/ sábado 20 de febrero de 2021

Samir no acaba de irse

A dos años de su asesinato, miles de morelenses y Temoac, su pueblo, lo recuerdan y mantienen sus ideales

Samir y Jorge tenían varios planes para el 20 de febrero. Aquel martes, como cada tarde, se reunieron en la ayudantía de Amilcingo y hablaron de lo que había pasado por la mañana y de lo que esperaban que ocurriera al día siguiente. Sólo unas horas antes, ambos habían estado presentes en la asamblea que el delegado del gobierno federal en Morelos, Hugo Eric Flores Cervantes, encabezó en el pueblo vecino de Jonacatepec para enumerar las bondades que generaría echar a andar la planta termoeléctrica de Huexca, construida por la Comisión Federal de Electricidad como parte de un megaproyecto de desarrollo industrial en la región Oriente del estado, el Proyecto Integral Morelos (PIM). Samir fue a contradecirlo y al día siguiente quería repetir la hazaña.

“Samir se iba a ir a Hueyapan con Jaime y Juvenal y yo me iba a ir a Ayala, donde había una rueda de prensa”, recuerda Jorge Velázquez Escalvazeta, su gran amigo, quien estuvo con él antes de irse a dormir.

“Él se quedó, porque su esposa, que está en la brigada de salud, todavía tenía un paciente”. Fue la última vez que lo vio. No estaba triste, su rostro no escondía ninguna premonición. Y así se fue a dormir.

Pero las cosas no salieron como habían pensado: a la mañana siguiente, antes de que saliera el sol, el grito de un hombre desde la entrada de su casa hizo que Samir se encontrara con la muerte. Era muy temprano, pero el activista ya estaba despierto. Había madrugado para llevar a su hermano a la terminal de autobuses de Cuautla, rumbo a su trabajo. Antes de volver a levantarse para ir a conducir el noticiario matutino de la radio comunitaria de su pueblo, Samir se había vuelto a acostar.

“Samir nunca fue grosero, siempre fue muy respetuoso con todas las personas, y siempre muy atento”, ha relatado Jorge, actual vocero del movimiento Amilcingo en resistencia, que, a dos años de aquel asesinato, sigue reclamando justicia a la Fiscalía General del Estado de Morelos, un reclamo cuya intensidad aumentó en septiembre pasado, cuando el gobernador Cuauhtémoc Blanco declaró públicamente que el fiscal Uriel Carmona sabe quién mató a Samir, “pero no quiere decirlo por miedo”. El colectivo se encolerizó.

Jorge quisiera saber quién fue. La mañana del 20 de febrero, luego de que el cuerpo de Samir fuera trasladado al hospital general de Jonacatepec, Jorge dio vueltas y vueltas en el pueblo, buscando cualquier indicio de los homicidas. Afirma no haber encontrado nada.

Durante dos años, el reclamo de justicia se ha extendido no sólo por todo Amilcingo y las comunidades cercanas, sino que ha avanzado a otras zonas del país y ha llegado hasta su frontera, en las comunidades sureñas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que ha adoptado a Samir como símbolo de resistencia.

“Como en Emiliano Zapata Salazar, también es el caso del hermano y compañero Samir Flores Soberanes, a quien quisieron comprar, a quien quisieron rendir, a quien quisieron convencer de dejar sus ideales. Y él no se dejó, por eso lo asesinaron”, escribiría en abril de 2019 el Subcomandante del EZLN Moisés, en el centenario luctuoso de Zapata.

Samir y Jorge tenían varios planes para el 20 de febrero. Aquel martes, como cada tarde, se reunieron en la ayudantía de Amilcingo y hablaron de lo que había pasado por la mañana y de lo que esperaban que ocurriera al día siguiente. Sólo unas horas antes, ambos habían estado presentes en la asamblea que el delegado del gobierno federal en Morelos, Hugo Eric Flores Cervantes, encabezó en el pueblo vecino de Jonacatepec para enumerar las bondades que generaría echar a andar la planta termoeléctrica de Huexca, construida por la Comisión Federal de Electricidad como parte de un megaproyecto de desarrollo industrial en la región Oriente del estado, el Proyecto Integral Morelos (PIM). Samir fue a contradecirlo y al día siguiente quería repetir la hazaña.

