/ martes 17 de diciembre de 2019

Sindicatos se unen para hacer frente a reforma de pensiones en Francia

Esta movilización será durante la jornada para que Emmanuel Macron dé marcha atrás y renuncie a este proyecto que transformará el sistema de pensiones

Puede ser la última oportunidad para que los transportes y las calles de Francia vuelvan a la normalidad antes de Navidad. Los sindicatos lo saben y hacen este martes una apuesta todo o nada para que el gobierno retire su controvertida reforma del sistema de pensiones.

Miles de personas saldrán a las calles de París y otras ciudades del país durante la jornada para que el ejecutivo de Emmanuel Macron dé marcha atrás y renuncie a este proyecto que transformará el sistema de pensiones, un tema muy delicado en Francia.

París acogerá la manifestación principal que partirá pasado el mediodía desde la plaza de la República y también habrá protestas en ciudades como Marsella, Lille, Lyon o Toulouse.

Esta protesta nacional, la tercera en menos de dos semanas pero la primera convocada por la totalidad de las centrales del país, incluyendo la reformista CFDT, podría ser decisiva en este pulso con el gobierno que ya dura casi dos semanas.

La huelga de transportes comienza a hacer mella en los ciudadanos, quienes, para seguir con su vida normal recurren al teletrabajo, a los automóviles compartidos o a calzarse unos buenos zapatos y caminar.

Muchos optan también por tomar bicicletas y monopatines, lo que ha hecho estallar en un 40% el número de accidentes de vehículos de dos ruedas en la capital francesa.

"¡No aguantamos más!", se queja Sylvie Baheux, una profesora de educación física, con un monopatín en la mano. "Normalmente me toma dos horas, ida y vuelta, ir a trabajar. Desde que comenzó la huelga, es el doble", añade exasperada este mujer de 55 años.

En París, la mitad de las 16 líneas de metro estaban totalmente cerradas, las otras ocho tenían servicios mínimos, y sólo un 30% de autobuses circulaba con dificultad en medio de interminables atascos.

Un 75% de los conductores de trenes se declararon en huelga para esta jornada crucial, por lo que en los pocos que circulaban entre París y sus suburbios no cabía ni un alfiler.

Estudiantes y profesores se unieron a los sindicatos y fueron quienes mostraron con más fuerza su rechazo a la reforma / Foto: Stephane Mahe / Reuters

Pese a que al inicio de esta movilización social una mayoría de franceses la apoyaba, en este momento un 55% de los ciudadanos estima "inaceptable" que la huelga se prolongue durante las fiestas de fin de año.

Pero los sindicatos, que no quieren dar su brazo a torcer, estiman que el plan del gobierno, que busca fusionar los 42 regímenes de pensiones existentes en un sistema único y atrasar de dos años la edad de jubilación para recibir una pensión completa, es una "regresión" social.

Para el ejecutivo esta reforma no es solo "justa", ya que dará a los pensionistas los mismos derechos por cada euro ganado durante sus carreras, sino también "necesaria" para garantizar un equilibrio financiero del sistema de pensiones.

Revés para el gobierno

El lunes, el alto comisionado encargado de la polémica reforma, Jean-Paul Delevoye, conocido en Francia como "Monsieur Retraites" (Señor Pensiones), dimitió, envuelto en un escándalo por presunto "conflicto de intereses".

Aunque su dimisión no está directamente vinculada con la reforma que él ideó y la huelga que ha provocado sí fue vista como una derrota para el gobierno.

Foto: AFP

Para intentar desbloquear la situación el primer ministro francés, Edouard Philippe, invitó a los sindicatos y a las organizaciones patronales a mantener "reuniones de trabajo" el miércoles y el jueves, tras las manifestaciones.

"Espero que al fin nos escuchen, que el gobierno finalmente entienda que deben apoyar en el botón 'stop'", dijo Yves Veyrier, el líder del sindicato Fuerza Obrera (FO).

Repetir el escenario de 1995

El tiempo apremia a una semana de Navidad. La SNCF ya ha advertido que, a menos que la huelga termine pronto, no tendrá tiempo de volver a la normalidad para el 24 de diciembre.

