/ miércoles 19 de septiembre de 2018

Pérdidas millonarias por las inundaciones en la Zona Cero

En Tlaquiltenango limpiaron sus casas con recursos propios y salvaron algunas de sus pertenencias

El padrón de afectados llegó a 843 viviendas afectadas, en las 15 zonas donde reportaron afectaciones por inundaciones en la madrugada del lunes, informó el secretario municipal, Rafael Chavarría Bahena, quien además comunicó que brigadas de apoyo recorrieron las zonas afectadas con el apoyo del personal de Protección Civil y funcionarios municipales.

En un comunicado se precisa: “La colonia Emiliano Zapata fue la más afectada, con 450 viviendas inundadas; la mayoría de las pertenencias se perdieron al subir el nivel del agua hasta un metro, debido al desborde de uno de los cuatro apantles que cruzan el municipio”.

Además, hubo viviendas dañadas en las unidades habitacionales Los Arrozales, con 114 casas; Santa María Tlatenchi, con 100; La Buenos Aires de la misma colonia, con 40; la unidad habitacional El Higuerón, Las Cañas y San Jerónimo, con 20 viviendas en cada caso; El Doral, con 17; Los Manantiales II, con 15; el Fraccionamiento Reforma, con 12; Las Calaveras, con 10; la del Bosque y Panchimalco, con ocho en cada una; cinco en el callejón Universidad y cuatro en avenida Técnico Industrial.

También se registró un deslave en el cerro del Higuerón, a la altura de las colonias Pedro Amaro e Independencia; así como se desplomó una barda del rastro municipal, lo que provocó la caída de cerdos al río. También hubo inundación en el hospital Ernesto Meana San Román y el cierre de al menos cinco escuelas de los diferentes niveles, por considerar que estaban en riesgo de inundarse debido a que las calles de sus accesos estaban al tope de agua o estaba a ras de banqueta.

Rafael Chavarría Bahena señaló que si se hace una estimación de costos por daños directos, de acuerdo con los modelos matemáticos o los indicadores de cuantía de recursos, las pérdidas de bienes muebles podrían estar oscilando entre los 19.5 y 20 millones de pesos, debido a las pérdidas materiales de las 843 familias afectadas, pues se considera que cada familia perdió un aproximado de 23 mil 400 pesos, lo que incluye el valor de muebles y reparación de algunas partes dañadas.

Se registraron 843 viviendas afectadas por las inundaciones.

Chavarría Bahena dijo que el municipio tendrá que absorber la reparación de la barda del rastro municipal, independientemente de la rehabilitación de un tramo carretero entre las colonias Alta Vista y Pedro Amaro. También hubo pérdidas materiales de la Gasolinera y la barda de una familia en la colonia Santa María.

También se dio a conocer que en esta contingencia los elementos de Protección Civil, bomberos, funcionarios municipales, elementos del 18 batallón de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena), de la Policía Morelos, de la Cruz Roja y de Desarrollo Sustentable se abocaron de inmediato a prestar auxilio a las familias afectadas, por lo que extrajeron el agua de las viviendas por medio de motobombas y cubetas, además de que se hicieron trabajos de limpieza con máquinas retroexcavadoras y se aplicó rehabilitación de caminos y limpieza de calles en las bocas de tormenta y coladeras.

En Tlaquiltenango

En la colonia Palo Grande de Tlaquiltenango, el domingo por la madrugada las abundantes precipitaciones erosionaron el suelo y levantaron el drenaje, lo cual provocó que medio centenar de viviendas quedaran invadidas por el lodo y agua; sin embargo, por fin se restableció la comunicación con las vialidades.

Un grupo de vecinos que acudió a pedir apoyo a las autoridades municipales se llevó la sorpresa de encontrar el Ayuntamiento cerrado, por lo que recurrieron a los medios de comunicación para solicitar ayuda, pues varias calles quedaron destrozadas por el agua que corrió como río. A su paso, arrasó tres vehículos, uno de los cuales quedó sepultado entre el lodo. La gente quedó incomunicada, dijeron, mientras señalaban los daños en la red del drenaje.