“Samir se iba a ir a Hueyapan con Jaime y Juvenal y yo me iba a ir a Ayala, donde había una rueda de prensa”, recuerda Jorge Velázquez Escalvazeta, su gran amigo, quien estuvo con él antes de irse a dormir.

“Él se quedó, porque su esposa, que está en la brigada de salud, todavía tenía un paciente”. Fue la última vez que lo vio. No estaba triste, su rostro no escondía ninguna premonición. Y así se fue a dormir.

Pero las cosas no salieron como habían pensado: a la mañana siguiente, antes de que saliera el sol, el grito de un hombre desde la entrada de su casa hizo que Samir se encontrara con la muerte. Era muy temprano, pero el activista ya estaba despierto. Había madrugado para llevar a su hermano a la terminal de autobuses de Cuautla, rumbo a su trabajo. Antes de volver a levantarse para ir a conducir el noticiario matutino de la radio comunitaria de su pueblo, Samir se había vuelto a acostar.

“Samir nunca fue grosero, siempre fue muy respetuoso con todas las personas, y siempre muy atento”, ha relatado Jorge, actual vocero del movimiento Amilcingo en resistencia, que, a dos años de aquel asesinato, sigue reclamando justicia a la Fiscalía General del Estado de Morelos, un reclamo cuya intensidad aumentó en septiembre pasado, cuando el gobernador Cuauhtémoc Blanco declaró públicamente que el fiscal Uriel Carmona sabe quién mató a Samir, “pero no quiere decirlo por miedo”. El colectivo se encolerizó.

Jorge quisiera saber quién fue. La mañana del 20 de febrero, luego de que el cuerpo de Samir fuera trasladado al hospital general de Jonacatepec, Jorge dio vueltas y vueltas en el pueblo, buscando cualquier indicio de los homicidas. Afirma no haber encontrado nada.

Durante dos años, el reclamo de justicia se ha extendido no sólo por todo Amilcingo y las comunidades cercanas, sino que ha avanzado a otras zonas del país y ha llegado hasta su frontera, en las comunidades sureñas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que ha adoptado a Samir como símbolo de resistencia.

“Como en Emiliano Zapata Salazar, también es el caso del hermano y compañero Samir Flores Soberanes, a quien quisieron comprar, a quien quisieron rendir, a quien quisieron convencer de dejar sus ideales. Y él no se dejó, por eso lo asesinaron”, escribiría en abril de 2019 el Subcomandante del EZLN Moisés, en el centenario luctuoso de Zapata.

Local

Autoridades de salud pide a alcaldes no politizar la vacunación

Hasta este corte el municipio de Jojutla se suma a los municipios con más de mil casos positivos, junto a Yautepec y Temixco

Local

Atora el Congreso leyes de ingresos

Prevén diputados darle salida hasta la próxima sesión, mientras municipios operan con recursos de 2020

Local

Muertes por Covid superan los números oficiales: edil

En Jojutla realizan un análisis del número de decesos en la Oficialía del Registro Civil en comparación con años anteriores

Local

[Nosotras] La 3 de 3 contra la violencia política

Una de las reformas más relevantes de protección para las mujeres tuvo más de 40 iniciativas y tardó 8 años

Local

Ofrece oxígeno la parroquia de Casasano

Pese a la falta de ingresos de la Iglesia, realiza todas las gestiones para apoyar a pacientes de Covid-19

Seguridad

Convocan a incorporarse a la policía de Cuautla

Uno de los objetivos el cubrir las vacantes por las bajas a causa de las jubilaciones y por no haber acreditado el examen de control y confianza

Local

Jesús Corona continuará en el Ayuntamiento de Cuautla

En 2017 se modificó la sentencia del TEEM para ajustar los lineamientos que deberán seguirse en materia de reelección para el proceso electoral

Seguridad

Capacitan a elementos de la SPC ante contingencias

El curso forma parte del programa permanente de actualización de los cuerpos de emergencia

Local

Atora el Congreso leyes de ingresos

Prevén diputados darle salida hasta la próxima sesión, mientras municipios operan con recursos de 2020