/ miércoles 28 de octubre de 2020

[VIDEO] Fomenta Ático el mundo literario

Una de las librerías más antiguas en Morelos padeció de manera severa la emergencia sanitaria, gracias a la venta en línea pudo subsistir, hoy se enfrenta a un nuevo reto, que los libros sean importantes en la nueva normalidad

La pandemia de Covid-19 se podría creer incrementaría la compra de libros para pasar el rato en confinamiento; pero este no fue el caso de acuerdo a la conocida Librería Ático ubicada en el corazón de Cuernavaca, la cual ha padecido la disminución hasta en un 80 por ciento de sus ventas y ha pérdido su mejor época del año que es el regreso a clases.

Tras siete meses de confinamiento a causa del Covid-19, la gran mayoría de los negocios en Morelos han reabierto sus puertas, aunque las librerías aún no ven claridad en esta nueva normalidad mexicana, pues aún están en espera de poder estabilizar sus ventas y en ocasiones hasta han pensado en cerrar, lo que dejaría un vacío cultural y económico difícil de llenar.

En la capital del Estado existen cerca de 25 librerías de acuerdo a información del Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), una de ellas es la Librería Ático, una de las más antiguas en la ciudad, se ubica actualmente en calle Ignacio L. Rayón número 26, y tiene consigo la historia no solo de los libros que vende sino también de la misma entidad morelense.

Antonia, quien desde hace cuatro años es encargada de la librería, indicó que como muchos negocios tuvieron que bajar sus cortinas durante dos meses y medio, lapso de tiempo donde requirieron aferrarse al uso de redes sociales para ofertar y vender sus productos en línea, los clientes tienen la posibilidad de pedir los productos por este medio, mismos que les llegan a su hogar.

La aceptación, señaló, si bien no fue la mejor si vendieron algunos libros, lo que demostró, a su percepción, los morelenses no utilizaron el confinamiento para leer, para adentrarse a diferentes historias, como se esperaría sería. Esta situación provocó consideraran en algún momento cerrar de manera definitiva, en especial al requerir pagar la renta y los servicios del local, “son los que a veces te ponen en duda de si cerrar o no”.

La Asociación de Librerías de México (Almac) reportó que las ventas de libros han disminuido en un 80 por ciento, por lo que se considero probable que el 50 por ciento de las librerías no reabran tras la emergencia sanitaria.

Ante la epidemia mundial editoras independientes, distribuidores de libros y pequeñas librerías en Morelos, muchas de ellas independientes se han enfrentado a diversos y grandes retos, particularmente volver a posicionar los libros como un producto predilecto y necesario, no en un objeto que cause aburrimiento o rechazo, así como buscar ventas de estrategias a través de internet y de redes sociales.

Actualmente la venta en línea, como lo han aplicado diversas cadenas de librerías, sigue funcionando en la librería Ático; teniendo como una segunda opción de venta las caretas de protección hasta con diversas figuras y estampados, aprovechando la necesidad actual de la población, que es protegerse del nuevo virus que hasta la semana pasada registraba más de mil 200 decesos en Morelos y más de seis mil casos confirmados.

Además, al interior de su local cuentan con las medidas preventivas, como es la instalación de un tapete sanitizador y hasta una barra de protección en la caja; cada libro debe ser desinfectado entre clientes, al recibirlo Antonia y entregarlo de igual forma, el cual se da en una bolsa de plástico.

La comercialización de libros en México representa una facturación mayor a los 9 mil millones de pesos al año (más de 402 millones de dólares), según la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem).

Las medidas a aplicar en las librerías, según información de las autoridades de salud federales, se dividen en dos, una para clientes y otro para los trabajadores: los primeros deben portar cubrebocas, sino no podrán ingresar; deberán desinfectarse con gel antibacterial antes de entrar; guardar silencio y mantener sana distancia; ingresará una persona por familia; y procurar no pagar en efectivo.

Los trabajadores deberán portar cubrebocas y careta; usar guantes en caso de recibir efectivo; atender a una persona a la vez; desinfectarse las manos constantemente; limpiar constantemente zonas y objetos que estén en áreas comunes; no tener música al interior; y mantener los libros en zonas limpias.

Antonia cuenta que la pandemia vino a perjudicar las bajas ventas que de por si ya se venían acarreando por el uso de las nuevas tecnologías y el fácil acceso hasta con menor costo –en ocasiones- de los libros; no obstante, reconoció una librería te da más conocimientos, el leer un libro te ayuda mucho a fomentar y fortalecer la imaginación.

