/ martes 14 de enero de 2020

Cuauhtémoc Blanco y Antonio Villalobos tuvieron su primera actividad juntos en La Barona

El mandatario piensa que La Barona es como un Tepito en pequeño, por eso recuerda que cuando era alcalde capitalino, realizó el grito de independencia en ese lugar

La mano se quedó extendida por unos segundos, pero la mirada del gobernador Cuauhtémoc Blanco obligó al secretario de Obras Públicas, Fidel Giménez, a saludar de refilón al alcalde de Cuernavaca Antonio Villalobos Adán previo a la inauguración de las calles Galeana y Revolución en la Antonio Barona. El mandatario era el más contento con la presencia del alcalde capitalino tanto que todo el tiempo le hizo platica en corto y ninguno puso atención a la explicación del secretario que hacia énfasis de que en ambas obras se uso dinero del estado.

No obstante las vialidades fueron terminadas desde hace tiempo y se encontraban funcionando, el titular del ejecutivo no había tenido oportunidad de ir a un lugar donde le gusta que las mujeres de entre los asistentes seleccionados griten "te queremos Cuau"; "yo también y lo saben", respondería el mandatario como si se tratará de un guión ya preparado.

Pero además sin decirlo el mandatario piensa que la Barona es como un Tepito en pequeño, por eso recuerda que cuando era alcalde capitalino, realizó el grito de independencia en ese lugar "aquí estuvimos cuando estábamos peleados con aquel que ya no quiero ni hablar, y aquí comenzamos la campaña a la gubernatura", recordó. El evento oficial se hizo en la cancha techada, alrededor de esa glorieta donde convergen las calles Lázaro Cárdenas, Galeana y Revolución; más que en otros momentos fue grande el despliegue de seguridad, uniformados y policías vestidos de civil, cuyos autos fueron estacionados alrededor de la reducida glorieta provocando un enorme caos vial. Incluso las calles fueron cerradas momentáneamente, "dejen pasar, porque no me dejan si por aquí vivo", reclamó una vecina.

Se presumió que en todo el lugar se hizo una inversión de 44 millones de pesos para los trabajos de bacheo, tendido de carpeta asfáltica, renivelaciones y pintado de señalización y de al menos una veintena más de calles, pero faltan otras, se escuchó una voz, "si tenemos pendientes otras más", dijo Fidel Giménez a quién se levantó entre todos.

Pero todo eso pasó desapercibido para el gobernador y su invitado, el presidente Antonio Villalobos; estaban ensimismados el uno al otro, en una plática donde Blanco Bravo decía, y el otro respondía con una sonrisa y moviendo la cabeza, tratando de aparentar que tenían una relación de años de amistad fructífera; incluso en todo el tiempo que duró el discurso de Fidel Giménez, más de 4 minutos, ni siquiera atendieron cuando este hizo énfasis de que el recurso invertido en las calles todo provino del Estado.

A pesar de la presencia de sus secretarios, el gobernador no desatendió la plática con el alcalde capitalino, cuando le tocó el turno de resaltar la obra entregada dijo que ya no habría mas conflictos y era el momento de trabajar en equipo con resultados. "Vamos a seguir trabajando no solamente en este lugar sino en todo Cuernavaca".

Alguien quiso rememorar esos tiempos de campaña donde prácticamente la gente se volcaba en torno a Blanco Bravo pero ya no fue así; la presencia del antes idolatrado Cuauhtémoc Blanco en La Barona ya no provocó nada, solo curiosidad.

La mano se quedó extendida por unos segundos, pero la mirada del gobernador Cuauhtémoc Blanco obligó al secretario de Obras Públicas, Fidel Giménez, a saludar de refilón al alcalde de Cuernavaca Antonio Villalobos Adán previo a la inauguración de las calles Galeana y Revolución en la Antonio Barona. El mandatario era el más contento con la presencia del alcalde capitalino tanto que todo el tiempo le hizo platica en corto y ninguno puso atención a la explicación del secretario que hacia énfasis de que en ambas obras se uso dinero del estado.

