/ viernes 19 de febrero de 2021

¡El afiladooooooor!, ni la pandemia los detiene

Este oficio fue tan popular entre los siglos XVIII y XIX que hasta Francisco de Goya, hizo un cuadro sobre ellos

El silbido agudo rompe el silencio de la calle que de vez en cuando ocupan los motores de los carros. Ahí va don Lalo empujando su rueda, voltea para todos lados esperando ver abrir una puerta y solicitar su servicio. Lleva casi 30 años dedicado a ir de un lugar a otro silbando a la espera de que las amas de casa salgan y así pueda ganarse unos pesos. Lo que hace, dice presumiendo, le ha dado de comer a él y a su familia y no se avergüenza. Afila cuchillos, tijeras, machetes, todo a lo que tenga que sacarse filo.

A cada 10 metros o menos vuelve a sonar el afilador mientras el liñares en forma de rueda avanza, aunque hay quienes han adaptado alguna bicicleta, don Lalo lo hace caminando mientras empuja la rueda.

Todo indica que el origen de este oficio artesano es gallego, concretamente de Orense, por eso mismo la ciudad es conocida por ser "Terra de Chispas", debido a los centelleos que salían de la rueda al afilar los utensilios de corte.

Foto | Froylán Trujillo

Estos comerciantes ambulantes se trasladaban por los pueblos de casa en casa con su rueda de afilar o de liñares, por el nombre del pueblo de la Ribeira Sacra que las fabricaba.

Fueron los españoles quienes trajeron este oficio que de inmediato se extendió por todo el continente, y seguramente en cada pueblo alguien alcanzó a ver a una persona afilando los utensilios que los vecinos tenían en sus casas.

Si bien, la Secretaría de Cultura señala que el afilador tuvo su apogeo entre los siglos XVIII y XIX, ya a finales del Siglo XX este sonido estaba ya prácticamente extinto. Los afiladores fueron tan populares que hasta Goya hizo un cuadro sobre ellos, pero no es muy conocido.

Como don Lalo en Cuernavaca, los afiladores se hacen acompañar por la tarazana o rueda de afilar, que en un principio transportaban a la espada y con su chifle (pito o silbato, flauta de pan) anunciaban su presencia en la comunidad.

En México todavía se pueden encontrar, aunque cada vez con menos frecuencia, algunos en los mercados y en las colonias populares, quienes aún hacen sonar su flauta de pan y gritan “el afiladooooooor”.

Foto | Froylán Trujillo

Y así va el señor Lalo, presume que ya son casi 30 años de su vida los que se ha dedicado a recorrer las calles, las colonias de Cuernavaca y el área conurbada. Con la pandemia y aunque gradualmente ya casi no hay quien se dedica a ser afilador, destacó que no le ha faltado para llevar la comida a su casa.

Afila un cuchillo y lo toca con los dedos y muestra cómo cambia su textura.

Su cuota es de 10 o 15 pesos, si son machetes o cosas más grandes entonces la tarifa sube un poco más. Sabe que en esta pandemia uno no puede ser tan exigente, “lo que caiga es bueno”, rectifica que desde la cuarentena no había manera de llevar el sustento a casa, hoy se atreve a salir para buscar unos cuantos pesos y también revivir esta actividad que se extingue cada día.

El Afilador, 1808 - 1812, Francisco de Goya / Foto | Cortesía

El silbido agudo rompe el silencio de la calle que de vez en cuando ocupan los motores de los carros. Ahí va don Lalo empujando su rueda, voltea para todos lados esperando ver abrir una puerta y solicitar su servicio. Lleva casi 30 años dedicado a ir de un lugar a otro silbando a la espera de que las amas de casa salgan y así pueda ganarse unos pesos. Lo que hace, dice presumiendo, le ha dado de comer a él y a su familia y no se avergüenza. Afila cuchillos, tijeras, machetes, todo a lo que tenga que sacarse filo.

A cada 10 metros o menos vuelve a sonar el afilador mientras el liñares en forma de rueda avanza, aunque hay quienes han adaptado alguna bicicleta, don Lalo lo hace caminando mientras empuja la rueda.

