/ jueves 4 de abril de 2019

Alberto Cortez, el amigo que se va y deja un vacío en la música

Cortez fue destacado miembro de la influyente generación de cantautores de finales de los años 60 y 70

Poeta y canción eran uno mismo; o, también, poesía y cantautor. Alberto Cortez plantaba su árbol en el límite del patio, donde termina la casa, y era un gran amigo de México desde la década de los años 70 cuando solía presentarse en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”. Sus ideas de libertad y justicia a menudo creaban controversias ideológicas entre la derecha y la izquierda, pero más allá de su filiación política, que no era de aquí ni de allá –como cantaba a dueto con Facundo Cabral--, estaba el hombre, el ser humano y el artista que deleitó con su prosa musical a los grandes públicos de Iberoamérica.

Era romántico, indudablemente. Pero sus canciones y su estilo interpretativo tenían algo diferente y el público cantaba con él melodías que enchinaban la piel, como aquello de “en un rincón del alma” o “qué cosas tiene la vida, Mariana”; o sufría y lloraba con él “cuando un amigo se va”, porque Alberto vivía intensamente en el escenario cada una de sus canciones. Le llamaban “El gran cantautor de las cosas simples”.

El origen

El moderno trovador nació en Rancul, La Pampa, Argentina, el 11 de marzo de 1940, pero años más tarde se instaló en España, desde donde proyectó su carrera, pero fue en Amberes, Bélgica, donde grabó su primer disco después de haber viajado en barco a Génova, en Italia.

En aquellos inicios enfrentó una agria disputa por el nombre, pues existía un cantante peruano de música tropical llamado Alberto Cortez (igual el apellido con zeta), quien a la postre se agregaría el añadido de “el original”. Por ello, el argentino se vio obligado a abandonar territorio belga. El escándalo de los dos Albertos alcanzó a Portugal, donde el artista inca denunció al pampero por suplantación y logró detener a éste en Barcelona.

Fue su madre quien lo inscribió en el conservatorio en Rancul. Alberto comenzó a componer a los 12 años de edad, siendo una de sus primeras obras Un cigarrillo, la lluvia y tú. Posteriormente, ingresó en el conservatorio Chopin, en San Rafael, provincia de Mendoza donde formó parte de la orquesta Arizona y era conocido con el sobrenombre de Chiquito García. También cursó Derecho y Ciencias Sociales en Buenos Aires, sin embargo, más tarde abandona la universidad para entregarse de lleno a la canción y la música.

Participó, además, con la orquesta San Francisco en el espectáculo Argentina internacional ballet y show, que se presentó en Bélgica, donde conoció a Renée Govaerts, con quien se casó años después.

Foto: EFE

El nuevo "Latin Lover"

En 1961, Alberto Cortez efectúa su primer viaje a Canadá y Estados Unidos; aquí le proponen convertirlo en un nuevo “latín lover” de Hollywood, lo que rechaza al considerar que la oferta discrepa con su moral. Sin embargo, continúa componiendo y graba en francés bajo la dirección de Paul Mauriat. Compite en el festival de Mallorca con su canción Me lo dijo Pérez, que no gana, pero se convierte en éxito internacional interpretada por grupos musicales. Enamorado de la poesía, a Cortez se le ocurre musicalizar poemas de Pablo Neruda y compone En un rincón del alma, en 1967. La idea tiene buena acogida e inspira a Joan Manuel Serrat a emularlo con poemas de Antonio Machado.

Dos años después viaja por primera vez a México, y en 1970 se presenta en el cabaret de moda, El Quid, y en el centro nocturno El Patio. Su éxito es tal, que recorre todo el país y tres años después ofrece su primer concierto en el Auditorio Nacional, conquistando galardones como El Heraldo de México y el Micrófono de Oro de la Asociación de Locutores.

Los triunfos se suceden lo mismo en América que en Europa y su nombre ya es un referente en la música romántica, así que vienen las giras por toda Latinoamérica. En 1994, Alberto estrena en nuestro país el espectáculo Lo Cortez no quita lo Cabral, al lado de Facundo Cabral, y dos años más tarde sufre un ataque cerebral que lo somete a quirófano con resultados airosos.

