/ martes 27 de abril de 2021

Mano de obra migrante sostiene a Sembrando Vida

Unos mil 600 migrantes han sido empleados en este programa de siembra y cosecha de frutos y árboles en la frontera sur

Antonio Mendoza tiene 29 años, es nativo de Nicaragua, pero debido a la falta de oportunidades laborales tuvo que emigrar de su país hacia el sur de México.

Se ha podido emplear en el programa Sembrando Vida del Gobierno federal, razón por la que lleva, al menos, cuatro meses en tareas de campo en el vivero forestal Tapachula, ubicado sobre la carretera a Playa Linda.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

En las 523 hectáreas que comprende este vivero, resuena entre las charlas de los recesos la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador de llevar este programa de reforestación a Centroamérica, con el apoyo del gobierno del presidente Joe Biden.

Aunque no todos ven beneficio de este programa en países como Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua, debido a los gobiernos corruptos que dejan a la deriva a sus ciudadanos, la mayoría estima que representaría un golpe de suerte para muchos que están a punto de salir desde esta región del mundo hacia México y Estados Unidos.

Para Antonio la propuesta no suena descabellada. Al menos en su país, asegura que existen las tierras y recursos naturales para emplear a cientos de nicaragüenses en tareas de campo, como lo hace él en el vivero más grande de Latinoamérica, situado en la calurosa Tapachula.

“Sería una buena opción debido a los cambios climáticos por el impacto ambiental que ha venido desarrollando la humanidad”, señala el joven que remueve tierra para colocar plantas de cacao.

Actualmente, al igual que Antonio, unos mil 600 migrantes han sido empleados en este programa de siembra y cosecha de frutos y árboles en la frontera sur.

Sólo en el predio “Frida”, unos 90 centroamericanos y hasta haitianos realizan de lunes a viernes labores de campo, como selección de semillas de cacao, plantación de árboles, recolección de frutos y realización de compostas para la creación de jardines ciento por ciento ecológicos, que en un determinado arrojan plantaciones con muchos beneficios para la región.

De esos mil 600, la mayoría están distribuidos y vinculados a ayuntamientos como Suchiate, Tapachula y Mapastepec.

Pero la cifra no se detiene allí. Según Jorge Aguilar Reyna, coordinador territorial de Sembrando Vida Tapachula, en el sureste de Chiapas se han empleado a dos mil 400 extranjeros y cada tres meses el padrón se renueva para integrar a nuevos trabajadores.

“En dos años, con esta actualizaciones, se han atendido a más de 17 mil extranjeros que trabajan en el sureste del país a través del programa Sembrando Vida, y se seguirá haciendo durante el mandato del presidente López Obrador”, explica.

El programa de reforestación federal ha tenido impacto en 25 municipios de Chiapas, teniendo otras sedes importantes como Palenque, Ocosingo y Pichucalco.

CONVERGEN NACIONALIDADES

El grupo se ha preparado para realizar la siembra de árboles frutales. En un vivero, junto a Antonio de Nicaragua, se encuentran dos de sus compañeros, ambos de Honduras.

Escuchan un poco de música mientras hablan de la xenofobia que impera en territorio mexicano.

“Yo no encuentro a mi hijo desde hace siete años, se fue a Coahuila y ya no supe nada de él, lo sigo buscando pero para poder seguir tengo que trabajar y aquí me dieron la oportunidad”, señala Antonio, nativo de San Pedro Sula.

El hombre de 49 años tuvo que huir de su país debido a la violencia de las pandillas, que cobraron la vida de su patrón. A la cara le dijeron “el siguiente eres tú”.

Salió de madrugada de su ciudad hacia México para salvar su vida y poder buscar a su hijo.

“Las plantas son la vida, así que si llevan este programa a Honduras será benéfico para mis paisanos, ya no tendrán que huir y también se podrá reforestar allá, eso es bueno”, concluye el hondureño que anhela regresar a su país.

Mientras Antonio acomoda plantas en un vivero, cerca de allí, a menos de 200 metros, un grupo de salvadoreños, guatemaltecos, hondureños y una mujer mexicana, preparan la composta para poder hacer del suelo una riqueza ecológica.

A las 14:00 horas el turno se acaba y se van a casa a descansar.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

Antonio Mendoza tiene 29 años, es nativo de Nicaragua, pero debido a la falta de oportunidades laborales tuvo que emigrar de su país hacia el sur de México.

Se ha podido emplear en el programa Sembrando Vida del Gobierno federal, razón por la que lleva, al menos, cuatro meses en tareas de campo en el vivero forestal Tapachula, ubicado sobre la carretera a Playa Linda.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

En las 523 hectáreas que comprende este vivero, resuena entre las charlas de los recesos la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador de llevar este programa de reforestación a Centroamérica, con el apoyo del gobierno del presidente Joe Biden.

Aunque no todos ven beneficio de este programa en países como Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua, debido a los gobiernos corruptos que dejan a la deriva a sus ciudadanos, la mayoría estima que representaría un golpe de suerte para muchos que están a punto de salir desde esta región del mundo hacia México y Estados Unidos.