Todo indica que el origen de este oficio artesano es gallego, concretamente de Orense, por eso mismo la ciudad es conocida por ser "Terra de Chispas", debido a los centelleos que salían de la rueda al afilar los utensilios de corte.

Foto | Froylán Trujillo

Estos comerciantes ambulantes se trasladaban por los pueblos de casa en casa con su rueda de afilar o de liñares, por el nombre del pueblo de la Ribeira Sacra que las fabricaba.

Fueron los españoles quienes trajeron este oficio que de inmediato se extendió por todo el continente, y seguramente en cada pueblo alguien alcanzó a ver a una persona afilando los utensilios que los vecinos tenían en sus casas.

Si bien, la Secretaría de Cultura señala que el afilador tuvo su apogeo entre los siglos XVIII y XIX, ya a finales del Siglo XX este sonido estaba ya prácticamente extinto. Los afiladores fueron tan populares que hasta Goya hizo un cuadro sobre ellos, pero no es muy conocido.

Como don Lalo en Cuernavaca, los afiladores se hacen acompañar por la tarazana o rueda de afilar, que en un principio transportaban a la espada y con su chifle (pito o silbato, flauta de pan) anunciaban su presencia en la comunidad.

En México todavía se pueden encontrar, aunque cada vez con menos frecuencia, algunos en los mercados y en las colonias populares, quienes aún hacen sonar su flauta de pan y gritan “el afiladooooooor”.

Foto | Froylán Trujillo

Y así va el señor Lalo, presume que ya son casi 30 años de su vida los que se ha dedicado a recorrer las calles, las colonias de Cuernavaca y el área conurbada. Con la pandemia y aunque gradualmente ya casi no hay quien se dedica a ser afilador, destacó que no le ha faltado para llevar la comida a su casa.

Afila un cuchillo y lo toca con los dedos y muestra cómo cambia su textura.

Su cuota es de 10 o 15 pesos, si son machetes o cosas más grandes entonces la tarifa sube un poco más. Sabe que en esta pandemia uno no puede ser tan exigente, “lo que caiga es bueno”, rectifica que desde la cuarentena no había manera de llevar el sustento a casa, hoy se atreve a salir para buscar unos cuantos pesos y también revivir esta actividad que se extingue cada día.

El Afilador, 1808 - 1812, Francisco de Goya / Foto | Cortesía

Seguridad

Morelos es una fosa clandestina: Brigada nacional

Morelos es una gran fosa clandestina como lo son otras entidades, asegura Juan Carlos Trujillo Herrera, coordinador de la BNB

Seguridad

[Especial] La violencia en las redes sociales no es sólo digital

Entre persecución y linchamientos virtuales, las agresiones tienen efecto en la vida personal de las víctimas

Cultura

[Especial] El Olimpia, de cine patito a la pléyade de estrellas

Hoy nuevamente está abandonado el tradicional local en el centro de Ciudad de la Eterna Primavera

Gossip

En su décima semana, MasterChef Celebrity México despide a Laura Flores

Laura Flores su principal error, la cocción de su pastel en el reto de eliminación

Gossip

Los Aguilar se reencuentran con su público

Su Jaripeo sin fronteras volvió a presentarse en la Arena Ciudad de México a dos años de su última fecha

Gossip

Ellos son los creadores del misterio en el show “¿Quién es la máscara?”

Cuatro vestuaristas trabajan con los productores en la creación de los personajes de ¿Quién es la máscara?, cuyo diseño implica imaginación y horas de trabajo

Gossip

Angelique Boyer descansará de la TV tras “Vencer el pasado”

Angelique Boyer interpreta a Renata, una profesionista que enfrenta la dificultad de recibir un trasplante

Gossip

“Algo debe de tener una canción si trasciende 40 años”: vocalista de Matute

Tras aplazar su gira por el cierre de actividades, Matute alista su concierto del 4 de noviembre en la Arena Ciudad de México