/ martes 28 de julio de 2020

Van a hacer falta

Mirar hacia adentro

Fruto amargo de esta pandemia ha sido el cierre de 2 espacios independientes, que fueron emblemáticos para la cultura morelense. El Manojo Centro Cultural y L´arrosoir d´Arthur. Cada uno en su segmento del espectro, ayudaron a sustentar los movimientos y expresiones culturales del Estado. A ambos espacios, como a muchos cuernavacenses, en especial a actores culturales, me unieron lazos sentimentales y experiencias estéticas y de amistad. Este encierro, prolongado por la falta de atención a las medidas de autocuidado y cuidado de los demás, nos van a pasar una factura elevadísima en muchos aspectos. Algún día aprenderemos.

Durante este siglo, aparecieron numerosos espacios culturales independientes que para su subsistencia ofrecen además servicios de comida, café y bar, según sea el caso. Allí se da cabida a un gran número de expresiones culturales y artísticas, y han sido sustento de buena parte de los movimientos que se han generado. Han impulsado carreras y han ayudado a desahogar la enorme presión que la afortunadamente abundante producción artística y cultural ejerce sobre las Instituciones de los tres niveles de gobierno.

Al Tigre, Eduardo Hernández, otro dueño de El Manojo, me unen los años que lleva este milenio, años llenos de aprendizajes y amistad. Es uno de mis mentores y gracias a él comencé mi labor en la cultura popular como promotor. Juntos trabajamos por años en el CONACULTA (ahora Secretaría de Cultura Federal) diseñando y operando actividades de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial de las regiones culturales del país Allí nació en el Tigre la idea de abrir el Manojo, yo con mucha ingenuidad y cariño le diseñaba sus primeros carteles en power point que luego guardaba como imágenes. Como todos los proyectos del Tigre, lo ideó como un espacio para la difusión de la cultura local y nacional, como un espacio para que quien así lo quisiera se lo pudiera apropiar, y así fue, por allí desfilamos la gran mayoría de las personas dedicadas a, o gustosas de la cultura. Tocar allí llegó a convertirse en una fecha obligada para los grupos de música tradicional que iban a tocar a la capital desde la provincia. Va a hacer falta.

Cuando recién abrió Lárrosoir d´Arthur, sentado comiendo allí, sintiendo lo agradable que habían hecho el espacio, les pedí a sus dueños Amaury y Benoit, que me permitieran exponer mi serie “Señoras y señores, Tlayacapan” en sus muros. Lo pensaron mucho, pues no habían tenido originalmente la idea de que allí se expusiera pues los muros son frágiles, pero con ayuda de Luis Jiménez, museógrafo del Instituto de Cultura de Morelos (ahora Secretaría de Turismo y Cultura) montamos cuidadosamente la exposición, impresa de manera muy ligera. Me precio de haber inaugurado ese espacio como galería. Durante los años que permaneció fueron incontables las veces que asistí a conciertos, presentaciones de libros o exposiciones, o simplemente a comer o a tomar algo. Cuando alguien de fuera venía y quería un lugar para comer o salir por la noche, nunca dudé en recomendarlo. Va a hacer falta.

Fruto amargo de esta pandemia ha sido el cierre de 2 espacios independientes, que fueron emblemáticos para la cultura morelense. El Manojo Centro Cultural y L´arrosoir d´Arthur. Cada uno en su segmento del espectro, ayudaron a sustentar los movimientos y expresiones culturales del Estado. A ambos espacios, como a muchos cuernavacenses, en especial a actores culturales, me unieron lazos sentimentales y experiencias estéticas y de amistad. Este encierro, prolongado por la falta de atención a las medidas de autocuidado y cuidado de los demás, nos van a pasar una factura elevadísima en muchos aspectos. Algún día aprenderemos.

Durante este siglo, aparecieron numerosos espacios culturales independientes que para su subsistencia ofrecen además servicios de comida, café y bar, según sea el caso. Allí se da cabida a un gran número de expresiones culturales y artísticas, y han sido sustento de buena parte de los movimientos que se han generado. Han impulsado carreras y han ayudado a desahogar la enorme presión que la afortunadamente abundante producción artística y cultural ejerce sobre las Instituciones de los tres niveles de gobierno.

