/ sábado 11 de diciembre de 2021

Regreso a clases con temor a los contagios del coronavirus

El programa piloto del retorno a las aulas ha evolucionado con un número cada vez mayor de padres que envían a sus hijos a los planteles

A tres meses de que las escuelas de Morelos volvieran a recibir alumnos en sus salones, el programa piloto del regreso a clases presenciales ha evolucionado con un número cada vez mayor de padres que envían a sus hijos a los planteles educativos, pero, adentro, el temor no ha desaparecido.

Mientras que los casos positivos de Covid-19 han ido en aumento, las instituciones de nivel básico intentan evadir los contagios cumpliendo con todas las medidas sanitarias, a fuerza de prueba y error.

Días después del regreso a clases, la primaria Narciso Mendoza, con una historia de 68 años y cuya directora presume ser la más grande de Morelos, tuvo que suspender sus actividades durante dos semanas luego de que los padres se alzaran en alerta por el reporte de un caso positivo.

En la primaria, ubicada en Cuautla, la Covid-19 ya había cobrado la vida de su exdirector, Miguel Melchor Garduño, así que la reacción de padres y madres no fue subestimada. Una vez que las clases volvieron a reanudarse, maestros y padres se comprometieron a cumplir con el protocolo de los tres filtros sanitarios: el primero en casa, el segundo en la entrada de la escuela y el tercero en la puerta del salón de clases.

“La cultura de la limpieza es muy importante. La higiene. Y esto nos ha permitido tener un regreso seguro. Afortunadamente hemos avanzado muy bien, no hemos tenido ningún problema. Contamos con los insumos suficientes para poder enfrentarnos (a la pandemia) y seguir llevando a cabo nuestras actividades”, dice Juan Garfias, director de la escuela.

Desde aquel caso no se ha presentado ningún otro en la escuela, presume. Dentro y fuera de los salones los niños y las niñas llevan siempre puesto el cubrebocas, aunque adoptar esta práctica no ha sido fácil para sus maestras.

“A veces es un poquito difícil el mantener la sana distancia porque, como son niños, quieren estar socializando. A veces se bajan el cubrebocas. Inclusive, hay ocasiones que no lo llegan a traer, pero aquí en la escuela se les proporciona”, cuenta la maestra Lucía Hernández, que atiende un grupo de primer grado.

Sin duda, ser padre y maestro no es sencillo. Y durante la pandemia lo ha sido menos: en esta fase, los docentes no sólo tienen que cumplir con el trabajo que se desarrolla en las aulas, sino continuar con la modalidad a distancia con los padres de familia que se han negado a enviar a sus hijos a los planteles. Además, el confinamiento no hizo sino eliminar las barreras de comunicación entre unos y otros, lo que, para ellos, se ha traducido en celulares que no dejan de recibir mensajes, incluso si es en la madrugada.

“Como mantenemos ese contacto con los papás, a veces hasta las 12 o una de la mañana te llegan a enviar mensajes. Son papás que salen de trabajar tarde, que te envían algún pendiente que tengan, las evidencias en sábado o domingo, así que esto no termina ni en la casa”.

A directivos y docentes no les queda de otra que cumplir con el mandato. Desde el gobierno federal, la Secretaría de Educación Pública ha exhortado a los padres de familia a no preocuparse por la nueva variante Ómicron, previendo que las clases presenciales continúen durante diciembre y enero de 2022.

Quienes ya readoptaron la costumbre de llevar y recoger a sus hijos a las escuelas, ciertamente, están dispuestos a seguir haciéndolo. “Al principio no lo sentí muy seguro, por todo lo que se está viendo en esta situación, pero ahorita se han estado tomando las medidas. Los niños corren el riesgo, lo mismo que nosotros, pero tomando las medidas adecuadas puede ser seguro”, dice Matilde Juárez, madre de familia cuautlense, cuyo hijo, estudiante de sexto grado, sale de casa cada mañana con cubrebocas, una botella de gel antibacterial y una solución desinfectante.

Por su parte, los maestros confían en que, de la mano de las autoridades educativas y sanitarias, las clases presenciales puedan continuar con el riesgo mínimo de contagio tanto para los alumnos como para ellos.

“Tendremos que hacerlo, porque el coronavirus llegó para quedarse y con él vamos a vivir durante un buen tiempo. Esto no termina. Tenemos que seguir con los cuidados y enfrentarnos con decisión y profesionalismo, sin perder de vista los protocolos de salud”, concluye el director de la Narciso Mendoza.

