/ miércoles 8 de julio de 2020

¿Cómo acabó una estatua de Benito Juárez en la capital de EU?

En su visita a la capital estadounidense, AMLO depositó flores a los pies de la estatua de bronce de Benito Juárez

En su esperada visita a la capital estadounidense, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, depositó este miércoles flores a los pies de la estatua de bronce de Benito Juárez (1858-1872), al que considera un ejemplo en servicio público.

El primer acto oficial de López Obrador en Washington D.C. fueron las ofrendas florales a la efigie de Benito Juárez, el Benemérito de las Américas, y al monumento del presidente estadounidense Abraham Lincoln (1861-1865).

Su viaje se produce en pleno debate en EU sobre la necesidad de eliminar del espacio público las estatuas de los generales esclavistas que lucharon en el bando de la Confederación durante la Guerra Civil del país (1861-1865), ya que algunos grupos las consideran símbolos racistas.

La estatua de Benito Juárez no ha sufrido ningún ataque y, al contrario, está considerada como un símbolo de las contribuciones de México a la cultura estadounidense.

¿Cuál es su historia y cómo llegó a Estados Unidos?

Un intercambio de estatuas con 50 años de historia

Hace más de medio siglo, en 1966, el entonces presidente de EU Lyndon Johnson (1963-1969) visitó Ciudad de México para regalar a los mexicanos una estatua de Lincoln, que era una réplica del monumento que el famoso arquitecto Augustus Saint-Gaudens esculpió para Chicago.

La estatua que Johnson otorgó a México se encuentra actualmente en el Parque Lincoln, en la zona sur de Polanco de Ciudad de México.

La figura de Lincoln es popular en México porque, cuando era uno de los legisladores del Congreso de EU, se opuso firmemente a la intervención estadounidense en México (1846-1848) y, después como jefe de Estado rechazó las intervenciones francesas en México.

En respuesta a ese gesto de amistad por parte de Johnson, México entregó al pueblo estadounidense una estatua de Benito Juárez.

La estatua fue inaugurada el 7 de enero de 1969 por el entonces ministro de Exteriores mexicano, Antonio Carrillo Flores, y su homólogo estadounidense, Dean Rusk, quien durante la ceremonia dijo: "Hemos compartido con México uno de nuestros grandes héroes y ahora México está comportamiento con nosotros a uno de sus grandes hijos", recogió The Washington Post.

La estatua de Benito Juárez, una réplica de la imagen original de 1891 del escultor Enrique Alciati, se alza en el cruce de las avenidas de Nuevo Hampshire y Virginia, muy cerca del hotel Watergate, escenario del escándalo que provocó la renuncia del presidente estadounidense Richard Nixon (1969-1974).

Un trayecto accidentado desde México a EU

Lo más difícil para la estatua de Benito Juárez fue el trayecto desde México a tierra estadounidense. Desde México viajó en camión hasta Laredo (Texas, EU), donde fue cargada en un vagón de ferrocarril para ser transportada hasta Washington D.C., donde llegó con grietas y un brazo casi roto.

Como escribió hace cincuenta años el periodista de The Washington Post Martin Weil: "Cuando se abrió la caja, el 16 de diciembre (de 1968), los funcionarios para su consternación se toparon con que el brazo derecho de la estatua, diseñado para señalar hacia afuera, estaba agrietado, hundido y casi cortado. Otras grietas atravesaban las piernas de yeso".

Entonces, apresuradamente, el Gobierno de EU, pidió a una tienda local que reparara la estatua para que estuviera lista para la ceremonia de inauguración.

Una estatua llena de símbolos

La estatua quedó como nueva y hoy sigue vigilando a los caminantes, muchos de ellos empleados del Departamento de Estado de EU, que se encuentra a pocas cuadras.

En el pedestal se puede leer en español y en inglés la frase: "El respeto al derecho ajeno es la paz" (Respect for the rights of others is peace), que Benito Juárez pronunció en 1967 y que López Obrador repitió en enero de 2019 con motivo del debate a nivel internacional sobre una intervención en Venezuela.

En la estatua, Benito Juárez aparece con su brazo derecho alzado apuntando al horizonte, mientras que en su mano izquierda sostiene un libro con la palabra "Reforma".

Por último, en su base de granito, el monumento esconde una urna con tierra de la ciudad de Oaxaca, donde nació Benito Juárez y que López Obrador ha visitado en varias ocasiones.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

En su esperada visita a la capital estadounidense, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, depositó este miércoles flores a los pies de la estatua de bronce de Benito Juárez (1858-1872), al que considera un ejemplo en servicio público.

El primer acto oficial de López Obrador en Washington D.C. fueron las ofrendas florales a la efigie de Benito Juárez, el Benemérito de las Américas, y al monumento del presidente estadounidense Abraham Lincoln (1861-1865).

Su viaje se produce en pleno debate en EU sobre la necesidad de eliminar del espacio público las estatuas de los generales esclavistas que lucharon en el bando de la Confederación durante la Guerra Civil del país (1861-1865), ya que algunos grupos las consideran símbolos racistas.

La estatua de Benito Juárez no ha sufrido ningún ataque y, al contrario, está considerada como un símbolo de las contribuciones de México a la cultura estadounidense.