Para Antonio la propuesta no suena descabellada. Al menos en su país, asegura que existen las tierras y recursos naturales para emplear a cientos de nicaragüenses en tareas de campo, como lo hace él en el vivero más grande de Latinoamérica, situado en la calurosa Tapachula.

“Sería una buena opción debido a los cambios climáticos por el impacto ambiental que ha venido desarrollando la humanidad”, señala el joven que remueve tierra para colocar plantas de cacao.

Actualmente, al igual que Antonio, unos mil 600 migrantes han sido empleados en este programa de siembra y cosecha de frutos y árboles en la frontera sur.

Sólo en el predio “Frida”, unos 90 centroamericanos y hasta haitianos realizan de lunes a viernes labores de campo, como selección de semillas de cacao, plantación de árboles, recolección de frutos y realización de compostas para la creación de jardines ciento por ciento ecológicos, que en un determinado arrojan plantaciones con muchos beneficios para la región.

De esos mil 600, la mayoría están distribuidos y vinculados a ayuntamientos como Suchiate, Tapachula y Mapastepec.

Pero la cifra no se detiene allí. Según Jorge Aguilar Reyna, coordinador territorial de Sembrando Vida Tapachula, en el sureste de Chiapas se han empleado a dos mil 400 extranjeros y cada tres meses el padrón se renueva para integrar a nuevos trabajadores.

“En dos años, con esta actualizaciones, se han atendido a más de 17 mil extranjeros que trabajan en el sureste del país a través del programa Sembrando Vida, y se seguirá haciendo durante el mandato del presidente López Obrador”, explica.

El programa de reforestación federal ha tenido impacto en 25 municipios de Chiapas, teniendo otras sedes importantes como Palenque, Ocosingo y Pichucalco.

CONVERGEN NACIONALIDADES

El grupo se ha preparado para realizar la siembra de árboles frutales. En un vivero, junto a Antonio de Nicaragua, se encuentran dos de sus compañeros, ambos de Honduras.

Escuchan un poco de música mientras hablan de la xenofobia que impera en territorio mexicano.

“Yo no encuentro a mi hijo desde hace siete años, se fue a Coahuila y ya no supe nada de él, lo sigo buscando pero para poder seguir tengo que trabajar y aquí me dieron la oportunidad”, señala Antonio, nativo de San Pedro Sula.

El hombre de 49 años tuvo que huir de su país debido a la violencia de las pandillas, que cobraron la vida de su patrón. A la cara le dijeron “el siguiente eres tú”.

Salió de madrugada de su ciudad hacia México para salvar su vida y poder buscar a su hijo.

“Las plantas son la vida, así que si llevan este programa a Honduras será benéfico para mis paisanos, ya no tendrán que huir y también se podrá reforestar allá, eso es bueno”, concluye el hondureño que anhela regresar a su país.

Mientras Antonio acomoda plantas en un vivero, cerca de allí, a menos de 200 metros, un grupo de salvadoreños, guatemaltecos, hondureños y una mujer mexicana, preparan la composta para poder hacer del suelo una riqueza ecológica.

A las 14:00 horas el turno se acaba y se van a casa a descansar.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

Local

Muere Leopoldo 'Polo' Tovar Enríquez

En redes sociales, excompañeros de labor en el Ayuntamiento de Cuernavaca, de Jiutepec han externado sus condolencias por el deceso.

Local

Ya son 118 casos positivos de Covid-19 en el sector educativo

Autoridades de Salud y Educación reiteran que ningún plantel debe cerrar por decisión unilateral

Seguridad

Municipios no actualizan sus Atlas de Riesgos

Este documento es necesario para verificar cuáles son las áreas de riesgo e implementar acciones para proteger a la población

Doble Vía

[Ocio] La pandemia no impidió nuevos récords mundiales

Con todo y restricciones sanitarias, habitantes de todo el mundo han logrado dejar su marca en el libro de Récords Guinness

Cultura

[Extranjeros en Morelos] El arzobispo que se sirvió de Ocuituco

El franciscano tuvo graves diferencias con la Audiencia por el ejercicio de su cargo como “protector de los indios”

Local

Ejército Mexicano es reconocido por su labor humanitaria

Inauguran la exposición La Gran Fuerza de México, en la Plaza de Armas de Cuernavaca

Finanzas

Los cumpleaños abundan pero escasean fiestas y celebraciones

La contingencia sanitaria por el Covid-19 ha provocado que la mayor parte de los festejos se reduzcan de hasta 800 invitados a máximo 50

Seguridad

Municipios no actualizan sus Atlas de Riesgos

Este documento es necesario para verificar cuáles son las áreas de riesgo e implementar acciones para proteger a la población

Finanzas

Morelos gestiona mal las crisis por desastres naturales

Millones de pesos han sido destinados en la última década para ocuparse de catástrofes naturales en Morelos