el primer montador se acomoda para montar al primer toro que se anuncia por el amenizador y da inicio el espectáculo que dura aproximadamente cuatro horas, tiempo en el que se montan nueve toros. En tanto que en los intermedios en los que se prepara al toro para ser montado se ameniza con payasos, la rifa de las cartas o con la música de la banda que se presenta.

Durante el espectáculo, los asistentes disfrutan de las diversas botanas que se ofertan y beben para pasar el rato con sus familiares y amigos. Las corridas de toros en Mazatepec son eventos que toda la familia disfruta.

Ultima monta de la noche. Mazatepec, Morelos. Abril 2018 /Erandy Toledo Alvarado

Comentario final

Las corridas de toros en Mazatepec resultan ser eventos que se han popularizado y enraizado en su vida cotidiana. Los toros han jugado un papel muy importante en su historia propia. Una zona cañera desde la llegada de los españoles donde se coloca la primera instancia ganadera les dio un lugar destacado a estos animales, primero como yunta para arar los campos y otros extensos usos y posteriormente como parte de los espectáculos obligados durante sus fiestas.

En la historia de la gente de Mazatepec, los toros representan recordar su identidad campesina, a pesar de que la yunta ha sido desplazada por tractores, estos animales siguen estando presentes en su día a día como parte de un espectáculo en el que se conjugan diversos elementos materiales y humanos.

Tanto la reciprocidad, la tradición, el trabajo comunitario y el gusto se mezclan en una corrida de toros. Estos elementos juegan un papel importante en las poblaciones campesinas del estado de Morelos y en especial dentro de las raíces identitarias de los habitantes de Mazatepec.

La monta de toros, una peligrosa forma de festejo de las comunidades campesinas, de amplio significado social y cultural, extendida a todo el estado de Morelos.

El presente artículo tiene como objetivo describir la organización de las montas de toros, o “corridas” como se le conoce localmente, en la cabecera municipal de Mazatepec, Morelos. Cabe destacar que éstas generalmente se realizan en distintos momentos del año para conmemorar o celebrar diversas fechas importantes (ferias, fiestas patronales o cívicas, entre otras) para esta comunidad de origen campesino.

Las “corridas” son una forma de festejo que nada tienen que ver con la fiesta brava. Más bien, es aquella que en otros lugares se conoce como jaripeo o, en otros países, se le llama rodeos, no obstante, en el caso de Morelos, ésta tiene otras connotaciones y significado social y cultural para su gente. No sólo es una forma de festejo más, sino que conlleva la movilización de una serie de recursos entre los que destaca el trabajo de la comunidad entera.

Tradición, reciprocidad y gusto. Jonacatepec, Morelos. Noviembre 1995. Luis Miguel Morayta Mendoza.

En su trabajo Luis Miguel Morayta Mendoza en su texto: Los toros. Una tradición de gusto y reciprocidad de los campesinos morelenses, publicado en 1992 por el Instituto Nacional de Antropología e Historia este autor señala que las montas de toros en el estado de Morelos y, sobre todo, en las poblaciones con tradición cultural campesina, se han popularizado y se han vuelto representativas de estas comunidades, aun en donde la agricultura dejó de ser una actividad principal.

Las reses en general fueron introducidas al estado de Morelos con la llegada de los españoles y eran utilizados como fuerza de trabajo para la preparación de la tierra en los diversos cultivos, como bestias de tiro en el transporte, en la alimentación y en todos los artículos derivados de sus pieles, muebles, vestimentas y calzado, entre otros usos. Los jaripeos fueron primero una actividad exclusiva para españoles y criollos prohibida para los pueblos de indios. Sin embargo, las “corridas” se incorporaron poco a poco, a veces a escondidas, en las fiestas de los pueblos campesinos y se han vuelto una forma de festejar muy generalizada en sus celebraciones y ferias.

Preparando la monta. Mazatepec, Morelos. Abril 2018. Omar David Benítez Jaime

Organización de la corrida

Mazatepec es un pueblo campesino ubicado en la región poniente del estado de Morelos. Éste colinda con los estados de Guerrero y Estado de México. Cabe destacar que, durante la época colonial, Mazatepec tuvo un papel muy importante en el contexto regional, debido a que se instala la primera instancia ganadera a la llegada de los españoles. Asimismo, se incorpora a San Lucas como santo patrono del pueblo, el cual se considera como el santo protector de los ganaderos.