No obstante las vialidades fueron terminadas desde hace tiempo y se encontraban funcionando, el titular del ejecutivo no había tenido oportunidad de ir a un lugar donde le gusta que las mujeres de entre los asistentes seleccionados griten "te queremos Cuau"; "yo también y lo saben", respondería el mandatario como si se tratará de un guión ya preparado.

Pero además sin decirlo el mandatario piensa que la Barona es como un Tepito en pequeño, por eso recuerda que cuando era alcalde capitalino, realizó el grito de independencia en ese lugar "aquí estuvimos cuando estábamos peleados con aquel que ya no quiero ni hablar, y aquí comenzamos la campaña a la gubernatura", recordó. El evento oficial se hizo en la cancha techada, alrededor de esa glorieta donde convergen las calles Lázaro Cárdenas, Galeana y Revolución; más que en otros momentos fue grande el despliegue de seguridad, uniformados y policías vestidos de civil, cuyos autos fueron estacionados alrededor de la reducida glorieta provocando un enorme caos vial. Incluso las calles fueron cerradas momentáneamente, "dejen pasar, porque no me dejan si por aquí vivo", reclamó una vecina.

Se presumió que en todo el lugar se hizo una inversión de 44 millones de pesos para los trabajos de bacheo, tendido de carpeta asfáltica, renivelaciones y pintado de señalización y de al menos una veintena más de calles, pero faltan otras, se escuchó una voz, "si tenemos pendientes otras más", dijo Fidel Giménez a quién se levantó entre todos.

Pero todo eso pasó desapercibido para el gobernador y su invitado, el presidente Antonio Villalobos; estaban ensimismados el uno al otro, en una plática donde Blanco Bravo decía, y el otro respondía con una sonrisa y moviendo la cabeza, tratando de aparentar que tenían una relación de años de amistad fructífera; incluso en todo el tiempo que duró el discurso de Fidel Giménez, más de 4 minutos, ni siquiera atendieron cuando este hizo énfasis de que el recurso invertido en las calles todo provino del Estado.

A pesar de la presencia de sus secretarios, el gobernador no desatendió la plática con el alcalde capitalino, cuando le tocó el turno de resaltar la obra entregada dijo que ya no habría mas conflictos y era el momento de trabajar en equipo con resultados. "Vamos a seguir trabajando no solamente en este lugar sino en todo Cuernavaca".

Alguien quiso rememorar esos tiempos de campaña donde prácticamente la gente se volcaba en torno a Blanco Bravo pero ya no fue así; la presencia del antes idolatrado Cuauhtémoc Blanco en La Barona ya no provocó nada, solo curiosidad.

Local

Hay 34 nuevos casos confirmados de Covid-19 y 8 defunciones en Morelos

Se han confirmado tres mil 458 casos de coronavirus COVID-19, 204 activos, descartado tres mil 104 y están como sospechosos 585; se han registrado 755 defunciones

Local

Lluvias terminan con árboles en Cuernavaca

Para reportes de auxilio y emergencias, puedes comunicarte al teléfono 3 12 12 74

Local

[Especial] Habrá 2.2 millones de morelenses para 2030

Prevén más pobreza, daño ambiental y problemas de movilidad por crecimiento demográfico

Sociedad

Avanzan en Puebla candados en publicidad de candidatos

Prohibirán propaganda de candidatos en transporte público y espectaculares

Política

Reforma judicial, en la congeladora del Senado

El objetivo de la iniciativa es combatir la corrupción y el nepotismo que se da entre los jueces y los magistrados

Política

Yo soy de izquierda, de la de a de veras: Israel Rivas

Israel Rivas, líder de los padres de familia de niños con cáncer, desde joven aprendió a luchar en Chiapas y para obtener la pensión de su papá

Gossip

Bad Bunny, el niño raro de reguetón

El reguetón es ya la propiedad de las masas, pero aún hay quien observa en Bad Bunny el lado más rupestre de la música

Sociedad

Federación va al rescate de Tabasco ante casos de coronavirus

Reportan saturación del 85 por ciento en el principal centro hospitalario para el de combate contra la pandemia en el estado

Gossip

Brooklyn nine nine se muda a la cárcel

La excéntrica oficina de la Comisaría 99 ya no será el escenario principal de la nueva temporada de la serie protagonizada por el detective Jake Peralta