Esto implicará que decenas de miles de franceses que compraron billetes de trenes para pasar las fiestas en familia no podrán viajar.

"¿Se quedarán los franceses en el andén por Navidad?", se preguntaba este martes el diario francés Le Figaro.

El gobierno llamó a los sindicatos a respetar una "tregua" navideña, una idea que divide a los sindicatos, que esperan repetir la hazaña de 1995, cuando obligaron al gobierno a retirar una reforma de las pensiones después de tres semanas de huelga en los transportes, justo antes de Navidad.

A la huelga en los transportes se suman otras. Las aerolíneas redujeron en 20% sus vuelos programados el martes desde el aeropuerto parisino de Orly, el segundo más grande de Francia, debido a una huelga de controladores aéreos.

Foto: AFP

Además, muchas escuelas no abrieron sus puertas ya que alrededor del 25% de los profesores, que también reclaman mejores condiciones salariales, se declararon en huelga. Varias universidades, incluida la Sorbona de París, cancelaron o aplazaron sus exámenes de diciembre, debido a las dificultades de los estudiantes para desplazarse.

La huelga puede empezar a provocar pronto un impacto financiero negativo en comercios, sector turístico o bancos. La patronal francesa, el Medef, consideró esta semana que "era urgente terminar con el bloqueo" y mostró su preocupación por "un fin de año con las cuentas en rojo".

Puede ser la última oportunidad para que los transportes y las calles de Francia vuelvan a la normalidad antes de Navidad. Los sindicatos lo saben y hacen este martes una apuesta todo o nada para que el gobierno retire su controvertida reforma del sistema de pensiones.

Miles de personas saldrán a las calles de París y otras ciudades del país durante la jornada para que el ejecutivo de Emmanuel Macron dé marcha atrás y renuncie a este proyecto que transformará el sistema de pensiones, un tema muy delicado en Francia.

París acogerá la manifestación principal que partirá pasado el mediodía desde la plaza de la República y también habrá protestas en ciudades como Marsella, Lille, Lyon o Toulouse.

Esta protesta nacional, la tercera en menos de dos semanas pero la primera convocada por la totalidad de las centrales del país, incluyendo la reformista CFDT, podría ser decisiva en este pulso con el gobierno que ya dura casi dos semanas.

La huelga de transportes comienza a hacer mella en los ciudadanos, quienes, para seguir con su vida normal recurren al teletrabajo, a los automóviles compartidos o a calzarse unos buenos zapatos y caminar.

Muchos optan también por tomar bicicletas y monopatines, lo que ha hecho estallar en un 40% el número de accidentes de vehículos de dos ruedas en la capital francesa.

"¡No aguantamos más!", se queja Sylvie Baheux, una profesora de educación física, con un monopatín en la mano. "Normalmente me toma dos horas, ida y vuelta, ir a trabajar. Desde que comenzó la huelga, es el doble", añade exasperada este mujer de 55 años.

En París, la mitad de las 16 líneas de metro estaban totalmente cerradas, las otras ocho tenían servicios mínimos, y sólo un 30% de autobuses circulaba con dificultad en medio de interminables atascos.

Un 75% de los conductores de trenes se declararon en huelga para esta jornada crucial, por lo que en los pocos que circulaban entre París y sus suburbios no cabía ni un alfiler.

Estudiantes y profesores se unieron a los sindicatos y fueron quienes mostraron con más fuerza su rechazo a la reforma / Foto: Stephane Mahe / Reuters

Pese a que al inicio de esta movilización social una mayoría de franceses la apoyaba, en este momento un 55% de los ciudadanos estima "inaceptable" que la huelga se prolongue durante las fiestas de fin de año.

Pero los sindicatos, que no quieren dar su brazo a torcer, estiman que el plan del gobierno, que busca fusionar los 42 regímenes de pensiones existentes en un sistema único y atrasar de dos años la edad de jubilación para recibir una pensión completa, es una "regresión" social.

Para el ejecutivo esta reforma no es solo "justa", ya que dará a los pensionistas los mismos derechos por cada euro ganado durante sus carreras, sino también "necesaria" para garantizar un equilibrio financiero del sistema de pensiones.