Alberto Cortez en el resto de su carrera continuó grabando álbumes hasta completar una treintena, a la vez que prolongó su larga cadena de presentaciones personales en escenarios como el Luna Park de Buenos Aires donde sus fans siempre se les pusieron de pie y se quitaron el sombrero, manteniendo unificada a crítica y público en un encendido elogio.

Otros datos

· Nombre verdadero: José Alberto García Gallo.

· Fecha de matrimonio: 2 de junio de 1964.

· Su disco Mr. Sucu Sucu y La palmera son un éxito en España en los años 60.

· En 1976 estrena en México su suite Soy un charlatán de feria.

· La Universidad Autónoma de Puebla lo nombra Doctor Honoris Causa en 2006.

· Lanza su autobiografía Alberto Cortez por los cuatro costados, en 2007.

· También en 2007 recibe un Grammy a la Excelencia en reconocimiento a su talento y su carrera.

Sus canciones emblemáticas

1.- En un rincón del alma

2.- A partir de mañana

3.- Castillos en el aire

4.- Te llegará una rosa

5.- Mi árbol y yo

6. Cuando un amigo se va

7.- El abuelo

8.- Distancia

9.- Camina siempre adelante

10.- Callejero



Poeta y canción eran uno mismo; o, también, poesía y cantautor. Alberto Cortez plantaba su árbol en el límite del patio, donde termina la casa, y era un gran amigo de México desde la década de los años 70 cuando solía presentarse en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”. Sus ideas de libertad y justicia a menudo creaban controversias ideológicas entre la derecha y la izquierda, pero más allá de su filiación política, que no era de aquí ni de allá –como cantaba a dueto con Facundo Cabral--, estaba el hombre, el ser humano y el artista que deleitó con su prosa musical a los grandes públicos de Iberoamérica.

Era romántico, indudablemente. Pero sus canciones y su estilo interpretativo tenían algo diferente y el público cantaba con él melodías que enchinaban la piel, como aquello de “en un rincón del alma” o “qué cosas tiene la vida, Mariana”; o sufría y lloraba con él “cuando un amigo se va”, porque Alberto vivía intensamente en el escenario cada una de sus canciones. Le llamaban “El gran cantautor de las cosas simples”.

El origen

El moderno trovador nació en Rancul, La Pampa, Argentina, el 11 de marzo de 1940, pero años más tarde se instaló en España, desde donde proyectó su carrera, pero fue en Amberes, Bélgica, donde grabó su primer disco después de haber viajado en barco a Génova, en Italia.

En aquellos inicios enfrentó una agria disputa por el nombre, pues existía un cantante peruano de música tropical llamado Alberto Cortez (igual el apellido con zeta), quien a la postre se agregaría el añadido de “el original”. Por ello, el argentino se vio obligado a abandonar territorio belga. El escándalo de los dos Albertos alcanzó a Portugal, donde el artista inca denunció al pampero por suplantación y logró detener a éste en Barcelona.

Fue su madre quien lo inscribió en el conservatorio en Rancul. Alberto comenzó a componer a los 12 años de edad, siendo una de sus primeras obras Un cigarrillo, la lluvia y tú. Posteriormente, ingresó en el conservatorio Chopin, en San Rafael, provincia de Mendoza donde formó parte de la orquesta Arizona y era conocido con el sobrenombre de Chiquito García. También cursó Derecho y Ciencias Sociales en Buenos Aires, sin embargo, más tarde abandona la universidad para entregarse de lleno a la canción y la música.

Participó, además, con la orquesta San Francisco en el espectáculo Argentina internacional ballet y show, que se presentó en Bélgica, donde conoció a Renée Govaerts, con quien se casó años después.

Foto: EFE

El nuevo "Latin Lover"

En 1961, Alberto Cortez efectúa su primer viaje a Canadá y Estados Unidos; aquí le proponen convertirlo en un nuevo “latín lover” de Hollywood, lo que rechaza al considerar que la oferta discrepa con su moral. Sin embargo, continúa componiendo y graba en francés bajo la dirección de Paul Mauriat. Compite en el festival de Mallorca con su canción Me lo dijo Pérez, que no gana, pero se convierte en éxito internacional interpretada por grupos musicales. Enamorado de la poesía, a Cortez se le ocurre musicalizar poemas de Pablo Neruda y compone En un rincón del alma, en 1967. La idea tiene buena acogida e inspira a Joan Manuel Serrat a emularlo con poemas de Antonio Machado.