Docentes, en constante riesgo por las clases presenciales

De acuerdo con la Secretaría de Salud del gobierno estatal, desde el inicio de la pandemia se han registrado 661 casos positivos de Covid-19 en el sector educativo de Morelos. Aunque la mayoría corresponde a contagios presentados en alumnos, 184 son contagios que se presentaron en docentes. Los maestros no son ajenos al riesgo que enfrentan todos los días al frente de sus alumnos, pero la vocación ha podido más que el miedo.

“Estamos siempre con esa incertidumbre, tratando de citar a los grupos en partes, en mi caso con mitades y mitades para que el aula no se sature. Además, no tenemos aire acondicionado y todo lo que tendría que ser”, explica la maestra Lucía Hernández, que atiende un grupo de primer grado.

Además de ser maestra también es madre de familia. Si tuviera que elegir entre continuar con clases presenciales el próximo año o volver a la modalidad a distancia, elegiría lo primero, incluso cuando ello representa mayor esfuerzo de su parte.

Además de ser maestra también es madre de familia. Si tuviera que elegir entre continuar con clases presenciales el próximo año o volver a la modalidad a distancia, elegiría lo primero, incluso cuando ello representa mayor esfuerzo de su parte.

“Como madre de familia, me detendría a ver qué es lo que pasa. Si autorizan la vacuna para los niños, si la liberan para ellos. Yo diría que no, pero ya depende de cada padre”, opina.


➡️ Recibe GRATIS la información relevante en tu correo a través de nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro canal de YouTube




A tres meses de que las escuelas de Morelos volvieran a recibir alumnos en sus salones, el programa piloto del regreso a clases presenciales ha evolucionado con un número cada vez mayor de padres que envían a sus hijos a los planteles educativos, pero, adentro, el temor no ha desaparecido.

Mientras que los casos positivos de Covid-19 han ido en aumento, las instituciones de nivel básico intentan evadir los contagios cumpliendo con todas las medidas sanitarias, a fuerza de prueba y error.

Días después del regreso a clases, la primaria Narciso Mendoza, con una historia de 68 años y cuya directora presume ser la más grande de Morelos, tuvo que suspender sus actividades durante dos semanas luego de que los padres se alzaran en alerta por el reporte de un caso positivo.

En la primaria, ubicada en Cuautla, la Covid-19 ya había cobrado la vida de su exdirector, Miguel Melchor Garduño, así que la reacción de padres y madres no fue subestimada. Una vez que las clases volvieron a reanudarse, maestros y padres se comprometieron a cumplir con el protocolo de los tres filtros sanitarios: el primero en casa, el segundo en la entrada de la escuela y el tercero en la puerta del salón de clases.

“La cultura de la limpieza es muy importante. La higiene. Y esto nos ha permitido tener un regreso seguro. Afortunadamente hemos avanzado muy bien, no hemos tenido ningún problema. Contamos con los insumos suficientes para poder enfrentarnos (a la pandemia) y seguir llevando a cabo nuestras actividades”, dice Juan Garfias, director de la escuela.

Desde aquel caso no se ha presentado ningún otro en la escuela, presume. Dentro y fuera de los salones los niños y las niñas llevan siempre puesto el cubrebocas, aunque adoptar esta práctica no ha sido fácil para sus maestras.

“A veces es un poquito difícil el mantener la sana distancia porque, como son niños, quieren estar socializando. A veces se bajan el cubrebocas. Inclusive, hay ocasiones que no lo llegan a traer, pero aquí en la escuela se les proporciona”, cuenta la maestra Lucía Hernández, que atiende un grupo de primer grado.

Sin duda, ser padre y maestro no es sencillo. Y durante la pandemia lo ha sido menos: en esta fase, los docentes no sólo tienen que cumplir con el trabajo que se desarrolla en las aulas, sino continuar con la modalidad a distancia con los padres de familia que se han negado a enviar a sus hijos a los planteles. Además, el confinamiento no hizo sino eliminar las barreras de comunicación entre unos y otros, lo que, para ellos, se ha traducido en celulares que no dejan de recibir mensajes, incluso si es en la madrugada.

“Como mantenemos ese contacto con los papás, a veces hasta las 12 o una de la mañana te llegan a enviar mensajes. Son papás que salen de trabajar tarde, que te envían algún pendiente que tengan, las evidencias en sábado o domingo, así que esto no termina ni en la casa”.

A directivos y docentes no les queda de otra que cumplir con el mandato. Desde el gobierno federal, la Secretaría de Educación Pública ha exhortado a los padres de familia a no preocuparse por la nueva variante Ómicron, previendo que las clases presenciales continúen durante diciembre y enero de 2022.