Revés para el gobierno

El lunes, el alto comisionado encargado de la polémica reforma, Jean-Paul Delevoye, conocido en Francia como "Monsieur Retraites" (Señor Pensiones), dimitió, envuelto en un escándalo por presunto "conflicto de intereses".

Aunque su dimisión no está directamente vinculada con la reforma que él ideó y la huelga que ha provocado sí fue vista como una derrota para el gobierno.

Foto: AFP

Para intentar desbloquear la situación el primer ministro francés, Edouard Philippe, invitó a los sindicatos y a las organizaciones patronales a mantener "reuniones de trabajo" el miércoles y el jueves, tras las manifestaciones.

"Espero que al fin nos escuchen, que el gobierno finalmente entienda que deben apoyar en el botón 'stop'", dijo Yves Veyrier, el líder del sindicato Fuerza Obrera (FO).

Repetir el escenario de 1995

El tiempo apremia a una semana de Navidad. La SNCF ya ha advertido que, a menos que la huelga termine pronto, no tendrá tiempo de volver a la normalidad para el 24 de diciembre.

Esto implicará que decenas de miles de franceses que compraron billetes de trenes para pasar las fiestas en familia no podrán viajar.

"¿Se quedarán los franceses en el andén por Navidad?", se preguntaba este martes el diario francés Le Figaro.

El gobierno llamó a los sindicatos a respetar una "tregua" navideña, una idea que divide a los sindicatos, que esperan repetir la hazaña de 1995, cuando obligaron al gobierno a retirar una reforma de las pensiones después de tres semanas de huelga en los transportes, justo antes de Navidad.

A la huelga en los transportes se suman otras. Las aerolíneas redujeron en 20% sus vuelos programados el martes desde el aeropuerto parisino de Orly, el segundo más grande de Francia, debido a una huelga de controladores aéreos.

Foto: AFP

Además, muchas escuelas no abrieron sus puertas ya que alrededor del 25% de los profesores, que también reclaman mejores condiciones salariales, se declararon en huelga. Varias universidades, incluida la Sorbona de París, cancelaron o aplazaron sus exámenes de diciembre, debido a las dificultades de los estudiantes para desplazarse.

La huelga puede empezar a provocar pronto un impacto financiero negativo en comercios, sector turístico o bancos. La patronal francesa, el Medef, consideró esta semana que "era urgente terminar con el bloqueo" y mostró su preocupación por "un fin de año con las cuentas en rojo".

Local

Hay 443 pacientes hospitalizados y 33 intubados por Covid-19

La entidad se encuentra aún en semáforo rojo a nivel nacional

Local

Maestros están en contra de plazas por compadrazgo

No permitirán que dichas asignaciones sean bajo una política de “compadrazgos”

Local

Verificentros de Morelos, sin fecha de operación

Podrían reiniciar actividades el 30 de junio; sin embargo, funcionarán de acuerdo con el semáforo de Salud

Cultura

Anuncia Alejandra Frausto apoyo a creadores

La Secretaría de Cultura otorgará 320 millones de pesos para atender a afectados del gremio por la contingencia sanitaria

Círculos

Anuar Layon lanza colección sustentable inspirada en los 80

El creador de la icónica chamarra con la frase México is the shit habla de su nueva colección titulada Sin nombre, se lanzarán piezas ilimitadas durante seis meses

OMG!

¡Elenco de Glee expone a Lea Michelle y la acusa de "racista"!

Fue Samantha Ware, quien expuso actriz y la señaló también de hipócrita

Teatro

Isabel Toledo lanza proyecto de teatro telefónico sobre el fin del mundo

Se trata de un ejercicio escénico en el que una actriz y una persona del público entablan un diálogo a distancia

Local

Comerciantes de Cuernavaca piden que los dejen trabajar

Una decena de comerciantes, entre hombres y mujeres, entre ellos menores de edad, acudieron a las puertas del Ayuntamiento

Local

Estos son los semáforos para la reapertura de actividades

Aún no es tiempo de retomar las actividades económicas, señala CMCC-19