“Todavía hay personas que leen libros, aquí lo que ha fallado, lo que vino a perjudicar realmente son las redes sociales, el internet y todo eso; los mexicanos somos flojos y luego con el internet nos hacemos más flojos porque ya no hay bibliotecas y las librerías son pocas, todo lo buscan por internet, se les hace más fácil y los libros los hacen a un lado; para mí esto esta mal porque un libro tiene más información, el internet te distrae mucho”.

Las ventas de la librería Ático bajaron hasta en un 80 por ciento, hoy no se han podido estabilizar al ser su temporada más fuerte el regreso a clases y en especial la venta de libros a alumnos de instituciones privadas, con la nueva modalidad de Aprende en Casa los morelenses no compran libros, no buscan adquirir nuevos libros, al contrario, buscan ahorrar.

“Nos afecta de manera significa la nueva modalidad escolar porque la venta de libros ya no es la misma que antes se daba por las escuelas particulares, ya no se venden. Nuestra temporada buena es el ingreso a las escuelas, aquí se venden los libros de texto y en lo que resta del año la literatura en general”.

Librería Ático vende además de libros de texto e interés general, guías de estudio, “esperamos que para Enero se puedan recuperar las ventas, lo pasado ya no se recuperara pero si empezar con buenas ventas el próximo año y que todo vuelva a la normalidad, ese es nuestro deseo”.

Librería Ático se encuentra en calle Ignacio L. Rayón, número 26 en Cuernavaca, Morelos en un horario al público de 8 a 19 horas. Cuentan con diferentes promociones, aquí encontrarás ese libro y lectura que tanto has buscado, a bajo costo y fácil acceso, “si no lo tenemos, hacemos lo posible por conseguirlo”.

La pandemia de Covid-19 se podría creer incrementaría la compra de libros para pasar el rato en confinamiento; pero este no fue el caso de acuerdo a la conocida Librería Ático ubicada en el corazón de Cuernavaca, la cual ha padecido la disminución hasta en un 80 por ciento de sus ventas y ha pérdido su mejor época del año que es el regreso a clases.

Tras siete meses de confinamiento a causa del Covid-19, la gran mayoría de los negocios en Morelos han reabierto sus puertas, aunque las librerías aún no ven claridad en esta nueva normalidad mexicana, pues aún están en espera de poder estabilizar sus ventas y en ocasiones hasta han pensado en cerrar, lo que dejaría un vacío cultural y económico difícil de llenar.

En la capital del Estado existen cerca de 25 librerías de acuerdo a información del Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), una de ellas es la Librería Ático, una de las más antiguas en la ciudad, se ubica actualmente en calle Ignacio L. Rayón número 26, y tiene consigo la historia no solo de los libros que vende sino también de la misma entidad morelense.

Antonia, quien desde hace cuatro años es encargada de la librería, indicó que como muchos negocios tuvieron que bajar sus cortinas durante dos meses y medio, lapso de tiempo donde requirieron aferrarse al uso de redes sociales para ofertar y vender sus productos en línea, los clientes tienen la posibilidad de pedir los productos por este medio, mismos que les llegan a su hogar.

La aceptación, señaló, si bien no fue la mejor si vendieron algunos libros, lo que demostró, a su percepción, los morelenses no utilizaron el confinamiento para leer, para adentrarse a diferentes historias, como se esperaría sería. Esta situación provocó consideraran en algún momento cerrar de manera definitiva, en especial al requerir pagar la renta y los servicios del local, “son los que a veces te ponen en duda de si cerrar o no”.

La Asociación de Librerías de México (Almac) reportó que las ventas de libros han disminuido en un 80 por ciento, por lo que se considero probable que el 50 por ciento de las librerías no reabran tras la emergencia sanitaria.

Ante la epidemia mundial editoras independientes, distribuidores de libros y pequeñas librerías en Morelos, muchas de ellas independientes se han enfrentado a diversos y grandes retos, particularmente volver a posicionar los libros como un producto predilecto y necesario, no en un objeto que cause aburrimiento o rechazo, así como buscar ventas de estrategias a través de internet y de redes sociales.

Actualmente la venta en línea, como lo han aplicado diversas cadenas de librerías, sigue funcionando en la librería Ático; teniendo como una segunda opción de venta las caretas de protección hasta con diversas figuras y estampados, aprovechando la necesidad actual de la población, que es protegerse del nuevo virus que hasta la semana pasada registraba más de mil 200 decesos en Morelos y más de seis mil casos confirmados.

Además, al interior de su local cuentan con las medidas preventivas, como es la instalación de un tapete sanitizador y hasta una barra de protección en la caja; cada libro debe ser desinfectado entre clientes, al recibirlo Antonia y entregarlo de igual forma, el cual se da en una bolsa de plástico.

