imagotipo

Liberan al PRI

  • Israel Mariano
  • en Local

Después de 27 días, el grupo de priístas inconformes que mantenían tomada la sede estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en demanda de la salida del presidente provisional, Rodolfo Becerril Straffon, aceptaron la oferta del Comité Ejecutivo Nacional para liberar el inmueble.

En un periodo de 20 días, si no hay un acuerdo para integrar una planilla de unidad, se lanzará la convocatoria para elegir al nuevo líder estatal por cuatro años.

A nombre del grupo inconforme, Irving Morales planteó que antes de irse, el depuesto dirigente deberá transparentar el uso de recursos de casi un millón de pesos mensuales que recibía como prerrogativas.

Resaltó que la mayor exigencia era la publicación de la convocatoria y el CEN se dio cuenta que Morelos realmente necesitaba un cambio: “Creo que la lucha no fue en vano, y hoy comenzamos el proceso de renovación en beneficio de la militancia priísta”.

“Hoy la instrucción es el cambio de dirigencia; lógicamente, Rodolfo Becerril no se puede ir sin antes dar cuentas de todo lo que ha sucedido en estos últimos meses. Desde allí comenzamos las reuniones con los aspirantes y esperamos que salga una planilla de unidad o en caso contrario, esperar la convocatoria en 15 o 20 días y que la militancia morelense decida”, agregó.

Comentó que el CEN tricolor cuenta con una lista de al menos siete aspirantes, aunque hay algunos carentes de representación y arraigo.

Por su parte, el delegado del CEN, Fernando Charleston, valoró la voluntad de las partes e informó que el tiempo que dure el proceso de negociación, Rodolfo Becerril aún ocupará la figura de presidente.
Niegan que Amado se vaya al partido del sol azteca
La secretaria general del Comité Directivo Estatal, Ana Paola Martínez Franco, y gente cercana al ex candidato a la gubernatura, Amado Orihuela Trejo, calificó de mentiras las versiones en el sentido de que el priísta se habrá de incorporar al PRD.

Se trata, dijo, del último intento de Becerril Straffon para desprestigiar a quien supone su enemigo.

Manifestó que si Orihuela Trejo hubiera tomado una decisión de esa naturaleza, aunque fuera descabellada, la habría informado.