Dos años después viaja por primera vez a México, y en 1970 se presenta en el cabaret de moda, El Quid, y en el centro nocturno El Patio. Su éxito es tal, que recorre todo el país y tres años después ofrece su primer concierto en el Auditorio Nacional, conquistando galardones como El Heraldo de México y el Micrófono de Oro de la Asociación de Locutores.

Los triunfos se suceden lo mismo en América que en Europa y su nombre ya es un referente en la música romántica, así que vienen las giras por toda Latinoamérica. En 1994, Alberto estrena en nuestro país el espectáculo Lo Cortez no quita lo Cabral, al lado de Facundo Cabral, y dos años más tarde sufre un ataque cerebral que lo somete a quirófano con resultados airosos.

Alberto Cortez en el resto de su carrera continuó grabando álbumes hasta completar una treintena, a la vez que prolongó su larga cadena de presentaciones personales en escenarios como el Luna Park de Buenos Aires donde sus fans siempre se les pusieron de pie y se quitaron el sombrero, manteniendo unificada a crítica y público en un encendido elogio.

Otros datos

· Nombre verdadero: José Alberto García Gallo.

· Fecha de matrimonio: 2 de junio de 1964.

· Su disco Mr. Sucu Sucu y La palmera son un éxito en España en los años 60.

· En 1976 estrena en México su suite Soy un charlatán de feria.

· La Universidad Autónoma de Puebla lo nombra Doctor Honoris Causa en 2006.

· Lanza su autobiografía Alberto Cortez por los cuatro costados, en 2007.

· También en 2007 recibe un Grammy a la Excelencia en reconocimiento a su talento y su carrera.

Sus canciones emblemáticas

1.- En un rincón del alma

2.- A partir de mañana

3.- Castillos en el aire

4.- Te llegará una rosa

5.- Mi árbol y yo

6. Cuando un amigo se va

7.- El abuelo

8.- Distancia

9.- Camina siempre adelante

10.- Callejero



Local

Hacen magia con cartón

El colectivo La Bodega ha logrado desde hace 14 años involucrar a chavos con el arte; crean alebrijes gigantes

Local

40 años de IMSS-Bienestar

IMSS-BIENESTAR atiende a más de 13 millones de personas sin seguridad social

Local

Capacitan a docentes en tema de Escuela Segura

El programa busca crear una cultura de autoprotección frente a los riesgos que puedan existir en el entorno escolar

Mundo

UE enfrenta el desafío de una nueva Europa

La votación para elegir los puestos parlamentarios del bloque provocará una recomposición crucial de los precarios equilibrios políticos dentro del continente

Cultura

Se cumplen 500 años de la fundación de La Habana

Huyendo de Francia tras la caída de Napoleón, el pintor Jean Baptiste Vermay llega a Cuba a finales de 1815 para restaurar los frescos de la catedral

Gossip

Antonio Banderas brilla en Cannes como el Mejor Actor

El actor se lleva el premio a Mejor Actor por su interpretación de un director de cine en Dolor y Gloria de Pedro Almodóvar

Arte

Hojas de Papel Volando | '…Dulce era la luz como un venado…' Pintores de Oaxaca

En Oaxaca la pintura es parte importantísima de la vida. Es el retrato hablado de lo que se es ahí. Alejandro Filio y René Jiménez son artistas de excelencia, hechos y derechos, y herederos de la luz, la imagen y el color de su tierra

Política

Antorchistas increpan a AMLO; “también nosotros sabemos gritar”, responde

El presidente hizo una encuesta entre los presentes sobre si preferían que los apoyos los entregaran de manera directa o continuaran con intermediarios

Sociedad

Mueren niños migrantes en los albergues, acusa ONG

Casi 300 personas con alguna discapacidad están en condiciones deplorables en centros de atención