De esta manera, la llegada de los españoles significó la incorporación de elementos que se conjugaron con la vida diaria de los pobladores de Mazatepec. Los toros empezaron a jugar un doble papel: como animales de trabajo y, a la vez, como parte de sus festividades y celebraciones comunitarias.

Montador en su ritual de protección para la monta. Ocotepec, Morelos. Marzo 2005. Luis Miguel Morayta Mendoza.

Las corridas de toros en Mazatepec se realizan, especialmente, durante la fiesta a San Lucas (el Santo Patrono del pueblo el 18 de octubre), la feria al Señor del Calvario (en honor al Cristo un cristo aparecido y que su Santuario es visita obligada el Quinto Viernes de Cuaresma) y, finalmente, la celebración cívica en la que se conmemora el natalicio de Emiliano Zapata (inicia el día 8 de agosto y finaliza el 15 del mismo mes). Sin embargo, en los últimos años también se hacen como parte de algún evento político: cierre o inicio de alguna campaña electoral, etc.

En cada una de estas fechas se realizan de una a cinco corridas de toros que quedan a cargo de la presidencia municipal, de un ganadero o grupo de ganaderos reconocidos en la región o, también, de algún partido político. El comprometerse a pagar y hacer una corrida no es un gasto innecesario para quien paga, puesto que al “echarse el guante”, como dice Luis Miguel Morayta Mendoza en el trabajo arriba mencionado, se gana prestigio entre los habitantes de la comunidad o en sus alrededores.

Publico observando la corrida desde el redil. Mazatepec, Morelos. Abril 2018. Omar David Benítez Jaime

El que alguien se “eche el guante” es digno de reconocimiento en la comunidad, al tiempo que el prestigio de éste se incrementa y también crece la red de relaciones dentro y fuera de Mazatepec. Por ejemplo, si la corrida estuvo a cargo de algún candidato a algún cargo público, de algún ganadero o de la presidencia municipal, la gente suele agradecer una buena corrida con comentarios positivos o favores a quienes trabajaron para hacer posible el evento.

Teodora, una mujer de 50 años que asiste constantemente a las corridas de toros dice: “…a mi me gusta mucho ir a los toros cuando traen grupos y buenos montadores porque hay algunos que los organizan y no invierten mucho. Se ve cuando le meten dinero y trabajo porque va mucha gente. Además, nosotros ya reconocemos a las mejores ganaderías y quienes traen el mejor evento. Hay algunos ganaderos que son bien codos y sólo hacen becerreadas. Por ejemplo, el otro presidente que estuvo ni hacía toros, puros eventos culturales, a mí me gusta más venir aquí. Es emocionante”

Las corridas de toros en Mazatepec se caracterizan por ser un trabajo colectivo y recíproco cuya finalidad es el prestigio de quien o quienes trabajan en ella. Algo a remarcar aquí es que cuando decimos que es colectivo no sólo lo decimos por quienes organizan el evento, sino que también en esto se incluyen todos aquellos personajes, humanos y no humanos, que participan en la corrida de toros: los asistentes, los vendedores, los animadores, los músicos y los toros.

Botanas que se venden en las corridas de toros. Mazatepec, Morelos. Abril 2018 /Erandy Toledo Alvarado

El evento: la corrida de los toros

El evento inicia con una comida que se le conoce como: la marrana. Ésta es una comida abierta a todo el público y pagada por el organizador de la corrida, en el que se ofrece de comer y beber, al tiempo que una banda de viento ameniza la comilona.

Mientras los asistentes a la marrana saborean el cerdo preparado en cochinita o barbacoa acompañado con bebidas de varios tipos: mezcal, cerveza o tequila, se empiezan a escuchar los primeros cohetes que anuncian que la “corrida” está por iniciar en unas cuantas horas. Al término de ésta, los asistentes se disponen a trasladarse al corral de toros para disfrutar de la corrida de toros.

Al llegar al corral, el público empieza a acomodarse en las gradas para poder observar el espectáculo. En el lugar se encuentras instalados también diversos puestos de frituras, juguetes y las famosas tinas que están repletas de bebidas: agua, jugos, refrescos y, principalmente, cervezas. Asimismo, comienzan a pasar por las gradas vendedores de algodones de azúcar, habas, patas de pollo, huevos de codorniz y chicharrones.

Juguetes que se venden en una corrida de toros. Abril 2018 /Erandy Toledo Alvarado

También en el corral se encuentran los músicos que amenizarán el evento y comienzan a tocar las primeras canciones que anuncian el preámbulo a la corrida. El grupo musical es de suma importancia en una corrida de toros, pues al empezar a tocar la gente sabe que la corrida está por comenzar y se apresuran a salir de sus casas para disfrutar del evento.

