Jacinto Hernández Luna

  / domingo 17 de marzo de 2019

La revocación del mandato presidencial de Andrés Manuel no es reelección

Por primera vez en México esta figura jurídica, política y democrática forma parte de la carta fundamental de nuestro país. Ya es reforma constitucional, se aprobó por 329 votos a favor en la Cámara de Diputados y ahora habrá que tener las confirmaciones de cuando menos 17 legislaturas locales, que no dudamos llegarán a la brevedad posible. En esta columna no me ocupo de la oposición ni de los que se abstienen, porque siempre estamos en lo mismo, en el pasado ningún Presidente se atrevió a que esta figura llegara a la Constitución, y hoy que es una realidad debemos estar al pendiente porque el mandato presidencial puede ser revocado.

Es definitivo que Andrés Manuel y sus actos de gobierno a 100 días están avalados por la aceptación, y en este caso ya no se habla de los que votamos por él, los 30 millones, sino de que el 80% que constituimos la población estamos a favor de su forma de gobernar. En cuanto a la esencia de esta reforma, es muy importante subrayar que quien puede pedir que se convoque a la revocación del mandato en primer lugar es Andrés Manuel, no se requiere que lo acompañe nadie; la segunda hipótesis es que lo soliciten el 33% de los Diputados Federales o de los Senadores; y la tercera que sea el 3% de los ciudadanos empadronados.

La fecha para realizar esta revocación del mandato se empalmaría con la de las elecciones de Diputados Federales del año 2021, y por ello la fecha tendrá que ser en que se solicite por parte del Presidente entre el 1 de septiembre y el 15 de diciembre del año próximo, debiendo el Presidente haber cumplido un año de su elección y someterse al escrutinio vigilado por el Instituto Nacional Electoral, como dijimos en el año 2021.

Hay que reiterar la debilidad de la oposición que teme a la fuerza de Andrés Manuel, por ello inventan, están creando la falacia de que busca el camino de su reelección; hipótesis absurda que el propio Andrés Manuel ha rechazado siempre, y que la historia de los mexicanos y hablemos de los últimos 90 años, todos los presidentes han terminado su sexenio completo y nunca -no sería esta la excepción- aceptaríamos la reelección de ningún presidente y menos -como bien lo ha dicho antes Manuel- que él trabaja 16 horas diarias porque quiere en seis años cambiar este país, utilizando la cuarta transformación, y la imagen, la epopeya y la presencia de Benito Juárez.

Quienes tenemos fe y vocación Lópezobradoristas, queremos que siga gobernando como lo ha hecho hasta ahora, y que no se detenga ante las falacias e intrigas de sus detractores.

Es importante dejar clara nuestra posición en cuanto a los beneficios que ya a 100 días de gobierno estamos recibiendo los mexicanos. Andrés Manuel no habla de planes, ni de supuestos que va a realizar; gobierna y lo hace bien; esas conferencias mañaneras que esperemos tenga las fuerzas y la inteligencia para aguantar los seis años, son el mejor medio de comunicación directa con nosotros, para saber que todos los días estamos en la mente de él, en su corazón, en su inteligencia y que día a día se preocupa por gobernar de mejor manera, y sobre todo a que llegue a quienes nada tenemos, y a quienes ni siquiera la oportunidad de ir a una universidad pública hemos logrado, porque tenemos fe en que con su forma de gobernar cambiará nuestra situación personal familiar, social, cultural, y de todos los mexicanos que estamos hartos de los fraudes, de la corrupción, de la forma en que han gobernado, tanto los partidos oficiales como el PRI, después el PAN y lo que ha ocurrido en este caso con los partidos pequeños que se han agrupado y quienes ni aún así han logrado una plataforma como ocurrió en las pasadas elecciones.

Desde aquí le deseamos lo mejor a Andrés Manuel y le ratificamos nuestro apoyo para que al someterse a la revocación del mandato, desde ahora le decimos seguiremos con él y estaremos al pendiente de que mejore sus logros de gobernar y los haga llegar al mayor número de mexicanos.


