imagotipo

Rezago en el aretado del ganado bovino en Morelos

  • Angelina Albarrán
  • en Local

El aretado del Sistema Nacional de Identificación Individual de Ganado (SINIIGA) presenta un marcado rezago en el ganado vacuno en Morelos, reconoció Roberto Reza Quiroz, presidente de la Unión de Ganaderos en Tlaquiltenango y presidente del sistema producto bovino carne, quien dio a conocer que a partir del primero de diciembre será una obligación la identificación de los animales. De lo contario, no podrán ser movilizados.
A sólo tres días de que venza el plazo no se sabe de prórrogas, sino de obligaciones para que cada cabeza de ganado cuente con la identificación permanente que estableció el Gobierno federal a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) con el SINIIGA, a partir del primero de diciembre, aceptó Reza Quiroz.
En rueda de prensa, señaló que todo hato que se movilice en el país tendrá que llevar el “arete SINIIGA” o arete amarillo, como también se le conoce, el cual dará la seguridad para identificar al semoviente que sea transportado; sin esta cédula, tendrá que ser regresado a su lugar de origen, para que se lo pongan.
De lo contrario, si no obedece, si no está de acuerdo, el ganadero tendrá que ponerse a disposición de las autoridades para que cumpla esta norma, publicada en el Diario Oficial de la Federación.
En función de esto, hizo un exhorto a sus compañeros ganaderos a que partir del primero de diciembre pongan a sus reses la identificación, a fin de que puedan llevarlas al rastro o simplemente las muevan al potrero o pongan en venta. En este sentido, comentó que hasta el mes pasado se registraba un avance del 43 por ciento, por lo que hay bastante rezago en este rubro, aceptó.
Reza Quiroz advirtió que los productores pecuarios que quieran vender una res sin arete, no podrán; si se les accidenta una res, se verán impedidos a llevarla al rastro, ya que es una obligación la identificación en las ventanillas de la Sagarpa.
“Nosotros como asociaciones y el Gobierno del estado promovemos con todas las autoridades sanitarias; estamos involucrados para que el ganando ya esté identificado. Es necesario también cuando hay las campañas de brucelosis y tuberculosis; no se puede muestrear ese ganado porque ¿qué le pones a la muestra? Se le pone el número de arete. Entonces al momento de no tener un arete ¿cómo vas a identificar a ese ganado?”.
Asimismo, planteó que la identificación del ganado será una estrategia para abatir también el abigeo, ya que el hato que no esté identificado podría ser de dudosa procedencia: “Si trae ese arete y no acreditas la propiedad, ese arete trae un código de barras que dice de dónde es; ya sea de Sonora, Chiapas o Veracruz o de Morelos, o de una colonia o de una ranchería, ese arete lo identifica de dónde viene”.
Reconoció que el ganadero tiene que erogar 40 pesos por cabeza de ganado, ya que el arete cuesta 30 pesos y ponerlo 10 pesos más, con excepción de quienes están inscritos en el Programa de Producción Pecuaria Sustentable y Ordenamiento Ganadero y Apícola (PROGAN), por lo que sólo les costará a quienes no están en dicho programa de la Sagarpa.