/ sábado 14 de agosto de 2021

Los buenos amigos siempre están...

Conocí a Martín "Chino" Sánchez por ahí de 2008 o 2009 cuando en el Diario de Morelos me encargaron cubrir la fuente informativa del Congreso del Estado.

Chino ya era hermano de mi tío José Luis Garcitapia y recuerdo que cuando me lo presentó me causó mucho asombro que llevara el mismo nombre que uno de mis tíos a los que he querido más: mi tío "Pipo", Martín Sánchez, excelente conductor del programa estelar de Estéreo Mundo, Línea Caliente, quien falleció en 1992 a los 27 años.

Desde ese momento ya no pude separarme ni de Garci ni de Sánchez. Los atosigaba diario desde muy temprano para ver dónde andaban, si íbamos a desayunar y también para que no me dieran vuelta, pues a diferencia de un novato como yo que tenía que andar a las vivas, a ellos por su experiencia y contactos, les avisaban de cualquier movimiento y les mandaban la información que necesitaban.

Después de andar toda la mañana aprendiendo, les daba un respiro cuando iban a sus redacciones, pero a eso de las cuatro de la tarde ya los estaba carrereando para que me llevaran a comer y a beber al México Lindo.

Después de unos meses, el propedéutico rindió frutos y cada vez me sentí más seguro en mi labor periodística, sus contactos me reconocieron y se hicieron amigos míos también.

Chino y Garci me enseñaron y compartieron mucho, sin envidia, sin recelo, de amigos pues, a diferencia de los pleitos que veía (y que hoy veo cada vez más frecuentes) entre reporteros, donde todo mundo anda buscando pasar por encima del otro.

Con Sánchez y su banda comencé a jugar Frontón, y poco a poco la amistad que teníamos en el trabajo se mezcló con la vida. Pasamos de ser amigos laborales, a ser amigos verdaderos y convivíamos dentro y fuera del medio periodístico.

Mis mejores amigos se convirtieron en sus amigos y cuando tengo que tomar una decisión difícil, cuando he tenido malos días o cuando tengo problemas, le llamo y platicamos hasta que todo parece menos complicado. Aunque nunca me lo dice en ese tono, sus palabras son consejos, pero vienen sin ese tono inquisitivo de los mayores o de la familia, que se asume como poseedora de la verdad.

Ahora que Garci ya no está físicamente, nunca me falta el Chino. Como con mis amigos de generación con quienes compartí educación y momentos especiales, nos vemos dos o más veces a la semana. Le pido asesoría y ahora de vez en cuando, platicamos de cosas serias de la vida y nos reconfortamos de los sinsabores.

Por eso valoro mucho su amistad y aprovechando que este viernes 13 cumplió un año más de vida, le dedico estas líneas para desearle un feliz cumpleaños.

Felicidades Martín "Mula" Sánchez... ahora sí ya estás ruco!!!

Conocí a Martín "Chino" Sánchez por ahí de 2008 o 2009 cuando en el Diario de Morelos me encargaron cubrir la fuente informativa del Congreso del Estado.

Chino ya era hermano de mi tío José Luis Garcitapia y recuerdo que cuando me lo presentó me causó mucho asombro que llevara el mismo nombre que uno de mis tíos a los que he querido más: mi tío "Pipo", Martín Sánchez, excelente conductor del programa estelar de Estéreo Mundo, Línea Caliente, quien falleció en 1992 a los 27 años.

Desde ese momento ya no pude separarme ni de Garci ni de Sánchez. Los atosigaba diario desde muy temprano para ver dónde andaban, si íbamos a desayunar y también para que no me dieran vuelta, pues a diferencia de un novato como yo que tenía que andar a las vivas, a ellos por su experiencia y contactos, les avisaban de cualquier movimiento y les mandaban la información que necesitaban.

Después de andar toda la mañana aprendiendo, les daba un respiro cuando iban a sus redacciones, pero a eso de las cuatro de la tarde ya los estaba carrereando para que me llevaran a comer y a beber al México Lindo.

Después de unos meses, el propedéutico rindió frutos y cada vez me sentí más seguro en mi labor periodística, sus contactos me reconocieron y se hicieron amigos míos también.

Chino y Garci me enseñaron y compartieron mucho, sin envidia, sin recelo, de amigos pues, a diferencia de los pleitos que veía (y que hoy veo cada vez más frecuentes) entre reporteros, donde todo mundo anda buscando pasar por encima del otro.

Con Sánchez y su banda comencé a jugar Frontón, y poco a poco la amistad que teníamos en el trabajo se mezcló con la vida. Pasamos de ser amigos laborales, a ser amigos verdaderos y convivíamos dentro y fuera del medio periodístico.

Mis mejores amigos se convirtieron en sus amigos y cuando tengo que tomar una decisión difícil, cuando he tenido malos días o cuando tengo problemas, le llamo y platicamos hasta que todo parece menos complicado. Aunque nunca me lo dice en ese tono, sus palabras son consejos, pero vienen sin ese tono inquisitivo de los mayores o de la familia, que se asume como poseedora de la verdad.

Ahora que Garci ya no está físicamente, nunca me falta el Chino. Como con mis amigos de generación con quienes compartí educación y momentos especiales, nos vemos dos o más veces a la semana. Le pido asesoría y ahora de vez en cuando, platicamos de cosas serias de la vida y nos reconfortamos de los sinsabores.

Por eso valoro mucho su amistad y aprovechando que este viernes 13 cumplió un año más de vida, le dedico estas líneas para desearle un feliz cumpleaños.

Felicidades Martín "Mula" Sánchez... ahora sí ya estás ruco!!!

ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 16 de octubre de 2021

La carrera adelantada

Oswaldo Salazar

sábado 09 de octubre de 2021

¿Y las denuncias, apá?

Oswaldo Salazar

sábado 25 de septiembre de 2021

Ojalá que llegue la lana

Oswaldo Salazar

sábado 18 de septiembre de 2021

Dos cero, pero sin daños

Oswaldo Salazar

sábado 11 de septiembre de 2021

Me voy, pero me quedo

Oswaldo Salazar

sábado 31 de julio de 2021

Al que madruga...

Oswaldo Salazar

Cargar Más