imagotipo

Prefiere las matemáticas a la política

  • Mónica González
  • en Local

“Yo prefiero las matemáticas que la política”, aseguró Ana Paola Romero, de 11 años de edad, quien ganó el primer lugar en la Primera Olimpiada Mexicana de Matemáticas de Educación Básica, en la cual participaron 22 estados del país.

Ahora es preseleccionada para competir en el evento internacional que se desarrollará en Rumania, en 2018.

A su corta edad y orgullosa de representar a Morelos, ayer Ana Paola recibió la medalla de oro en su categoría por este importante mérito.

En el día del padre y acompañada de su papá, quien no cabía de gusto por este importante reconocimiento, Ana Paola aseguró que lo que más le gustó de esta olimpiada fue competir y, obvio, ganar.

“Sí es cierto que las matemáticas son difíciles, pero para eso son los entrenamientos, aunque lo más complicado es quedarse mucho tiempo en ellos y recordar todo lo que me enseñan”, dijo.

Ana Paola era una del grupo de los nueve niños que conformaron la delegación Morelos. Todos fueron vestidos con una playera amarilla y ella con una diadema en su cabello 

Su familia le regaló un globo que mostraba con orgullo por el logro conseguido. Sus padres y hermanos no dejaban de abrazarla y sentirse orgullosos de ella. Sólo 11 años de edad y ya es una niña de oro.

Todavía no sabe qué quiere ser de grande, aunque no descarta que siga en el ámbito de las matemáticas.

Por ahora lo que más le preocupa es ir a Rumania el próximo año y representar a su estado.

Aunque será una competencia importante y difícil, como ella lo consideró, también refirió que lo mejor será ir a conocer ese país, hacer el examen y competir por Morelos.

Como niña de oro, Ana Paola dijo que todo lo que ha hecho ha valido la pena y el mérito se lo debe a sus padres y entrenadores.

“Mis papás también son los ganadores, porque gracias a su apoyo y a que me llevan a los entrenamientos he podido salir adelante”, expresó.

Sobre su futuro, aseveró que sus padres le han dicho y le han dado La libertad de que ella decida lo que más le convenga.

“Pero no, no me gusta la política”, manifestó tajante y agregó: “de la política sólo sé la influencia que me han dado mis padres, quienes dicen que hay cosas buenas y cosas malas que se tienen que cambiar, y yo creo lo mismo porque me han dado elementos para hacerlo”.

¿Y qué se debe cambiar?, se le preguntó. La corrupción, respondió inmediatamente.

Finalmente, a los niños les envió un mensaje: “Hagan lo que sea para ser mejores y lo que les guste y los haga felices… nada más”.

ω El mérito es sólo de ella, dice su mamá 

Anita Romero Ramírez es madre de Paola y ayer no cabía de gusto al tener una niña que vale oro.

“El proceso ha sido difícil, pero al verla recibir el aplauso y reconocimiento de todos, nos damos cuenta que todo ha valido la pena”.

Dijo que la preparación y el logro son sólo de ella, “porque nosotros ni siquiera sabíamos lo que era capaz de hacer y hasta dónde podía llegar. Fue esfuerzo de ella, sólo de ella”, reiteró.

Lo más complicado, reveló, fue trabajar durante los últimos meses, debido a que desde noviembre pasado practicaba los fines de semana en un horario de 9:00 a 19:00 horas.

¿Ya están listos para ir a Rumania?, se le preguntó:

“Primero tendrá que pasar por otro filtro en noviembre, a fin de que quede bien preparada y entonces ir a Rumania en 2018”.

La tarea no es fácil, agregó, pero si Ana Paola está dispuesta, como padres la apoyarán en todo, apuntó.

ω Constancia, base de los logros en esta olimpiada: entrenador

Ricardo Díaz Gutiérrez, entrenador del equipo de Morelos y delegado de la Olimpiada de Matemáticas, explicó que el proceso de preparación de los niños es largo y complicado, porque se trabaja mucho con constancia.

Desde noviembre del año pasado se han dedicado a prepararse para estar en la competencia y en la próxima justa, que se realizará en noviembre.

En esta Olimpiada Nacional de Matemáticas para Niños de Educación Básica participaron nueve niños de primaria y secundaria, de los cuales sólo seis son preseleccionados para competir y viajar a Rumania en 2018.

El entrenador reconoció que las matemáticas son muy difíciles de entender y prueba de ello es que el estado ha salido muy bajo en los niveles establecidos en la evaluación de PISA, donde se miden estos conocimientos.

Sin embargo, refirió que los profesores se han apoyado en la olimpiada, sobre todo en los cursos, para mejorar estos resultados en las escuelas públicas y privadas.