/ miércoles 31 de octubre de 2018

Chuchito regresó a la tierra

Este 31 de octubre en Ocotepec comienza la colocación de ofrendas a los niños que fallecieron durante el año

En el pueblo de Ocotepec ubicado al norte de Cuernavaca, este día 31 de octubre la comunidad tiene como tradición esperar a sus difuntos niños que fallecieron durante el año.

En esta ocasión la familia Rivas Rendón espera a Chuchito Lagunas Rivas, un pequeño que falleció a la edad de 7 años por una enfermedad.

Con alegría pero al mismo tiempo tristeza, su familia lo recibe con los brazos abiertos, pues se tiene la creencia que su alma está de regreso con ellos.

A las 12 del día la ofrenda debe estar colocada y en ésta se figura el cuerpo presente del difunto, simulado con pan y fruta la cual se cubre con una manta color blanco y encima se pone ropa nueva para el pequeño.

En la parte de abajo en un petate se pone la fruta y demás ofrenda que la familia y amigos obsequian cómo una forma de aprecio y respeto al finado.

Cabe señalar que cuando se trata de una ofrenda para niños, se ponen juguetes y dulces, pues son los elementos que un niño disfruta en su infancia.

El principal elemento de la ofrenda es el agua, sal y el camino hecho con flor de cempasúchil, pues este es la guía del difunto para que pueda llegar a su ofrenda.

En la entrada se acostumbra a poner un arco con flores amarillas y con el nombre a quien esperan.

Esta tradición ha colocado al pueblo de Ocotepec como patrimonio cultural de la humanidad en el 2014.

En el pueblo de Ocotepec ubicado al norte de Cuernavaca, este día 31 de octubre la comunidad tiene como tradición esperar a sus difuntos niños que fallecieron durante el año.

En esta ocasión la familia Rivas Rendón espera a Chuchito Lagunas Rivas, un pequeño que falleció a la edad de 7 años por una enfermedad.

Con alegría pero al mismo tiempo tristeza, su familia lo recibe con los brazos abiertos, pues se tiene la creencia que su alma está de regreso con ellos.

A las 12 del día la ofrenda debe estar colocada y en ésta se figura el cuerpo presente del difunto, simulado con pan y fruta la cual se cubre con una manta color blanco y encima se pone ropa nueva para el pequeño.

En la parte de abajo en un petate se pone la fruta y demás ofrenda que la familia y amigos obsequian cómo una forma de aprecio y respeto al finado.

Cabe señalar que cuando se trata de una ofrenda para niños, se ponen juguetes y dulces, pues son los elementos que un niño disfruta en su infancia.

El principal elemento de la ofrenda es el agua, sal y el camino hecho con flor de cempasúchil, pues este es la guía del difunto para que pueda llegar a su ofrenda.

En la entrada se acostumbra a poner un arco con flores amarillas y con el nombre a quien esperan.

Esta tradición ha colocado al pueblo de Ocotepec como patrimonio cultural de la humanidad en el 2014.

Local

Estos son los hoteles de Tepoztlán que cumplen con protocolos sanitarios

Podrán operar hasta el momento con un 40 por ciento de capacidad

Local

Previa cita, los Centros de Verificación Vehicular reactivan servicio

Entre julio y agosto deberán acudir aquellos automovilistas cuyos vehículos tienen engomado color amarillo

Local

[Nosotras] Virus del Papiloma Humano, la lucha contra el estigma

En Morelos se han registrado 33 nuevos casos en lo que va del año; 29 son de mujeres

Local

Estos son los hoteles de Tepoztlán que cumplen con protocolos sanitarios

Podrán operar hasta el momento con un 40 por ciento de capacidad

Local

Cuautla por fin tendrá Uber Eats

Podrás degustar tus platillos favoritos sin necesidad de salir

Local

Mantenía con zumba a más de 40 perros en Jojutla

La pandemia detuvo sus clases y la venta de empanadas con las que compraba alimento para su refugio

Local

Estos fueron los daños que provocaron las luvias en la zona Oriente

Perdieron todo familias de Atlatlahucan al inundarse sus domicilios; suplican auxilio a las autoridades

Local

Detenida intervención de edificios históricos

Las lluvias reviven el riesgo de derrumbe de 20 inmuebles dañados desde 2017