Después del medio día, arribó una brigada de Protección Civil a apoyar a los damnificados, pero fue hasta las 19:00 horas que, con el apoyo del diputado Alfonso de Jesús Sotelo Martínez y del municipio, dispusieron de dos máquinas para atender la contingencia.

Llaman a la sociedad a realizar limpieza permanente de las calles y avenidas, así como evitar tirar basura, ya que de lo contrario serán sancionados, según Rafael Chavarría, secretario municipal.

El lunes quedaron incomunicados hasta altas horas de la noche, cuando removieron las piedras y el lodo, sacaron con muchas dificultades la unidad del servicio colectivo que quedó sepultada y rescataron a los vehículos que fueron arrojados a otro extremo.

La mayoría de familias pudieron con sus propios recursos retirar el lodo de sus viviendas, lavar sus muebles y rescatar algunas cosas, muchas de perdieron, pero seis familias prácticamente lo perdieron todo.

Las calles se convirtieron en barrancas que fueron erosionadas por las abundantes precipitaciones, pero los afectados trataron de reparar la calle Limoncillos removiendo con sus manos el material desprendido.

Dijeron que la tromba cayó a las 23:00 horas, dejó tres barrancas dañadas y arrastró todo lo que encontraron a su paso, por lo cual quedaron incomunicados. Hasta ayer, finalmente se abrió un camino, pero hay otras calles aun intransitables, por lo que piden el apoyo del Gobierno estatal o federal para que atienda la contingencia.

El padrón de afectados llegó a 843 viviendas afectadas, en las 15 zonas donde reportaron afectaciones por inundaciones en la madrugada del lunes, informó el secretario municipal, Rafael Chavarría Bahena, quien además comunicó que brigadas de apoyo recorrieron las zonas afectadas con el apoyo del personal de Protección Civil y funcionarios municipales.

En un comunicado se precisa: “La colonia Emiliano Zapata fue la más afectada, con 450 viviendas inundadas; la mayoría de las pertenencias se perdieron al subir el nivel del agua hasta un metro, debido al desborde de uno de los cuatro apantles que cruzan el municipio”.

Además, hubo viviendas dañadas en las unidades habitacionales Los Arrozales, con 114 casas; Santa María Tlatenchi, con 100; La Buenos Aires de la misma colonia, con 40; la unidad habitacional El Higuerón, Las Cañas y San Jerónimo, con 20 viviendas en cada caso; El Doral, con 17; Los Manantiales II, con 15; el Fraccionamiento Reforma, con 12; Las Calaveras, con 10; la del Bosque y Panchimalco, con ocho en cada una; cinco en el callejón Universidad y cuatro en avenida Técnico Industrial.

También se registró un deslave en el cerro del Higuerón, a la altura de las colonias Pedro Amaro e Independencia; así como se desplomó una barda del rastro municipal, lo que provocó la caída de cerdos al río. También hubo inundación en el hospital Ernesto Meana San Román y el cierre de al menos cinco escuelas de los diferentes niveles, por considerar que estaban en riesgo de inundarse debido a que las calles de sus accesos estaban al tope de agua o estaba a ras de banqueta.

Rafael Chavarría Bahena señaló que si se hace una estimación de costos por daños directos, de acuerdo con los modelos matemáticos o los indicadores de cuantía de recursos, las pérdidas de bienes muebles podrían estar oscilando entre los 19.5 y 20 millones de pesos, debido a las pérdidas materiales de las 843 familias afectadas, pues se considera que cada familia perdió un aproximado de 23 mil 400 pesos, lo que incluye el valor de muebles y reparación de algunas partes dañadas.

Se registraron 843 viviendas afectadas por las inundaciones.

Chavarría Bahena dijo que el municipio tendrá que absorber la reparación de la barda del rastro municipal, independientemente de la rehabilitación de un tramo carretero entre las colonias Alta Vista y Pedro Amaro. También hubo pérdidas materiales de la Gasolinera y la barda de una familia en la colonia Santa María.

