/ sábado 29 de junio de 2019

Viven miles de personas del desperdicio

Una actividad que les da de comer y al mismo tiempo les trae enfermedades; es poco aceptada por la sociedad, pero no tienen más opciones

El ser pepenador es poco aceptado por la sociedad, quien piensa que trabajar entre basura es denigrante, vergonzoso y humillante; pero cuando para unas personas es un problema, para otras es una forma de vivir y salir adelante.

En Morelos, hay aproximadamente mil 500 trabajadores que se dedican a la recolección y reciclaje de basura, como una forma de subsistir. Se les llama pepenadores y son los encargados de hacer el trabajo "sucio" que muchos se niegan a realizar.

La vida en un Relleno Sanitario y un tiradero a cielo abierto es muy diferente, en el primero hay control y reglas, no se permite la entrada a niños y deben de trabajar con su equipo de seguridad como guantes, botas y cubreboca; mientras que en los segundos, las condiciones de trabajo son diferentes, pues hay quienes incluso viven ahí.

Comienzan su labor a las 8:00 horas

Basura, un buen negocio

Desde hace tiempo, la basura se ha convertido en un buen negocio, ya que los beneficios que se obtienen del reciclaje de residuos son muy altos, sin embargo en México es desaprovechada, pues de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), solamente se reutiliza el 11% de las 86 mil toneladas de basura que se generan diariamente en el país.

Esto debido principalmente a que no se cuenta con la infraestructura suficiente para procesar y reciclar toda la basura generada en las ciudades.

La vida no te da otra opción

Carlos Vergara López y Elías Vergara Vargas, son primos y trabajando en el Relleno Sanitario "La Perseverancia" ubicado en Cuautla. Con 27 y 34 años, respectivamente, decidieron trabajar en la basura "pues no había otra opción".

Yo tengo varios años trabajando como pepenador, y lo hice porque no había de otra tenía que conseguir dinero para mantener a mi esposa y a mis dos hijas Carlos Vergara López

Mientras que Elías, entró a trabajar como pepenador gracias a su primo, "porque no conseguía trabajo en ningún otro lugar".

Carlos Vergara y Elías Vergara trabajan en La Perseverancia al no encontrar otra opción para susbsistir

La Perseverancia

La vida en el relleno sanitario La Perseverancia transcurre lenta; los 48 pepenadores con los que cuenta conviven con jaurías, moscas, malos olores y toneladas de basura, "lo que si no tenemos son ratas, aunque no nos crean", señalan los trabajadores quienes desde las ocho de la mañana empiezan a buscar entre las bolsas de basura PET, cartón y porqué no hasta algo de valor que los haga obtener un poco más de dinero.

Actualmente, La Perseverancia es el único relleno sanitario y más importante en el estado. Recibe al día más de mil 200 toneladas de basura procedente de municipios de Morelos y parte de la Ciudad de México.

Mil 200 toneladas en las que los pepenadores logran reunir una gran cantidad de material de reciclaje que posteriormente venden al mismo relleno.

El gerente de La Perseverancia, Crisóforo Arroyo Vargas, informó que aunque está prohibido tener pepenadores en este lugar, se ha permitido la actividad, "nosotros los apoyamos comprándole lo que reciclan, además de que si sufren de algún incidente menor, los llevamos al hospital para que sean atendidos".

Sin embargo, para Esther Vidal Huerta, representante del Sindicato de Recolectores Recicladores y Pepenadores del Estado de Morelos "La Esperanza", en los tiraderos a cielo abierto sucede todo lo contrario.

En el estado hay alrededor de 24 tiraderos a cielo abiertos, la mayoría de ellos en funcionamiento y otros con sello de clausura, sin embargo, en ellos existe gente trabajando pero con las mínimas condiciones de salud.

Viven en los tiraderos, algunos llevan hasta sus hijos, pero es poco el apoyo que se tiene de las autoridades. Sabemos que el trabajo que realizan lo hacen para poder subsistir pero también necesitan de garantías

La pepena es rentable

Entre 800 y mil 200 pesos gana un pepenador a la semana con la venta de material de reciclaje como PET, cartón, vidrio y aluminio, sin embargo hay quienes logran sacar un poco más de dinero vendiendo objetos de valor que se encuentran entre la basura.

