/ viernes 3 de julio de 2020

Angustia impacta durante el confinamiento en Argentina

La depresión cunde en Buenos Aires por aumento de casos de Covid-19 y las medidas más estrictas

BUENOS AIRES. Ansiedad, angustia o depresión impactan en Buenos Aires ante un confinamiento, uno de los más prolongados del mundo, que supera los 100 días y entró esta semana en una fase más estricta por el aumento exponencial de casos de coronavirus.

La pandemia no pudo llegar en peor momento para Argentina. Tras dos años de recesión, la economía del país sudamericano se derrumbó 26.4% en abril.

"Hoy exploté y decidí limpiar frenéticamente!! Y me di vuelta como una tromba y me di la jeta (cara) contra una puerta. No paro de entrar cada vez más profundo en un pozo oscuro lleno de niños que me pisan la cara", escribió en un chat de amigas María, docente de 42 años, que se debate entre las clases virtuales y sus tres hijos pequeños.

En el mismo grupo de WhatsApp, Lidia, que vive sola, anuncia: "Me voy a clavar (tomar) un vino ya mismo". "Quiero contagiarme el Covid así no toco más mi computadora", dice Graciela, maestra de preescolar cuyas horas pasan en el zoom con alumnos muy pequeños, padres ansiosos y directivos intensos.

La vida transcurre como un entre paréntesis impuesto por la cuarentena que arrancó en Argentina el 20 de marzo y se endureció desde el 1 de julio en Buenos Aires y su periferia, zona que concentra más del 90% de los más de 67 mil casos y las mil 363 muertes.

"Es difícil separar el efecto del encierro del de la crisis económica y de la incertidumbres del futuro laboral", dice la psicóloga Alicia Stolkiner, profesora de Salud Pública y Salud Mental de la facultad de Psicología de la UBA y de Salud Mental Comunitaria en la Universidad de Lanús.

Luego de 100 días de encierro relativo, el ánimo cayó fuerte, según un estudio del Observatorio Social de la Universidad Nacional de La Matanza (UNML), realizado entre el 27 y 29 de junio en Buenos Aires y su periferia, donde vive casi un tercio de los 44 millones de argentinos.

En un país afamado por tener casi 200 psicólogos cada 100 mil habitantes, el sondeo reveló que 43.8% de los encuestados dijo necesitar atención psicológica por tristeza, desesperanza, ansiedad, angustia e inestabilidad emocional. También señalan intolerancia al encierro, sensación de soledad e ideas de muerte. Y los llamados a la línea de atención al suicida se duplicaron.

BUENOS AIRES. Ansiedad, angustia o depresión impactan en Buenos Aires ante un confinamiento, uno de los más prolongados del mundo, que supera los 100 días y entró esta semana en una fase más estricta por el aumento exponencial de casos de coronavirus.

La pandemia no pudo llegar en peor momento para Argentina. Tras dos años de recesión, la economía del país sudamericano se derrumbó 26.4% en abril.

"Hoy exploté y decidí limpiar frenéticamente!! Y me di vuelta como una tromba y me di la jeta (cara) contra una puerta. No paro de entrar cada vez más profundo en un pozo oscuro lleno de niños que me pisan la cara", escribió en un chat de amigas María, docente de 42 años, que se debate entre las clases virtuales y sus tres hijos pequeños.

En el mismo grupo de WhatsApp, Lidia, que vive sola, anuncia: "Me voy a clavar (tomar) un vino ya mismo". "Quiero contagiarme el Covid así no toco más mi computadora", dice Graciela, maestra de preescolar cuyas horas pasan en el zoom con alumnos muy pequeños, padres ansiosos y directivos intensos.

La vida transcurre como un entre paréntesis impuesto por la cuarentena que arrancó en Argentina el 20 de marzo y se endureció desde el 1 de julio en Buenos Aires y su periferia, zona que concentra más del 90% de los más de 67 mil casos y las mil 363 muertes.

"Es difícil separar el efecto del encierro del de la crisis económica y de la incertidumbres del futuro laboral", dice la psicóloga Alicia Stolkiner, profesora de Salud Pública y Salud Mental de la facultad de Psicología de la UBA y de Salud Mental Comunitaria en la Universidad de Lanús.

Luego de 100 días de encierro relativo, el ánimo cayó fuerte, según un estudio del Observatorio Social de la Universidad Nacional de La Matanza (UNML), realizado entre el 27 y 29 de junio en Buenos Aires y su periferia, donde vive casi un tercio de los 44 millones de argentinos.

En un país afamado por tener casi 200 psicólogos cada 100 mil habitantes, el sondeo reveló que 43.8% de los encuestados dijo necesitar atención psicológica por tristeza, desesperanza, ansiedad, angustia e inestabilidad emocional. También señalan intolerancia al encierro, sensación de soledad e ideas de muerte. Y los llamados a la línea de atención al suicida se duplicaron.

Local

Político morelense en Honduras regresa a México con covid-19

David Jiménez quien se encuentra en terapia intermedia, es originario de Cuernavaca

Local

Bajan contagios de Covid-19 en Cuernavaca

Indispensable continuar con la sana distancia,  el lavado de manos frecuente, y uso de cubrebocas y caretas

Finanzas

En Morelos: Cierran sus puertas más de 200 escuelas privadas

Son planteles universitarios y del nivel medio superior; se quedan sin empleo 20 mil personas

Local

Estos son los municipios del oriente con menor número de contagios de covid-19

Autoridades de salud llaman a la población a cuidarse y no bajar la guardia ante un posible contagio

Local

Profesores jubilados reniegan de protección

Insisten en cobrar de forma presencial apoyos disponibles en depósito bancario desde el 14 de mayo

Local

Fallece Benigno Arenales, exalcalde de Atlatlahucan

Se desempeñó como presidente municipal en el periodo 2013-2015

Local

Político morelense en Honduras regresa a México con covid-19

David Jiménez quien se encuentra en terapia intermedia, es originario de Cuernavaca