Por las calles de Mazatepec, se empiezan a ver familias caminando por las calles del pueblo directo al corral de toros, mientras la música se deja escuchar. Es común ver que los asistentes visten con sombreros, camisas a cuadros, botas, cinturones con grandes hebillas y pantalones de mezclilla, tanto hombres, mujeres y niños.

Los asistentes empiezan a conglomerarse en la entrada del corral de toros y a acomodarse, algunos en las gradas y otros cerca del toril para poder disfrutar de cerca el espectáculo que está por iniciar. El amenizador anuncia que el primer toro está por salir y presenta a los montadores que estarán en la corrida. Todos se colocan al centro del toril y hacen la oración del montador:

Aún están cansados por el trayecto del camino, jinetes aún con las manos sangradas por la ultima monta realizada, pero aquí estamos señor y humildemente te pedimos valor y destreza para cabalgar en esta vida con el único fin de ganarnos el pan de cada día y divertir a tus hijos. Señor en tus manos pongo mi vida, solamente vengo a ganarme unas monedas, realizo mi monta y me voy, porque contigo vine y si llego a casa es porque contigo estoy. Amén

Al terminar la oración, el primer montador se acomoda para montar al primer toro que se anuncia por el amenizador y da inicio el espectáculo que dura aproximadamente cuatro horas, tiempo en el que se montan nueve toros. En tanto que en los intermedios en los que se prepara al toro para ser montado se ameniza con payasos, la rifa de las cartas o con la música de la banda que se presenta.

Durante el espectáculo, los asistentes disfrutan de las diversas botanas que se ofertan y beben para pasar el rato con sus familiares y amigos. Las corridas de toros en Mazatepec son eventos que toda la familia disfruta.

Ultima monta de la noche. Mazatepec, Morelos. Abril 2018 /Erandy Toledo Alvarado

Comentario final

Las corridas de toros en Mazatepec resultan ser eventos que se han popularizado y enraizado en su vida cotidiana. Los toros han jugado un papel muy importante en su historia propia. Una zona cañera desde la llegada de los españoles donde se coloca la primera instancia ganadera les dio un lugar destacado a estos animales, primero como yunta para arar los campos y otros extensos usos y posteriormente como parte de los espectáculos obligados durante sus fiestas.

En la historia de la gente de Mazatepec, los toros representan recordar su identidad campesina, a pesar de que la yunta ha sido desplazada por tractores, estos animales siguen estando presentes en su día a día como parte de un espectáculo en el que se conjugan diversos elementos materiales y humanos.

Tanto la reciprocidad, la tradición, el trabajo comunitario y el gusto se mezclan en una corrida de toros. Estos elementos juegan un papel importante en las poblaciones campesinas del estado de Morelos y en especial dentro de las raíces identitarias de los habitantes de Mazatepec.

Policiaca

Matan a balazos a dos hombres en Xochitepec

Se presume que todo inició con una riña en el poblado de Atlacholoaya

Local

Adrián Rivera: No renunciaré al PAN

El ex candidato a la dirigencia estatal lamentó que en la contienda se haya impuesto el dinero a los ideales

Local

Recuerdan con exposición el 19S

Las imágenes plasman el auxilio que la gente brindó a los afectados, por lo que consideraron que no podía quedar como una simple anécdota

Política

Corrupción, principal causa de la pobreza en México: Arquidiócesis

Asegura que esta situación no ha sido omitida por la iglesia católica, además dijo que han trabajando para apoyar a este sector de la población.

Virales

Indiferencia y bajas temperaturas matan a perrita y cachorro en Zacatecas

El frío climático no es nada comparado con el helado corazón de algunos ciudadanos.

Policiaca

Matan a balazos a dos hombres en Xochitepec

Se presume que todo inició con una riña en el poblado de Atlacholoaya

Celebridades

Sensual e irreverente, Robbie Williams se adueña del Corona Capital

Puso al público a cantar "My Way", con la que se despidió entre aplausos y las ansias del público de escuchar más.

Deportes

Jorge Campos en el Torneo de Golf

Todo un éxito el primer día de actividades en el campo de golf Club Cuernavaca

Local

Producen en Jantetelco su propio biogas

Disminuyen la compra de gas LP ¡Y ahorran! Gracias a la vinculación académica y gubernamental