/ miércoles 24 de mayo de 2023

Así es vivir bajo la sombra del Popocatépetl

En la segunda década del siglo XX, a partir de 1912, el volcán Popocatépetl tuvo otro de sus periodos de mayor actividad

Tenía diez años cuando el Popocatépetl la obligó a abandonar su casa junto a su familia. La memoria de Josefina Cazales, habitante de Tetela del Volcán, retiene el recuerdo de la evacuación del año 2000 como una reliquia de la niñez, una cicatriz que se desvaneció con el tiempo, pero que no se curó del todo. Dos décadas después, Josefina vive de nuevo bajo la sombra de aquel recuerdo, sabiendo que podría volver a experimentarlo.

"Yo lo viví y al principio sí me dio miedo", confiesa Josefina en uno de los puntos más altos del pueblo, a 18 kilómetros del volcán, donde, junto a otras mujeres de su edad, trabaja en la cocina del hotel Xantico Palace.

➡️ ¿Ya recibes las noticias en WhatsApp? ¡ES GRATIS!

En la mitología náhuatl, Xantico era la diosa de los volcanes, los hornos y el fuego del hogar, una divinidad apropiada para resguardar a quienes aprendieron a vivir cerca de la montaña humeante. En la entrada principal del hotel Xantico Palace, una escultura de la diosa recibe a los visitantes dándole la espalda al coloso.

Es lunes y el cielo está nublado. Ahora mismo el volcán no se deja ver, pero anoche, cuando la lluvia deshizo las nubes que lo cubrían, mantuvo en vela a las madres de familia. Josefina despertó a Suri, su hija, y le mostró el volcán en el momento en que el material incandescente, "la lumbre", como ella lo llama, se deslizaba en las laderas.

En la entrada principal del hotel Xantico Palace, una escultura de la diosa Xantico recibe a los visitantes. / Emmanuel Ruiz | El Sol de Cuautla

"Le dije que no se espante, que es algo de la naturaleza y que sí puede llegar a haber una erupción, pero que no es peligroso", repite, como si se lo repitiera ella misma para darse valor.

Suri tiene la misma edad que ella cuando fue evacuada. En aquel diciembre, más de tres mil 500 personas de Tetela del Volcán y Ocuituco fueron ubicadas en los albergues que se habilitaron en Cuernavaca, Jiutepec y Temixco. La familia de Josefina fue asignada a Cuernavaca y permaneció ahí durante una semana, hasta que el panorama se tranquilizó.

"Hubo carros del gobierno que nos estuvieron evacuando, pero también hubo gente que se quedó", recuerda.

El recuerdo de los más grandes

En los pueblos morelenses cercanos al volcán no todos los testimonios son idénticos. En Hueyapan, Héctor Huertas comparte la experiencia de vivir bajo la sombra de Don Goyo, pero su relación con el volcán tiene raíces aún más profundas, en las historias que su abuelo Narciso le contaba, originadas tiempo antes de que existiera la televisión y la radio, cuando la gente se refería a la caída de ceniza con el vocablo náhuatl xalquiuhitl y muchos ignoraban de dónde venía la lluvia de arena, aunque el temor siempre estuvo presente:

"Los abuelitos sabían que había xalquiuhitl, que es lluvia de arena, pero no sabían de dónde venía, y rugía y temblaba, pero entonces no había carros ni nada, la gente iba caminando a todas partes, regresaban, platicaban con sus hijos, y decían vamos a comer a lo mejor por última vez, porque no sabemos al rato o mañana qué es lo que va a pasar, si vamos a estar o ya no", narra el anciano, con su sudadera que dice New York y su sombrero de palma.

Héctor Huertas, habitante de Hueyapan. / Emmanuel Ruiz | El Sol de Cuautla

En la segunda década del siglo XX, a partir de 1912, el volcán Popocatépetl tuvo otro de sus periodos de mayor actividad, con explosiones en el cráter y emisiones de ceniza y piedra pómez. En una época que, comparada con la actual, parecería prehistórica, los habitantes de los pueblos cercanos poco sabían acerca del peligroso vecino. No sabían que medía más de cinco mil metros de altura. Ignoraban que las emisiones de ceniza son, de hecho, un buen signo, porque significa que los domos del cráter se están destruyendo. Ante el xalquiuhitl, los hombres salían al campo ataviado con calzones de manta y sombreros grandes, y trabajaban con la incertidumbre de una criatura indefensa.

"A cada rato vaciaban sus sombreros, por tanta arenilla, eso era lo que nos platicaban los abuelos", cuenta Héctor.



Únete a nuestro canal de YouTube

Tenía diez años cuando el Popocatépetl la obligó a abandonar su casa junto a su familia. La memoria de Josefina Cazales, habitante de Tetela del Volcán, retiene el recuerdo de la evacuación del año 2000 como una reliquia de la niñez, una cicatriz que se desvaneció con el tiempo, pero que no se curó del todo. Dos décadas después, Josefina vive de nuevo bajo la sombra de aquel recuerdo, sabiendo que podría volver a experimentarlo.

"Yo lo viví y al principio sí me dio miedo", confiesa Josefina en uno de los puntos más altos del pueblo, a 18 kilómetros del volcán, donde, junto a otras mujeres de su edad, trabaja en la cocina del hotel Xantico Palace.