La comercialización de libros en México representa una facturación mayor a los 9 mil millones de pesos al año (más de 402 millones de dólares), según la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem).

Las medidas a aplicar en las librerías, según información de las autoridades de salud federales, se dividen en dos, una para clientes y otro para los trabajadores: los primeros deben portar cubrebocas, sino no podrán ingresar; deberán desinfectarse con gel antibacterial antes de entrar; guardar silencio y mantener sana distancia; ingresará una persona por familia; y procurar no pagar en efectivo.

Los trabajadores deberán portar cubrebocas y careta; usar guantes en caso de recibir efectivo; atender a una persona a la vez; desinfectarse las manos constantemente; limpiar constantemente zonas y objetos que estén en áreas comunes; no tener música al interior; y mantener los libros en zonas limpias.

Antonia cuenta que la pandemia vino a perjudicar las bajas ventas que de por si ya se venían acarreando por el uso de las nuevas tecnologías y el fácil acceso hasta con menor costo –en ocasiones- de los libros; no obstante, reconoció una librería te da más conocimientos, el leer un libro te ayuda mucho a fomentar y fortalecer la imaginación.

“Todavía hay personas que leen libros, aquí lo que ha fallado, lo que vino a perjudicar realmente son las redes sociales, el internet y todo eso; los mexicanos somos flojos y luego con el internet nos hacemos más flojos porque ya no hay bibliotecas y las librerías son pocas, todo lo buscan por internet, se les hace más fácil y los libros los hacen a un lado; para mí esto esta mal porque un libro tiene más información, el internet te distrae mucho”.

Las ventas de la librería Ático bajaron hasta en un 80 por ciento, hoy no se han podido estabilizar al ser su temporada más fuerte el regreso a clases y en especial la venta de libros a alumnos de instituciones privadas, con la nueva modalidad de Aprende en Casa los morelenses no compran libros, no buscan adquirir nuevos libros, al contrario, buscan ahorrar.

“Nos afecta de manera significa la nueva modalidad escolar porque la venta de libros ya no es la misma que antes se daba por las escuelas particulares, ya no se venden. Nuestra temporada buena es el ingreso a las escuelas, aquí se venden los libros de texto y en lo que resta del año la literatura en general”.

Librería Ático vende además de libros de texto e interés general, guías de estudio, “esperamos que para Enero se puedan recuperar las ventas, lo pasado ya no se recuperara pero si empezar con buenas ventas el próximo año y que todo vuelva a la normalidad, ese es nuestro deseo”.

Librería Ático se encuentra en calle Ignacio L. Rayón, número 26 en Cuernavaca, Morelos en un horario al público de 8 a 19 horas. Cuentan con diferentes promociones, aquí encontrarás ese libro y lectura que tanto has buscado, a bajo costo y fácil acceso, “si no lo tenemos, hacemos lo posible por conseguirlo”.

Local

Cumbias, OV7 y hasta las mamás acompañan a los "millennials"

Las largas filas para recibir dosis de Astrazeneca en Cuernavaca se formaron con personas de 30 a 39 años, pero también con personas mayores que les reservaban sus lugares

Local

Mando Coordinado no está funcionando: José Luis Urióstegui

El alcalde electo de Cuernavaca reiteró que la ciudad debe asumir el mando de la policía y generar más políticas de prevención en lugar de reacción

Local

Alarmante aumento del dengue en el estado; se duplican contagios

El estado es el que mayor índice de contagios de la enfermedad transmitida por mosquitos registra en el país

Doble Vía

[Mundo Geek] Chihiro: veinte años de aventura

La cinta dirigida por Hayao Miyazaki fue galardonada con un Óscar en 2002 como Mejor Película Animada

Local

La desigualdad salarial persiste en el trabajo doméstico

La cifra de personas dedicadas a esta labor disminuyó durante el primer trimestre del año en Morelos: ENOE

Local

No se anticipará la vacunación de estudiantes universitarios

Debido a que el plan de inmunización se traza desde el Gobierno federal no sería posible adelantar la aplicación de la vacuna

Local

Segundo día de vacunación en Cuautla registra baja asistencia

Para La Heroica se destinaron alrededor de 27 mil dosis del laboratorio AstraZeneca

Seguridad

Ayuntamiento de Cuautla incumple orden de la SCJN

El abogado Rubén Morales Labariega afirma que no ha acatado el plan de restauración forestal en la colonia Emiliano Zapata

Local

La revocación de mandato es uno de los pendientes para la LIV Legislatura

En Morelos no se han logrado los acuerdos para concretar la armonización de la reforma constitucional