imagotipo

Siguen en la escuela, pese a haber perdido a sus madres

  • Israel Mariano
  • en Local

Son hijos e hijas de madres que murieron de cáncer -de mama o cérvicouterino- o de un infarto. Tienen diferentes edades y en distintos momentos y por muchas circunstancias se les vino la tragedia encima al perder a la jefa de su familia.

En Morelos ya son mil tres niños, de 545 mujeres que han fallecido, que por ahora disfrutan de la pensión de orfandad.

Desde marzo de 2013 comenzó a llegar este beneficio. Actualmente hay 182 mil mujeres que ya solicitaron este apoyo, pues en caso de llegar a faltar, sus hijos recibirán una pensión hasta que cumplan 24 años.

Esas féminas morelenses tenían edades que iban desde los 25 hasta los 35 años de edad.

A Catarina Ruiz Ramírez se le nublan los ojos cuando se le pregunta por su hija. Como abuela, tuvo que hacerse cargo de sus dos nietas y a pesar de que han pasado tres años desde entonces, “el dolor sigue, no se olvida”.

Reconoció que la pensión que recibe de la Sedesol ha servido porque su nieta, la mayor, está por ingresar a la universidad gracias a esa ayuda.

“Mi otra nieta, la más chica, estudia karate y la preparatoria, espero en vida ver a mis nietas como profesionistas”, contó y de pronto las lágrimas se hicieron presentes. 

Josefina Ríos es otra abuela que está al pendientes de sus nietos: una niña de 12 y un varón de cuatro. Su hija murió de cáncer. Ella es la tutora y aunque no escucha bien por la edad, dijo que el recurso le sirve de mucho porque por ahora no tienen otro ingreso.

Rosita, que ha estado a un lado de su abuela, indicó que el apoyo de Sedesol le sirve porque ya está en primero de secundaria y quiere estudiar medicina. Las materias de ciencias y corte y confección son las que más prefiere.

No quiere recordar lo de su mamá y se esconde en busca de la protección del brazo de su abuela.

Jesús Peñaloza perdió a su compañera Delia, con quien procreó dos niñas, una que actualmente tiene 18 y otra de 12. “Luchó contra el cáncer cervicouterino. Fue un desgaste física y emocionalmente. Se pagaron muchos tratamientos, radioterapias, quimioterapias, fue complicada esta situación en la familia. Desafortunadamente el cáncer era muy agresivo y aunque se hizo todo lo humanamente posible, falleció hace tres meses”, narró.

El delegado de la Sedesol, Jorge Meade, encabezó la entrega de recursos a 64 familias de Temixco y Xochitepec beneficiarias del Seguro de vida para Jefas de Familia. Recordó a los padres y tutores que para que los menores reciban la pensión hasta 24 años de edad, el recurso tiene que ser invertido en educación y alimentación.