/ lunes 6 de enero de 2020

Labora normal aeródromo de San José Vista Hermosa

Pese a trágico accidente del fin de semana sigue funcionando sin mayores contratiempos

A pesar del trágico accidente aéreo del sábado, este domingo se registró gran demanda de servicios de paracaidismo en las dos empresas ubicadas muy cerca al mar de Morelos, desde personas que fueron a hacer sus prácticas, y quienes por primera vez realizan esta actividad considerada como un deporte extremo.

Llegamos tres periodistas al aeródromo del club Skydave, como simples turistas, ya que nos habían negado la entrevista vía telefónica, por lo que decidimos entrar como simples espectadores, y sentarnos a tomar un café mientras empezaban las actividades de paracaidismo.

Una veintena de personas estaban en el área de capacitación y hablaban de hacer una dinámica de figuras aéreas, otros se registraban para llevar a cabo su primer salto.

Y mientras a unos firmaban los documentos y responsivas correspondientes, a las 10 de la mañana los primeros subieron a la avioneta N1922S, que despegó minutos después, y a las 10:30, como puntos negros empezaron a aparecer los paracaidistas.

La mezcla de emociones encontradas, sobre saltos desde la tierra con los gritos de los espectadores elevan la adrenalina, especialmente al ver como a unos los sacude el viento, y les cuesta trabajo controlar la caída; sólo dos logran caer en la pista de aterrizaje marcada en el campo con una bandera blanca que se mueve en la dirección del viento como la veleta metálica que a mis espaldas gira de acuerdo con la velocidad y dirección de los vientos.

En solo dos horas de la fresca mañana de este domingo, nos tocó apreciar la dinámica actividad que se desarrolla en torno a los saltos de paracaídas. El primero fue de práctica, donde cerca de veinte jóvenes saltaron solos, se esperaba que se apreciara algunas figuras, pero a la altura en que se hizo no se pudo ver nada. El descenso de los paracaidistas en diferentes tiempos nos dejó claro que no hubo figuras.

El segundo vuelo fue de turistas, la mayoría que por primera vez saltaron, cada uno acompañado de un instructor, la primera en descender fue una mujer de 45 años, pudimos apreciar que el aterrizaje lo hacen casi sentados, arrastran los pies y quedan prácticamente acostados boca arriba, nos pareció que se había desmayado, porque no se enderezaba, sin embargo la vimos ponerse de pie con el apoyo del instructor. Minutos antes compartió que el año pasado su hijo de 18 años salto y se contagió de la emoción que vivió, aunque cuando estaba a punto de saltar reconoció que lloró de miedo, estaba lista para vivirlo en carne propia.

Otros prefieren vivir esta experiencia desde el simulador Tornado donde no tienen que saltar, pueden volar con la presión del aire que inyecta en un tubo. Estuvimos hasta las 11 de la mañana, y no vimos actividades de ultraligeros.

Cerca del medio día, nos acercamos a Albatros en el otro extremo del lago de Tequesquitengo, pudimos apreciar que las actividades se desarrollaron sin contratiempos, con los vuelos de paracaidismo programados y de avionetas y ultraligeros que aprovechan en el último fin de semana de las vacaciones de invierno.

Los costos varían dependiendo de la altitud a 13 mil pies, en mil 600 pesos, hasta los 2 mil 300 pesos, a 17 mil pies de altura, con 45 segundos de caída libre en Skydive.


A pesar del trágico accidente aéreo del sábado, este domingo se registró gran demanda de servicios de paracaidismo en las dos empresas ubicadas muy cerca al mar de Morelos, desde personas que fueron a hacer sus prácticas, y quienes por primera vez realizan esta actividad considerada como un deporte extremo.

Llegamos tres periodistas al aeródromo del club Skydave, como simples turistas, ya que nos habían negado la entrevista vía telefónica, por lo que decidimos entrar como simples espectadores, y sentarnos a tomar un café mientras empezaban las actividades de paracaidismo.