Teléfonos celulares, tabletas electrónicas, televisores, bocinas, joyas, ropa y zapatos son algunas de las cosas que se han encontrado quienes trabajan en La Perseverancia.

En donde más buscamos es en la basura que llega de Lomas de Cocoyoc y de la Ciudad de México, luego nos hemos encontrado muchas cosas de valor, incluso ropa con etiqueta

Don Víctor de 48 años de edad lleva ocho años trabajando en el relleno sanitario y contó que una vez se encontró un candelabro de plata por el cual le dieron 10 mil pesos, "de aquí ha salido para mantener a toda la familia".

En los tiraderos a cielo abierto las personas corren mayor riesgo

Las consecuencias

La búsqueda de "tesoros" entre la basura no es gratis, pues a cambio adquieren diversas enfermedades.

Héctor Barón Olivares, director general de los Servicios de Salud Morelos reconoció que los riesgos de trabajar en estos lugares donde se manejan los desechos sólidos son muchos, ya que pueden adquirir enfermedades de parasitosis internas (amibas) y externas (piojos), así como otro tipo de virus, bacterias y hongos. Otras enfermedades muy recurrentes en los pepenadores son: infecciones respiratorias, enfermedades diarreicas, micosis, infecciones en las vías urinarias y dermatitis.

El ser pepenador es poco aceptado por la sociedad, quien piensa que trabajar entre basura es denigrante, vergonzoso y humillante; pero cuando para unas personas es un problema, para otras es una forma de vivir y salir adelante.

En Morelos, hay aproximadamente mil 500 trabajadores que se dedican a la recolección y reciclaje de basura, como una forma de subsistir. Se les llama pepenadores y son los encargados de hacer el trabajo "sucio" que muchos se niegan a realizar.

La vida en un Relleno Sanitario y un tiradero a cielo abierto es muy diferente, en el primero hay control y reglas, no se permite la entrada a niños y deben de trabajar con su equipo de seguridad como guantes, botas y cubreboca; mientras que en los segundos, las condiciones de trabajo son diferentes, pues hay quienes incluso viven ahí.

Comienzan su labor a las 8:00 horas

Basura, un buen negocio

Desde hace tiempo, la basura se ha convertido en un buen negocio, ya que los beneficios que se obtienen del reciclaje de residuos son muy altos, sin embargo en México es desaprovechada, pues de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), solamente se reutiliza el 11% de las 86 mil toneladas de basura que se generan diariamente en el país.

Esto debido principalmente a que no se cuenta con la infraestructura suficiente para procesar y reciclar toda la basura generada en las ciudades.

La vida no te da otra opción

Carlos Vergara López y Elías Vergara Vargas, son primos y trabajando en el Relleno Sanitario "La Perseverancia" ubicado en Cuautla. Con 27 y 34 años, respectivamente, decidieron trabajar en la basura "pues no había otra opción".

Yo tengo varios años trabajando como pepenador, y lo hice porque no había de otra tenía que conseguir dinero para mantener a mi esposa y a mis dos hijas Carlos Vergara López

Mientras que Elías, entró a trabajar como pepenador gracias a su primo, "porque no conseguía trabajo en ningún otro lugar".

Carlos Vergara y Elías Vergara trabajan en La Perseverancia al no encontrar otra opción para susbsistir

La Perseverancia

La vida en el relleno sanitario La Perseverancia transcurre lenta; los 48 pepenadores con los que cuenta conviven con jaurías, moscas, malos olores y toneladas de basura, "lo que si no tenemos son ratas, aunque no nos crean", señalan los trabajadores quienes desde las ocho de la mañana empiezan a buscar entre las bolsas de basura PET, cartón y porqué no hasta algo de valor que los haga obtener un poco más de dinero.

Actualmente, La Perseverancia es el único relleno sanitario y más importante en el estado. Recibe al día más de mil 200 toneladas de basura procedente de municipios de Morelos y parte de la Ciudad de México.

Mil 200 toneladas en las que los pepenadores logran reunir una gran cantidad de material de reciclaje que posteriormente venden al mismo relleno.

