/ sábado 3 de octubre de 2020

[OCIO] Enrique Bunbury y su boda en Tepoztlán

En 2012, el cantautor español eligió este pueblo mágico para casarse con la fotógrafa Josefa Gómez

Hay quienes eligen Tepoztlán para vivir, pasar sus últimos días o dispersarse en el suelo en forma de cenizas, y hay quienes eligen este pueblo mágico para casarse.

En octubre de 2012, el cantautor español Enrique Bunbury y la fotógrafa “Jose Girl” (Josefa Gómez) contrajeron nupcias en el hotel “Posada del Tepozteco”, una antigua casona que ha tenido como huéspedes a artistas de la talla de Diego Rivera, Rufino Tamayo, Angelina Jolie y Antonio Banderas.

Se trató de una boda casi secreta, con una lista de apenas 50 invitados, de la que casi ningún medio se enteró, y los que sí fue en gran parte gracias al relato ofrecido días después por Román Navarrete, oficial del registro civil de Tepoztlán por aquella época, quien ofició la ceremonia y tuvo la oportunidad de tomarse algunas fotos con el cantante.

“Fueron muy amables, muy accesibles, Enrique pidió algo sencillo, que no fuera largo, sólo cumplir con el protocolo. Hubo 50 invitados y reservaron todo el hotel”, recuerda Román, ocho años después de aquel momento.

Pero probablemente la anécdota más llamativa de aquella ceremonia fue la que ocurrió en el momento en que debían colocarse las alianzas y, en lugar de anillos, los novios eligieron hacerse un tatuaje en sus respectivos dedos.

“Una persona afinó los detalles para cerrar el tatuaje, porque se veía que ya estaban casi terminados y sólo llegaron a concluirlos”, recuerda.

Si bien la participación de Román se limitó a los 20 minutos que duró la boda civil y después tuvo que retirarse, fue el tiempo suficiente para revelar otros aspectos de la celebración: la boda fue temática, alusiva al Día de Muertos.

“La mayoría de los invitados estaban vestidos de negro, y Enrique también. La temática fue de Día Muertos, el área de la recepción estaba adornada así. La novia estaba vestida de Catrina”, rememora.

Tepoztlán, un lugar especial

Algo tiene Tepoztlán que atrae a la gente. Muchos podrán decir que es su místico cerro de “El Tepozteco”, otros, su exconvento dominico construido en el siglo XVI como parte de la evangelización europea a los nativos de la zona.

“Tepoztlán tiene su misticismo, su historia, una cultura que ha sido fundamental para que la gente llegue a visitar sus paisajes culturales. Su patrimonio, su arqueología, su gastronomía, sus usos y costumbres, es un lugar donde se converge en este vuelo de la cultura, y por ello gente conocida y no conocida decide tener un momento especial en su vida aquí, a veces para nacer, para vivir, para venir a escribir, hacer un documental o, como en este caso, para casarse”, explica Jesús Sedano Hernández, comunicador, promotor cultural y director del auditorio “Illhuicalli”, ubicado en el corazón del pueblo.

Si Enrique Bunbury y Josefa Gómez eligieron Tepoztlán para sellar su relación, no pudieron haber hecho una mejor elección. Ocho años después, siguen siendo esposos.

Estos son los cinco datos curiosos de la boda de Enrique Bunbury.


· Fue con temática de Día de Muertos.

· Jose Girl llevaba teñido el cabello de naranja.

· Enrique se encontraba en México para ofrecer una serie de conciertos.

· Enrique admiraba a Chavela Vargas a quien visitó en Tepoztlán.

· No hubo anillos sino un tatuaje.

· Fue la segunda boda de Enrique.

Hay quienes eligen Tepoztlán para vivir, pasar sus últimos días o dispersarse en el suelo en forma de cenizas, y hay quienes eligen este pueblo mágico para casarse.

En octubre de 2012, el cantautor español Enrique Bunbury y la fotógrafa “Jose Girl” (Josefa Gómez) contrajeron nupcias en el hotel “Posada del Tepozteco”, una antigua casona que ha tenido como huéspedes a artistas de la talla de Diego Rivera, Rufino Tamayo, Angelina Jolie y Antonio Banderas.