También se dio a conocer que en esta contingencia los elementos de Protección Civil, bomberos, funcionarios municipales, elementos del 18 batallón de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena), de la Policía Morelos, de la Cruz Roja y de Desarrollo Sustentable se abocaron de inmediato a prestar auxilio a las familias afectadas, por lo que extrajeron el agua de las viviendas por medio de motobombas y cubetas, además de que se hicieron trabajos de limpieza con máquinas retroexcavadoras y se aplicó rehabilitación de caminos y limpieza de calles en las bocas de tormenta y coladeras.

En Tlaquiltenango

En la colonia Palo Grande de Tlaquiltenango, el domingo por la madrugada las abundantes precipitaciones erosionaron el suelo y levantaron el drenaje, lo cual provocó que medio centenar de viviendas quedaran invadidas por el lodo y agua; sin embargo, por fin se restableció la comunicación con las vialidades.

Un grupo de vecinos que acudió a pedir apoyo a las autoridades municipales se llevó la sorpresa de encontrar el Ayuntamiento cerrado, por lo que recurrieron a los medios de comunicación para solicitar ayuda, pues varias calles quedaron destrozadas por el agua que corrió como río. A su paso, arrasó tres vehículos, uno de los cuales quedó sepultado entre el lodo. La gente quedó incomunicada, dijeron, mientras señalaban los daños en la red del drenaje.

Después del medio día, arribó una brigada de Protección Civil a apoyar a los damnificados, pero fue hasta las 19:00 horas que, con el apoyo del diputado Alfonso de Jesús Sotelo Martínez y del municipio, dispusieron de dos máquinas para atender la contingencia.

Llaman a la sociedad a realizar limpieza permanente de las calles y avenidas, así como evitar tirar basura, ya que de lo contrario serán sancionados, según Rafael Chavarría, secretario municipal.

El lunes quedaron incomunicados hasta altas horas de la noche, cuando removieron las piedras y el lodo, sacaron con muchas dificultades la unidad del servicio colectivo que quedó sepultada y rescataron a los vehículos que fueron arrojados a otro extremo.

La mayoría de familias pudieron con sus propios recursos retirar el lodo de sus viviendas, lavar sus muebles y rescatar algunas cosas, muchas de perdieron, pero seis familias prácticamente lo perdieron todo.

Las calles se convirtieron en barrancas que fueron erosionadas por las abundantes precipitaciones, pero los afectados trataron de reparar la calle Limoncillos removiendo con sus manos el material desprendido.

Dijeron que la tromba cayó a las 23:00 horas, dejó tres barrancas dañadas y arrastró todo lo que encontraron a su paso, por lo cual quedaron incomunicados. Hasta ayer, finalmente se abrió un camino, pero hay otras calles aun intransitables, por lo que piden el apoyo del Gobierno estatal o federal para que atienda la contingencia.

Policiaca

Los acribillan en la autopista Acapulco-México

El vehículo con los dos cuerpos quedó detenido sobre el carril de alta velocidad

Local

La CDHM tendrá hoy un nuevo titular

La diputada Dalila Morales Sandoval, aseguró que se vislumbran dos nombres aunque nada es seguro todavía

Local

Imputan a extrabajadora del Congreso de Morelos

Informa Fiscalía Anticorrupción del avance en las pesquisas

Gossip

Greeicy espera conquistar a México con su música

La colombiana, ganadora del reality musical Mira quien baila, lanza su primer disco

Celebridades

Paul Giamatti va por la quinta temporada de Billions

El actor tiene pendiente el estreno de la película Jungle cruise protagonizada por Dwayne The Rock Johnson

Cultura

Ai Weiwei dirigirá la ópera Turandot en Roma

El artista y activista chino presentará esta obra de Puccini, con la batuta en la música del maestro argentino Alejo Pérez

Sociedad

Destaca EdoMex en salud visual

La dependencia del ISEM otorga más de 39 mil consultas anualmente

Futbol

Argentina mantiene el sueño en el Mundial femenil

Cuando todo parecía perdido, la albiceleste se recuperó de un marcador en contra

Aderezo

Tajine, delicias del Magreb

Conoce este platillo típico de países africanos, cuyo nombre también se emplea para las vasijas con las que se prepara