imagotipo

Somete a los niños la fiebre “spinner”

  • Aurelia Torres
  • en Local

Mariana tiene 12 años y nunca ha jugado con un “spinner”, pero ansía probarlo porque ve a sus compañeros usarlo; sin embargo, los artefactos cuestan hasta 250 pesos.

En los últimos meses es muy usual ver a niñas, niños, jóvenes e incluso adultos, que portan un pequeño objeto con una base giratoria.

Ya hasta han creado competencias y muchos trucos con él; a algunos les es muy atractivo, pero para otras personas resulta insignificante y “sin chiste”.

De acuerdo con los dichos populares, el “spinner” es un juguete antiestrés, hecho de plástico, acero u otros materiales.

Mariana Gómez Valencia vive en Jiutepec y contó que en las últimas semanas ha insistido a su mamá para que le compre uno.

No obstante, su madre, Tricia Valencia considera que no es una buena inversión y que sólo es un artefacto de moda, además de que su precio es muy alto.

ω ¿Cuánto cuesta un “spinner”?

Debido a su popularidad, es posible encontrar los “spinners” en cualquier tienda de regalos, tecnología o supermercados.

Los hay de todos colores; de plástico y de metal; algunos tienen luces LED para hacerlos más atractivos.

Los precios van desde 60 hasta 250 pesos, según el tamaño y el material, ya que algunos son alusivos a personajes famosos, como súperhéroes.

Existe, sin embargo, un modelo de “spinner” que podría resultar muy peligroso para los menores de edad. Está hecho de aluminio y sus extremos parecen aspas que podrían herir o cortar la piel si no se tiene cuidado.

Los vendedores refirieron que son ideales para aquellas personas ansiosas e incluso los recomiendan para los niños menores de ocho años que comienzan a desarrollar la escritura, ya que les sirve como ejercicio para sus dedos.

ω ¿Qué dicen los profesionales?

La psicóloga Esperanza Martínez Brito explicó que en el campo en el que se desarrolla profesionalmente, los “spinners” son útiles para los niños con déficit de atención e hiperactividad.

Dijo que le permiten hacer la distinción entre el juego y la atención, y es un método para que los pequeños aprendan y jueguen a la vez con base en retos.

Aseguró que el objeto fue creado por una madre estadunidense que tiene una hija con déficit de atención y complicaciones cognoscitivas.

La mujer creó un método para que su hija pudiera desarrollar una actividad que la mantuviera entretenida.

Por su parte, el psicólogo Mario Alberto Pérez dijo que se trata de una moda, que son actividades o conductas que copian unas personas de otras.

Lo denominó como una “moda social” y expuso que hoy en día las redes sociales y la mercadotecnia crean en las personas “deseos que no necesitan” y es por eso que se propaga entre los grupos sociales.

En la Internet han surgido diferentes posturas respecto a estos artefactos. Algunas personas han denunciado lo peligroso que puede resultar un “spinner” para los menores de cinco años, quienes pueden tragar las pequeñas piezas o incluso lesionar sus dedos si no lo usan correctamente.

Los adultos explicaron que “es adictivo”: Miguel Rojas, de 25 años, puntualizó que tuvo la oportunidad de adquirir uno que le costó 120 pesos y ahora se considera un “adicto”, ya que ha desarrollado habilidades e incluso participa en retos.