El gerente de La Perseverancia, Crisóforo Arroyo Vargas, informó que aunque está prohibido tener pepenadores en este lugar, se ha permitido la actividad, "nosotros los apoyamos comprándole lo que reciclan, además de que si sufren de algún incidente menor, los llevamos al hospital para que sean atendidos".

Sin embargo, para Esther Vidal Huerta, representante del Sindicato de Recolectores Recicladores y Pepenadores del Estado de Morelos "La Esperanza", en los tiraderos a cielo abierto sucede todo lo contrario.

En el estado hay alrededor de 24 tiraderos a cielo abiertos, la mayoría de ellos en funcionamiento y otros con sello de clausura, sin embargo, en ellos existe gente trabajando pero con las mínimas condiciones de salud.

Viven en los tiraderos, algunos llevan hasta sus hijos, pero es poco el apoyo que se tiene de las autoridades. Sabemos que el trabajo que realizan lo hacen para poder subsistir pero también necesitan de garantías

La pepena es rentable

Entre 800 y mil 200 pesos gana un pepenador a la semana con la venta de material de reciclaje como PET, cartón, vidrio y aluminio, sin embargo hay quienes logran sacar un poco más de dinero vendiendo objetos de valor que se encuentran entre la basura.

Teléfonos celulares, tabletas electrónicas, televisores, bocinas, joyas, ropa y zapatos son algunas de las cosas que se han encontrado quienes trabajan en La Perseverancia.

En donde más buscamos es en la basura que llega de Lomas de Cocoyoc y de la Ciudad de México, luego nos hemos encontrado muchas cosas de valor, incluso ropa con etiqueta

Don Víctor de 48 años de edad lleva ocho años trabajando en el relleno sanitario y contó que una vez se encontró un candelabro de plata por el cual le dieron 10 mil pesos, "de aquí ha salido para mantener a toda la familia".

En los tiraderos a cielo abierto las personas corren mayor riesgo

Las consecuencias

La búsqueda de "tesoros" entre la basura no es gratis, pues a cambio adquieren diversas enfermedades.

Héctor Barón Olivares, director general de los Servicios de Salud Morelos reconoció que los riesgos de trabajar en estos lugares donde se manejan los desechos sólidos son muchos, ya que pueden adquirir enfermedades de parasitosis internas (amibas) y externas (piojos), así como otro tipo de virus, bacterias y hongos. Otras enfermedades muy recurrentes en los pepenadores son: infecciones respiratorias, enfermedades diarreicas, micosis, infecciones en las vías urinarias y dermatitis.

Local

[VIDEO] Debuta Cuauhtémoc Blanco como cantante ranchero

Acompañado de mariachi interpretó el éxito de Juan Gabriel “Así fue”

Local

Una agenda llena de color

Una amplia variedad de obras de teatro, stand up, show drags, vogue y más opciones dirigidas a la comunidad gay

Local

Miércoles de Ceniza: Llaman a fieles a una conversión profunda

Este 26 de febrero inicia la temporada de Cuaresma; tiempo de reflexión sobre nuestros actos

Justicia

FGR busca ampliar dictamen sobre causas de incendio en Guardería ABC

Un exfuncionario es acusado de ser autor intelectual del incendio en una bodega de Hacienda, el cual se propagó a la estancia infantil

Local

[VIDEO] Debuta Cuauhtémoc Blanco como cantante ranchero

Acompañado de mariachi interpretó el éxito de Juan Gabriel “Así fue”

Local

Alertan en Morelos sobre extorsiones con documentos falsos de la CFE

Este es el nuevo fraude que te obliga a pagar multas por más de 80 mil pesos

Política

Feminicidas alcanzarían 65 años de cárcel en Sonora

El legislador del PES Carlos Navarrete dijo que no se espera que la propuesta afecte drásticamente la cantidad de feminicidios que se producen en

Sociedad

Japón dona 1.8 mdd para atender migrantes en el sur de México

En las últimas semanas, varias ONG han criticado las condiciones de salubridad de varios albergues migratorios

Gossip

¡Confirmado! Los Simpson regresan al cine con segunda película

El productor de la serie confirmó la segunda película de la familia amarilla y asegura que no será una secuela