Se trató de una boda casi secreta, con una lista de apenas 50 invitados, de la que casi ningún medio se enteró, y los que sí fue en gran parte gracias al relato ofrecido días después por Román Navarrete, oficial del registro civil de Tepoztlán por aquella época, quien ofició la ceremonia y tuvo la oportunidad de tomarse algunas fotos con el cantante.

“Fueron muy amables, muy accesibles, Enrique pidió algo sencillo, que no fuera largo, sólo cumplir con el protocolo. Hubo 50 invitados y reservaron todo el hotel”, recuerda Román, ocho años después de aquel momento.

Pero probablemente la anécdota más llamativa de aquella ceremonia fue la que ocurrió en el momento en que debían colocarse las alianzas y, en lugar de anillos, los novios eligieron hacerse un tatuaje en sus respectivos dedos.

“Una persona afinó los detalles para cerrar el tatuaje, porque se veía que ya estaban casi terminados y sólo llegaron a concluirlos”, recuerda.

Si bien la participación de Román se limitó a los 20 minutos que duró la boda civil y después tuvo que retirarse, fue el tiempo suficiente para revelar otros aspectos de la celebración: la boda fue temática, alusiva al Día de Muertos.

“La mayoría de los invitados estaban vestidos de negro, y Enrique también. La temática fue de Día Muertos, el área de la recepción estaba adornada así. La novia estaba vestida de Catrina”, rememora.

Tepoztlán, un lugar especial

Algo tiene Tepoztlán que atrae a la gente. Muchos podrán decir que es su místico cerro de “El Tepozteco”, otros, su exconvento dominico construido en el siglo XVI como parte de la evangelización europea a los nativos de la zona.

“Tepoztlán tiene su misticismo, su historia, una cultura que ha sido fundamental para que la gente llegue a visitar sus paisajes culturales. Su patrimonio, su arqueología, su gastronomía, sus usos y costumbres, es un lugar donde se converge en este vuelo de la cultura, y por ello gente conocida y no conocida decide tener un momento especial en su vida aquí, a veces para nacer, para vivir, para venir a escribir, hacer un documental o, como en este caso, para casarse”, explica Jesús Sedano Hernández, comunicador, promotor cultural y director del auditorio “Illhuicalli”, ubicado en el corazón del pueblo.

Si Enrique Bunbury y Josefa Gómez eligieron Tepoztlán para sellar su relación, no pudieron haber hecho una mejor elección. Ocho años después, siguen siendo esposos.

Estos son los cinco datos curiosos de la boda de Enrique Bunbury.


· Fue con temática de Día de Muertos.

· Jose Girl llevaba teñido el cabello de naranja.

· Enrique se encontraba en México para ofrecer una serie de conciertos.

· Enrique admiraba a Chavela Vargas a quien visitó en Tepoztlán.

· No hubo anillos sino un tatuaje.

· Fue la segunda boda de Enrique.

Seguridad

Van a prisión los que tomaron casetas

Dicta juez encierro preventivo a 57 acusados de secuestro

Local

[Especial] Morelos, tierra de piratería

Hace cuatro años fue el último operativo para decomisar mercancía apócrifa, que ahora incluye medicamentos controlados

Local

[OCIO] ¿Cuándo llegarán Disney Plus y HBO Max a México?

El mundo del streaming de películas y series podría cambiar drásticamente en los próximos meses

Local

[Especial] Desaparecen 13 programas educativos

Aparte del futuro incierto de Escuelas de Tiempo Completo, se eliminaron otros medios de apoyo, a pesar de que el presupuesto para el sector ha crecido en 2.4 por ciento

Local

[Especial] Morelos, tierra de piratería

Hace cuatro años fue el último operativo para decomisar mercancía apócrifa, que ahora incluye medicamentos controlados

Local

[Especial] Persiste el estigma contra los transgénicos en México

Esta práctica podría quedar en el pasado; en Estado Unidos ya se producen alimentos a través de la edición genética

Local

[Especial] ¿Una chelita?.. pero morelense 

La producción artesanal de cerveza recibe un nuevo impulso en el estado, que busca potenciar con ella el turismo

Finanzas

Presentan plan para la estación Tulum del Tren Maya

Las propuestas recibidas van de los 3.5 a los 3.7 millones de pesos por el anteproyecto

Local

[Especial] El internet contribuye al calentamiento global

El uso de electricidad producida por combustibles fósiles genera 42 millones de toneladas de dióxido de carbono diarias en el mundo