/ lunes 13 de enero de 2020

Nuestro ya basta. Adiós, nota roja

La construcción de la paz es un compromiso que no admite regateos. En El Sol de Cuernavaca y El Sol de Cuautla cancelamos la sección policíaca y damos paso al contenido social

Morelos ha vivido en una constante de violencia que ha costado miles de vidas. Los hechos de sangre se volvieron en esta etapa algo cotidiano que, a querer o no, fue insensibilizándonos a la violencia.

La urgencia de paz radica no sólo en el impacto que la violencia tiene en la economía, la convivencia social, y hasta la percepción que tenemos sobre la vida, también está en los cientos de miles de víctimas de delitos, 8 mil 378 de ellas asesinadas, de los últimos 20 años. La vocación por la paz de los morelenses no se ha visto reflejada en el discurso político ni en el contenido de los medios de comunicación que, en el cumplimiento de líneas editoriales del siglo XX trataron de reflejar una realidad del siglo XXI.

No podemos hacerlo más

La construcción de la paz es un compromiso que no admite regateos, quienes hacemos El Sol de Cuernavaca y El Sol de Cuautla, junto a otros periódicos miembros de la Organización Editorial Mexicana, participamos en nuestra convención nacional con la propuesta de desaparecer de nuestras páginas la nota roja, como un aporte a la recuperación de los valores y virtudes de los ciudadanos, al periodismo de paz y de soluciones que hemos convertido en nuestra guía de actuación.

La decisión, avalada por muchos amigos, compañeros periodistas, colaboradores, no significa cerrar los ojos a una realidad que parece imbatible. Se traduce, eso sí, en reducir el contenido de violencia en nuestras páginas y orientar a nuestros lectores sobre formas más seguras de vida y coexistencia. Seguiremos comunicando la realidad de forma objetiva, pero evitaremos el lenguaje de la violencia, no seremos voceros reales o simbólicos de quienes han sometido al estado a una situación de inseguridad insostenible y que ha llevado al estado a una de sus más graves crisis. Seguiremos insistiendo en el problema y los efectos que la inseguridad provoca en el estado, en la misma dimensión que lo hacemos con otros retos que enfrenta la entidad. Reiteramos el llamado a la sociedad entera, incluyendo a las autoridades, a construir juntos la paz que todos anhelamos como un medio para alcanzar una vida plena para los morelenses.

Igualmente, continuaremos destacando, porque es una deuda del periodismo del siglo XX, las mejores cosas de Morelos, los triunfos de su gente, las vidas ejemplares, la enorme virtud que encierra la humanidad y que suele darse por sentada.

Porque creemos firmemente en la misión social de los medios de comunicación, reiteramos nuestro compromiso con ella. Dedicaremos nuestras páginas, siempre, a crear un Morelos pacífico en donde el diálogo, la tolerancia, la tranquilidad, vuelvan a ser cotidianos y se conviertan en las herramientas de convivencia para construir, todos juntos, nuestro desarrollo.

Morelos ha vivido en una constante de violencia que ha costado miles de vidas. Los hechos de sangre se volvieron en esta etapa algo cotidiano que, a querer o no, fue insensibilizándonos a la violencia.

La urgencia de paz radica no sólo en el impacto que la violencia tiene en la economía, la convivencia social, y hasta la percepción que tenemos sobre la vida, también está en los cientos de miles de víctimas de delitos, 8 mil 378 de ellas asesinadas, de los últimos 20 años. La vocación por la paz de los morelenses no se ha visto reflejada en el discurso político ni en el contenido de los medios de comunicación que, en el cumplimiento de líneas editoriales del siglo XX trataron de reflejar una realidad del siglo XXI.

No podemos hacerlo más

La construcción de la paz es un compromiso que no admite regateos, quienes hacemos El Sol de Cuernavaca y El Sol de Cuautla, junto a otros periódicos miembros de la Organización Editorial Mexicana, participamos en nuestra convención nacional con la propuesta de desaparecer de nuestras páginas la nota roja, como un aporte a la recuperación de los valores y virtudes de los ciudadanos, al periodismo de paz y de soluciones que hemos convertido en nuestra guía de actuación.

La decisión, avalada por muchos amigos, compañeros periodistas, colaboradores, no significa cerrar los ojos a una realidad que parece imbatible. Se traduce, eso sí, en reducir el contenido de violencia en nuestras páginas y orientar a nuestros lectores sobre formas más seguras de vida y coexistencia. Seguiremos comunicando la realidad de forma objetiva, pero evitaremos el lenguaje de la violencia, no seremos voceros reales o simbólicos de quienes han sometido al estado a una situación de inseguridad insostenible y que ha llevado al estado a una de sus más graves crisis. Seguiremos insistiendo en el problema y los efectos que la inseguridad provoca en el estado, en la misma dimensión que lo hacemos con otros retos que enfrenta la entidad. Reiteramos el llamado a la sociedad entera, incluyendo a las autoridades, a construir juntos la paz que todos anhelamos como un medio para alcanzar una vida plena para los morelenses.

Igualmente, continuaremos destacando, porque es una deuda del periodismo del siglo XX, las mejores cosas de Morelos, los triunfos de su gente, las vidas ejemplares, la enorme virtud que encierra la humanidad y que suele darse por sentada.

Porque creemos firmemente en la misión social de los medios de comunicación, reiteramos nuestro compromiso con ella. Dedicaremos nuestras páginas, siempre, a crear un Morelos pacífico en donde el diálogo, la tolerancia, la tranquilidad, vuelvan a ser cotidianos y se conviertan en las herramientas de convivencia para construir, todos juntos, nuestro desarrollo.

Local

Suman 5 decesos por la influenza

El periodo de esta enfermedad se ha extendido hasta abril y mayo: experta

Local

[ Especial ] Cómo identificar el estrés infantil

Éste se acentúa en el ámbito familiar, social y escolar; entre los factores más comunes, está el que vivan una situación de violencia o la separación de los padres

Local

[Especial] Ser scout, compromiso civil y patriótico

El movimiento fundado por Robert Banden- Powell busca educar a niños y jóvenes con base en los valores

Local

[ Especial ] Lo que extinguen los millennials

Pese a ser amantes de los deportes, consideran largos los partidos de futbol

Local

[ Especial ] Cómo identificar el estrés infantil

Éste se acentúa en el ámbito familiar, social y escolar; entre los factores más comunes, está el que vivan una situación de violencia o la separación de los padres

Local

[Especial] Persisten en Morelos salarios desiguales

En Morelos se ha avanzado, pero aún hay rezago en puestos ejecutivos

Local

[Especial] Cruz Roja, baluarte de la salud

Actualmente el capital humano de la Delegación en Cuernavaca está conformado por mil 406 asociados

Local

[Especial] Ser scout, compromiso civil y patriótico

El movimiento fundado por Robert Banden- Powell busca educar a niños y jóvenes con base en los valores

Local

Suman 5 decesos por la influenza

El periodo de esta enfermedad se ha extendido hasta abril y mayo: experta