¿Cuál es su historia y cómo llegó a Estados Unidos?

Un intercambio de estatuas con 50 años de historia

Hace más de medio siglo, en 1966, el entonces presidente de EU Lyndon Johnson (1963-1969) visitó Ciudad de México para regalar a los mexicanos una estatua de Lincoln, que era una réplica del monumento que el famoso arquitecto Augustus Saint-Gaudens esculpió para Chicago.

La estatua que Johnson otorgó a México se encuentra actualmente en el Parque Lincoln, en la zona sur de Polanco de Ciudad de México.

La figura de Lincoln es popular en México porque, cuando era uno de los legisladores del Congreso de EU, se opuso firmemente a la intervención estadounidense en México (1846-1848) y, después como jefe de Estado rechazó las intervenciones francesas en México.

En respuesta a ese gesto de amistad por parte de Johnson, México entregó al pueblo estadounidense una estatua de Benito Juárez.

La estatua fue inaugurada el 7 de enero de 1969 por el entonces ministro de Exteriores mexicano, Antonio Carrillo Flores, y su homólogo estadounidense, Dean Rusk, quien durante la ceremonia dijo: "Hemos compartido con México uno de nuestros grandes héroes y ahora México está comportamiento con nosotros a uno de sus grandes hijos", recogió The Washington Post.

La estatua de Benito Juárez, una réplica de la imagen original de 1891 del escultor Enrique Alciati, se alza en el cruce de las avenidas de Nuevo Hampshire y Virginia, muy cerca del hotel Watergate, escenario del escándalo que provocó la renuncia del presidente estadounidense Richard Nixon (1969-1974).

Un trayecto accidentado desde México a EU

Lo más difícil para la estatua de Benito Juárez fue el trayecto desde México a tierra estadounidense. Desde México viajó en camión hasta Laredo (Texas, EU), donde fue cargada en un vagón de ferrocarril para ser transportada hasta Washington D.C., donde llegó con grietas y un brazo casi roto.

Como escribió hace cincuenta años el periodista de The Washington Post Martin Weil: "Cuando se abrió la caja, el 16 de diciembre (de 1968), los funcionarios para su consternación se toparon con que el brazo derecho de la estatua, diseñado para señalar hacia afuera, estaba agrietado, hundido y casi cortado. Otras grietas atravesaban las piernas de yeso".

Entonces, apresuradamente, el Gobierno de EU, pidió a una tienda local que reparara la estatua para que estuviera lista para la ceremonia de inauguración.

Una estatua llena de símbolos

La estatua quedó como nueva y hoy sigue vigilando a los caminantes, muchos de ellos empleados del Departamento de Estado de EU, que se encuentra a pocas cuadras.

En el pedestal se puede leer en español y en inglés la frase: "El respeto al derecho ajeno es la paz" (Respect for the rights of others is peace), que Benito Juárez pronunció en 1967 y que López Obrador repitió en enero de 2019 con motivo del debate a nivel internacional sobre una intervención en Venezuela.

En la estatua, Benito Juárez aparece con su brazo derecho alzado apuntando al horizonte, mientras que en su mano izquierda sostiene un libro con la palabra "Reforma".

Por último, en su base de granito, el monumento esconde una urna con tierra de la ciudad de Oaxaca, donde nació Benito Juárez y que López Obrador ha visitado en varias ocasiones.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Local

Dicen empresarios adiós a Juan Cintrón

En tiempos del exgobernador, Lauro Ortega defendió al empresariado junto a Pancho Clart, Justo Esquer, César Urmeneta y Gerardo Becerra

Seguridad

Válida, la detención de presunto feminicida

Se prevé que sea el próximo 28 de junio cuando se lleve a cabo la segunda audiencia; en tanto el inculpado permanecerá en prisión preventiva

Seguridad

Capufe contrata vigilancia privada para casetas

Martín Curiel, destacó que se buscará incrementar la presencia de seguridad privada y la Guardia Nacional

Seguridad

Tráiler derriba parte del histórico acueducto de San Carlos

Un tráiler de la empresa Tubocreto se impactó con la parte alta del acueducto al intentar cruzarlo sin tomar en cuenta la altura

Local

Tardía, la atención a saqueos de escuelas

Admite IEBEM rezago en rehabilitación de planteles, los que no queden listos no reiniciarían clases presenciales

Local

Dicen empresarios adiós a Juan Cintrón

En tiempos del exgobernador, Lauro Ortega defendió al empresariado junto a Pancho Clart, Justo Esquer, César Urmeneta y Gerardo Becerra

Local

Cuernavaca estrena reglamento para panteones

El Municipio venía operando con una reglamentación del año 1998 ante la falta de actualización de la norma

Local

Exigen respeto a una elección indígena

Piden al TEE resolución sobre impugnaciones de las planillas contrarias, llaman a atender la voluntad de la gente

Mundo

Ministro de Medio Ambiente de Brasil renuncia en medio de investigación por tala ilegal

El saliente ministro actuó como negociador líder para Brasil en las conversaciones con Estados Unidos sobre financiamiento para preservar la selva amazónica