Director de la Programación Digital de la Revista de Derecho Familiar “Pater Familias” de la UNAM.

jhernandez366@hotmail.com

Por primera vez en México esta figura jurídica, política y democrática forma parte de la carta fundamental de nuestro país. Ya es reforma constitucional, se aprobó por 329 votos a favor en la Cámara de Diputados y ahora habrá que tener las confirmaciones de cuando menos 17 legislaturas locales, que no dudamos llegarán a la brevedad posible. En esta columna no me ocupo de la oposición ni de los que se abstienen, porque siempre estamos en lo mismo, en el pasado ningún Presidente se atrevió a que esta figura llegara a la Constitución, y hoy que es una realidad debemos estar al pendiente porque el mandato presidencial puede ser revocado.

Es definitivo que Andrés Manuel y sus actos de gobierno a 100 días están avalados por la aceptación, y en este caso ya no se habla de los que votamos por él, los 30 millones, sino de que el 80% que constituimos la población estamos a favor de su forma de gobernar. En cuanto a la esencia de esta reforma, es muy importante subrayar que quien puede pedir que se convoque a la revocación del mandato en primer lugar es Andrés Manuel, no se requiere que lo acompañe nadie; la segunda hipótesis es que lo soliciten el 33% de los Diputados Federales o de los Senadores; y la tercera que sea el 3% de los ciudadanos empadronados.

La fecha para realizar esta revocación del mandato se empalmaría con la de las elecciones de Diputados Federales del año 2021, y por ello la fecha tendrá que ser en que se solicite por parte del Presidente entre el 1 de septiembre y el 15 de diciembre del año próximo, debiendo el Presidente haber cumplido un año de su elección y someterse al escrutinio vigilado por el Instituto Nacional Electoral, como dijimos en el año 2021.

Hay que reiterar la debilidad de la oposición que teme a la fuerza de Andrés Manuel, por ello inventan, están creando la falacia de que busca el camino de su reelección; hipótesis absurda que el propio Andrés Manuel ha rechazado siempre, y que la historia de los mexicanos y hablemos de los últimos 90 años, todos los presidentes han terminado su sexenio completo y nunca -no sería esta la excepción- aceptaríamos la reelección de ningún presidente y menos -como bien lo ha dicho antes Manuel- que él trabaja 16 horas diarias porque quiere en seis años cambiar este país, utilizando la cuarta transformación, y la imagen, la epopeya y la presencia de Benito Juárez.

Quienes tenemos fe y vocación Lópezobradoristas, queremos que siga gobernando como lo ha hecho hasta ahora, y que no se detenga ante las falacias e intrigas de sus detractores.

Es importante dejar clara nuestra posición en cuanto a los beneficios que ya a 100 días de gobierno estamos recibiendo los mexicanos. Andrés Manuel no habla de planes, ni de supuestos que va a realizar; gobierna y lo hace bien; esas conferencias mañaneras que esperemos tenga las fuerzas y la inteligencia para aguantar los seis años, son el mejor medio de comunicación directa con nosotros, para saber que todos los días estamos en la mente de él, en su corazón, en su inteligencia y que día a día se preocupa por gobernar de mejor manera, y sobre todo a que llegue a quienes nada tenemos, y a quienes ni siquiera la oportunidad de ir a una universidad pública hemos logrado, porque tenemos fe en que con su forma de gobernar cambiará nuestra situación personal familiar, social, cultural, y de todos los mexicanos que estamos hartos de los fraudes, de la corrupción, de la forma en que han gobernado, tanto los partidos oficiales como el PRI, después el PAN y lo que ha ocurrido en este caso con los partidos pequeños que se han agrupado y quienes ni aún así han logrado una plataforma como ocurrió en las pasadas elecciones.

Desde aquí le deseamos lo mejor a Andrés Manuel y le ratificamos nuestro apoyo para que al someterse a la revocación del mandato, desde ahora le decimos seguiremos con él y estaremos al pendiente de que mejore sus logros de gobernar y los haga llegar al mayor número de mexicanos.


Director de la Programación Digital de la Revista de Derecho Familiar “Pater Familias” de la UNAM.

jhernandez366@hotmail.com