Al Tigre, Eduardo Hernández, otro dueño de El Manojo, me unen los años que lleva este milenio, años llenos de aprendizajes y amistad. Es uno de mis mentores y gracias a él comencé mi labor en la cultura popular como promotor. Juntos trabajamos por años en el CONACULTA (ahora Secretaría de Cultura Federal) diseñando y operando actividades de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial de las regiones culturales del país Allí nació en el Tigre la idea de abrir el Manojo, yo con mucha ingenuidad y cariño le diseñaba sus primeros carteles en power point que luego guardaba como imágenes. Como todos los proyectos del Tigre, lo ideó como un espacio para la difusión de la cultura local y nacional, como un espacio para que quien así lo quisiera se lo pudiera apropiar, y así fue, por allí desfilamos la gran mayoría de las personas dedicadas a, o gustosas de la cultura. Tocar allí llegó a convertirse en una fecha obligada para los grupos de música tradicional que iban a tocar a la capital desde la provincia. Va a hacer falta.

Cuando recién abrió Lárrosoir d´Arthur, sentado comiendo allí, sintiendo lo agradable que habían hecho el espacio, les pedí a sus dueños Amaury y Benoit, que me permitieran exponer mi serie “Señoras y señores, Tlayacapan” en sus muros. Lo pensaron mucho, pues no habían tenido originalmente la idea de que allí se expusiera pues los muros son frágiles, pero con ayuda de Luis Jiménez, museógrafo del Instituto de Cultura de Morelos (ahora Secretaría de Turismo y Cultura) montamos cuidadosamente la exposición, impresa de manera muy ligera. Me precio de haber inaugurado ese espacio como galería. Durante los años que permaneció fueron incontables las veces que asistí a conciertos, presentaciones de libros o exposiciones, o simplemente a comer o a tomar algo. Cuando alguien de fuera venía y quería un lugar para comer o salir por la noche, nunca dudé en recomendarlo. Va a hacer falta.

Seguridad

CDHM exige se esclarezca caso de desaparición forzada

La Comisión exige la presentación con vida de los dos hombres detenidos por elementos de seguridad pública

Seguridad

En Yautepec clausuran bares por incumplir con el aforo

Se pide a la población ser prudente y recordar que Morelos está en semáforo color rojo ante el número de casos de Covid-19

Local

Militantes de Morena señalan nepotismo en el partido

Se pronuncian en contra de gente que, aseguran, se infiltró para dejar sin oportunidad a otros militantes

Sociedad

Sin evidencias, familias de Guatemala reclaman 4 de los cuerpos calcinados en Tamaulipas

Hasta el momento, las autoridades no han indicado si se han tomado pruebas de ADN con familiares para asociar el parentesco

Mundo

Moderna asegura que su vacuna es efectiva contra nuevas cepas del coronavirus

La compañía trabajará para desarrollar una dosis adicional con el objetivo de aumentar aún más la protección contra estas variantes

Política

Michoacán, sin condiciones para adquirir vacuna Covid-19: Silvano Aureoles

El gobernador dijo que, de pretender adquirir la vacuna, esto podría llevarse a cabo hasta el mes de octubre

Seguridad

CDHM exige se esclarezca caso de desaparición forzada

La Comisión exige la presentación con vida de los dos hombres detenidos por elementos de seguridad pública

Deportes

Se busca salvar la Carrera Atlética de la Candelaria en Yautepec

La justa se reprogramó para el 9 de mayo en su edición 36 debido a la pandemia y se correría con una nueva ruta, confirmó la organización que lucha porque no se pierda la tradición de esta que es la carrera más longeva en Morelos

Local

Yautepec prioriza atención a la pandemia; se sacrificarán obras

Se sacrificará obra pública para brindar apoyo a pacientes y adquirir equipo que permita disminuir contagios, asegura alcalde