Quienes ya readoptaron la costumbre de llevar y recoger a sus hijos a las escuelas, ciertamente, están dispuestos a seguir haciéndolo. “Al principio no lo sentí muy seguro, por todo lo que se está viendo en esta situación, pero ahorita se han estado tomando las medidas. Los niños corren el riesgo, lo mismo que nosotros, pero tomando las medidas adecuadas puede ser seguro”, dice Matilde Juárez, madre de familia cuautlense, cuyo hijo, estudiante de sexto grado, sale de casa cada mañana con cubrebocas, una botella de gel antibacterial y una solución desinfectante.

Por su parte, los maestros confían en que, de la mano de las autoridades educativas y sanitarias, las clases presenciales puedan continuar con el riesgo mínimo de contagio tanto para los alumnos como para ellos.

“Tendremos que hacerlo, porque el coronavirus llegó para quedarse y con él vamos a vivir durante un buen tiempo. Esto no termina. Tenemos que seguir con los cuidados y enfrentarnos con decisión y profesionalismo, sin perder de vista los protocolos de salud”, concluye el director de la Narciso Mendoza.

Docentes, en constante riesgo por las clases presenciales

De acuerdo con la Secretaría de Salud del gobierno estatal, desde el inicio de la pandemia se han registrado 661 casos positivos de Covid-19 en el sector educativo de Morelos. Aunque la mayoría corresponde a contagios presentados en alumnos, 184 son contagios que se presentaron en docentes. Los maestros no son ajenos al riesgo que enfrentan todos los días al frente de sus alumnos, pero la vocación ha podido más que el miedo.

“Estamos siempre con esa incertidumbre, tratando de citar a los grupos en partes, en mi caso con mitades y mitades para que el aula no se sature. Además, no tenemos aire acondicionado y todo lo que tendría que ser”, explica la maestra Lucía Hernández, que atiende un grupo de primer grado.

Además de ser maestra también es madre de familia. Si tuviera que elegir entre continuar con clases presenciales el próximo año o volver a la modalidad a distancia, elegiría lo primero, incluso cuando ello representa mayor esfuerzo de su parte.

Además de ser maestra también es madre de familia. Si tuviera que elegir entre continuar con clases presenciales el próximo año o volver a la modalidad a distancia, elegiría lo primero, incluso cuando ello representa mayor esfuerzo de su parte.

“Como madre de familia, me detendría a ver qué es lo que pasa. Si autorizan la vacuna para los niños, si la liberan para ellos. Yo diría que no, pero ya depende de cada padre”, opina.


➡️ Recibe GRATIS la información relevante en tu correo a través de nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro canal de YouTube




Local

Defensores de los animales marchan en Temixco

Araceli Redondo representante del grupo Conciencia Animal, señaló que México es el tercer lugar a nivel mundial en maltrato animal

Local

IMIPE pide dinero para sueldos de comisionados 

Marco Alvear acudió al Congreso a entregar su primer informe de actividades del IMIPE y puso énfasis en la falta de recursos

Finanzas

En 140 pesos venden el kilo de aguacate en el mercado Adolfo López Mateos

Locatarios aseguran que en esta temporada su precio incrementa debido a la escasez del producto

Local

La oficina que dicta la pauta gubernamental

En 2021 la Oficina de la Gubernatura recibió más de 14 mdp, recurso que totalmente destinó al gasto corriente

Sociedad

Estudian la prepa con muebles obsoletos

Solicita la SEP a Hacienda 72 mdp para equipar los 42 planteles de la Dirección General del Bachillerato (DGB)

Local

Deuda pública incrementó con Cuauhtémoc Blanco

La extitular de Hacienda, Mónica Boggio, dijo que el gobierno ejerció en 2021 más de 10 mil mdp adicionales

Doble Vía

Un lugar para los amantes de la naturaleza

El Parque de los Venados se ha convertido en un destino obligado para quienes gustan de disfrutar de la tranquilidad

Local

Profesores contra estudiantes, cuando los problemas derivan en violencia

Estos actos han surgido en Morelos, un joven apuntó con un arma al docente tras una discusión o el maestro que fue agredido a balazos tras salir de una plaza pública

Doble Vía

Barbacoa de Huitzilac: Gastronomía ancestral

¡Vamos por un taquito de barbacoa a Huitzilac! En este municipio al norte de Morelos la naturaleza, el clima agradable y su comida atrapan a los visitantes