➡️ ¿Ya recibes las noticias en WhatsApp? ¡ES GRATIS!

En la mitología náhuatl, Xantico era la diosa de los volcanes, los hornos y el fuego del hogar, una divinidad apropiada para resguardar a quienes aprendieron a vivir cerca de la montaña humeante. En la entrada principal del hotel Xantico Palace, una escultura de la diosa recibe a los visitantes dándole la espalda al coloso.

Es lunes y el cielo está nublado. Ahora mismo el volcán no se deja ver, pero anoche, cuando la lluvia deshizo las nubes que lo cubrían, mantuvo en vela a las madres de familia. Josefina despertó a Suri, su hija, y le mostró el volcán en el momento en que el material incandescente, "la lumbre", como ella lo llama, se deslizaba en las laderas.

En la entrada principal del hotel Xantico Palace, una escultura de la diosa Xantico recibe a los visitantes. / Emmanuel Ruiz | El Sol de Cuautla

"Le dije que no se espante, que es algo de la naturaleza y que sí puede llegar a haber una erupción, pero que no es peligroso", repite, como si se lo repitiera ella misma para darse valor.

Suri tiene la misma edad que ella cuando fue evacuada. En aquel diciembre, más de tres mil 500 personas de Tetela del Volcán y Ocuituco fueron ubicadas en los albergues que se habilitaron en Cuernavaca, Jiutepec y Temixco. La familia de Josefina fue asignada a Cuernavaca y permaneció ahí durante una semana, hasta que el panorama se tranquilizó.

"Hubo carros del gobierno que nos estuvieron evacuando, pero también hubo gente que se quedó", recuerda.

El recuerdo de los más grandes

En los pueblos morelenses cercanos al volcán no todos los testimonios son idénticos. En Hueyapan, Héctor Huertas comparte la experiencia de vivir bajo la sombra de Don Goyo, pero su relación con el volcán tiene raíces aún más profundas, en las historias que su abuelo Narciso le contaba, originadas tiempo antes de que existiera la televisión y la radio, cuando la gente se refería a la caída de ceniza con el vocablo náhuatl xalquiuhitl y muchos ignoraban de dónde venía la lluvia de arena, aunque el temor siempre estuvo presente:

"Los abuelitos sabían que había xalquiuhitl, que es lluvia de arena, pero no sabían de dónde venía, y rugía y temblaba, pero entonces no había carros ni nada, la gente iba caminando a todas partes, regresaban, platicaban con sus hijos, y decían vamos a comer a lo mejor por última vez, porque no sabemos al rato o mañana qué es lo que va a pasar, si vamos a estar o ya no", narra el anciano, con su sudadera que dice New York y su sombrero de palma.

Héctor Huertas, habitante de Hueyapan. / Emmanuel Ruiz | El Sol de Cuautla

En la segunda década del siglo XX, a partir de 1912, el volcán Popocatépetl tuvo otro de sus periodos de mayor actividad, con explosiones en el cráter y emisiones de ceniza y piedra pómez. En una época que, comparada con la actual, parecería prehistórica, los habitantes de los pueblos cercanos poco sabían acerca del peligroso vecino. No sabían que medía más de cinco mil metros de altura. Ignoraban que las emisiones de ceniza son, de hecho, un buen signo, porque significa que los domos del cráter se están destruyendo. Ante el xalquiuhitl, los hombres salían al campo ataviado con calzones de manta y sombreros grandes, y trabajaban con la incertidumbre de una criatura indefensa.

"A cada rato vaciaban sus sombreros, por tanta arenilla, eso era lo que nos platicaban los abuelos", cuenta Héctor.



Únete a nuestro canal de YouTube

Local

Urgen regular la venta de golosinas afuera de las escuelas

La Asociación de Padres de Familia en Morelos hizo un llamado a las autoridades para investigar qué productos ofrecen afuera de las escuelas, tras la intoxicación de 26 menores en Miacatlán

Finanzas

Taquerías padecen alza al costo del cilantro; "no podemos subir los precios"

Encargadas de taquerías en Cuernavaca afirman que este producto es básico en la preparación de los tacos; confían en que pronto pueda estabilizarse el precio

Seguridad

Secuestro virtual, ¿qué es y cómo operan los delincuentes?

En lo que va del año, la Fiscalía de Investigación de Delitos de Alto Impacto tiene el registro de 12 casos de este tipo de extorsión; sin embargo, la cifra de quienes no denuncian puede ser mayor

Local

Motos con permisos de Guerrero sí podrán circular en Cuernavaca

Motociclistas que porten permisos vigentes del estado de Guerrero podrán circular sin inconvenientes por Cuernavaca

Seguridad

Bares irregulares aumentan en tres zonas de Cuernavaca

El Ayuntamiento de Cuernavaca se enfoca en regularizar bares irregulares en Ocotepec, Ahuatepec y Los Ejidos de Acapantzingo

Local

Alejandra Flores impugna elección en Cuernavaca por presuntas irregularidades

Alejandra Flores Espinoza, candidata de Morena, impugnó la elección en Cuernavaca por presuntas irregularidades en 168 casillas