Una veintena de personas estaban en el área de capacitación y hablaban de hacer una dinámica de figuras aéreas, otros se registraban para llevar a cabo su primer salto.

Y mientras a unos firmaban los documentos y responsivas correspondientes, a las 10 de la mañana los primeros subieron a la avioneta N1922S, que despegó minutos después, y a las 10:30, como puntos negros empezaron a aparecer los paracaidistas.

La mezcla de emociones encontradas, sobre saltos desde la tierra con los gritos de los espectadores elevan la adrenalina, especialmente al ver como a unos los sacude el viento, y les cuesta trabajo controlar la caída; sólo dos logran caer en la pista de aterrizaje marcada en el campo con una bandera blanca que se mueve en la dirección del viento como la veleta metálica que a mis espaldas gira de acuerdo con la velocidad y dirección de los vientos.

En solo dos horas de la fresca mañana de este domingo, nos tocó apreciar la dinámica actividad que se desarrolla en torno a los saltos de paracaídas. El primero fue de práctica, donde cerca de veinte jóvenes saltaron solos, se esperaba que se apreciara algunas figuras, pero a la altura en que se hizo no se pudo ver nada. El descenso de los paracaidistas en diferentes tiempos nos dejó claro que no hubo figuras.

El segundo vuelo fue de turistas, la mayoría que por primera vez saltaron, cada uno acompañado de un instructor, la primera en descender fue una mujer de 45 años, pudimos apreciar que el aterrizaje lo hacen casi sentados, arrastran los pies y quedan prácticamente acostados boca arriba, nos pareció que se había desmayado, porque no se enderezaba, sin embargo la vimos ponerse de pie con el apoyo del instructor. Minutos antes compartió que el año pasado su hijo de 18 años salto y se contagió de la emoción que vivió, aunque cuando estaba a punto de saltar reconoció que lloró de miedo, estaba lista para vivirlo en carne propia.

Otros prefieren vivir esta experiencia desde el simulador Tornado donde no tienen que saltar, pueden volar con la presión del aire que inyecta en un tubo. Estuvimos hasta las 11 de la mañana, y no vimos actividades de ultraligeros.

Cerca del medio día, nos acercamos a Albatros en el otro extremo del lago de Tequesquitengo, pudimos apreciar que las actividades se desarrollaron sin contratiempos, con los vuelos de paracaidismo programados y de avionetas y ultraligeros que aprovechan en el último fin de semana de las vacaciones de invierno.

Los costos varían dependiendo de la altitud a 13 mil pies, en mil 600 pesos, hasta los 2 mil 300 pesos, a 17 mil pies de altura, con 45 segundos de caída libre en Skydive.


Seguridad

Atentan contra el ex regidor Juan Jaramillo Frikas

El también ex diputado fue trasladado a un hospital privado en estado grave con tres disparos de arma de fuego

Local

En Cuernavaca: Se impide instalación de comerciantes en el circuito ALM

Comerciantes ya buscan diálogo con el Ayuntamiento de Cuernavaca, luego de que patrullas evitaran su instalación en las inmediaciones del mercado

Local

[VIDEO] La venta sigue, cambia de giro

María del Rocío tuvo que dejar su amor por los tamales para salir adelante, cambió el comercio de dicho alimento por la fruta de temporada durante la pandemia

Local

Tiene Jojutla internet gratis

El Ayuntamiento habilitó una conexión en el zócalo, la alameda y otras plazas

Exposiciones

Agenda: Actividades qué hacer del 1 al 4 octubre

Arma tu plan con estas opciones gratuitas que trae para ti La Señorita Etcétera

Local

Nombra INE a consejeros del Impepac

Elizabeth Martínez Gutiérrez y Pedro Gregorio Alvarado Ramos fueron elegidos por un periodo de 7 años

Local

Extingue la 4T a ciencia y tecnología

La desaparición de fideicomisos afectará gravemente al estado

Aderezo

La fastidiosa sopa de Mafalda

Con la misma pasión que esta niña ama a Los Beatles, odia este platillo. Aquí te contamos por qué