/ lunes 18 de mayo de 2020

Esta es la historia de un sobreviviente al Covid-19 en Cuernavaca

Reconoció la labor de médicos, enfermeras, de intendencia y del resto del personal de salud

“Pensaba en que iba a morir y tuve muchísimo miedo de haber contagiado a alguien de mi familia”, asegura Israel García Tapia, uno de los sobrevivientes al Covid-19, después de permanecer hospitalizado una semana con serios problemas para respirar.

Con 45 años de edad, Israel comparte a la población su lucha por salir vivo de este padecimiento. Él lo logró, no así su hermano mayor, quien falleció en un hospital de Cuernavaca, al tener severas complicaciones por la enfermedad.

Un solo descuido bastó para contagiarse, cuenta, ya que días previos a su hospitalización tuvo fiebre de 38 grados y dolor de cabeza intenso, que nunca había experimentado.

“El primer día tuve fiebre y mucho dolor de cabeza; el dolor era muy muy intenso, supe de inmediato que era coronavirus porque realmente mis cuidados fueron muchos, yo solo salía al súper, al Oxxo y a la tienda; no recorría más de 2 kilómetros a la redonda cuando salía y pensé en el descuido que había tenido días antes”. Salir un sólo día sin cubrebocas fue lo que casi le cuesta la vida, lamenta.

“Fui al Centro de Salud de Tlaltenango y ahí me tomaron la temperatura, mis signos vitales, me hicieron algunas preguntas sobre en qué lugar me pude haberme contagiado, me enviaron a mi casa y me dijeron que esperada la llamada; dos días después me dijeron que fuera porque había llegado el equipo que hacía las pruebas y fui, me la tomaron y me clasificaron como caso sospechoso”.

No te pierdas nuestras actualizaciones en Google Noticias. Sólo da click en seguir

Regresó a su casa y se mantuvo en cuarentena, donde no tuvo contacto con nadie, ya que solo abría la puerta de su cuarto para recibir los alimentos. Dos días después sonó su celular para confirmar el diagnóstico. Israel era un caso de Covid-19.

“De la primer fiebre transcurrieron seis días para la confirmación; en esos días la fiebre no se iba, solo disminuía un poco con el paracetamol y el antibiótico de amplio espectro que me dieron, tampoco el dolor de cabeza, me dolía el cuerpo, para ser exactos a la altura del pecho, me sentía cansado y cuando hablaba me sofocada, casi no podía respirar”, recuerda.

Pasaron los días mientras Israel perdió el sentido del gusto y el olfato; “comencé a sentirme peor e ingresé al portal Salud Para Todos, donde tuve un monitoreo, después tomé la decisión de acudir al Centro de Salud y de ahí me mandaron al Parres, pero estaba ya saturado, así que un especialista me recomendó que acudiera a otro hospital y decidí irme para el Centenario de la Revolución, que pertenece al ISSSTE”. Ahí permaneció siete días de incertidumbre y miedo.

Israel le dice a la gente que aún no cree en el Covid-19 que existe, que se informen; “hoy les puedo contar que existe y que ya cobró la vida de mi hermano; murió también un familiar de mi novia”.

Reconoció la labor de médicos, enfermeras, de intendencia y del resto del personal de salud; “por favor reconozcamos ese gran esfuerzo que hacen, a sus familias, que no los dejemos solos”.

“Pensaba en que iba a morir y tuve muchísimo miedo de haber contagiado a alguien de mi familia”, asegura Israel García Tapia, uno de los sobrevivientes al Covid-19, después de permanecer hospitalizado una semana con serios problemas para respirar.

Con 45 años de edad, Israel comparte a la población su lucha por salir vivo de este padecimiento. Él lo logró, no así su hermano mayor, quien falleció en un hospital de Cuernavaca, al tener severas complicaciones por la enfermedad.

Un solo descuido bastó para contagiarse, cuenta, ya que días previos a su hospitalización tuvo fiebre de 38 grados y dolor de cabeza intenso, que nunca había experimentado.

“El primer día tuve fiebre y mucho dolor de cabeza; el dolor era muy muy intenso, supe de inmediato que era coronavirus porque realmente mis cuidados fueron muchos, yo solo salía al súper, al Oxxo y a la tienda; no recorría más de 2 kilómetros a la redonda cuando salía y pensé en el descuido que había tenido días antes”. Salir un sólo día sin cubrebocas fue lo que casi le cuesta la vida, lamenta.

“Fui al Centro de Salud de Tlaltenango y ahí me tomaron la temperatura, mis signos vitales, me hicieron algunas preguntas sobre en qué lugar me pude haberme contagiado, me enviaron a mi casa y me dijeron que esperada la llamada; dos días después me dijeron que fuera porque había llegado el equipo que hacía las pruebas y fui, me la tomaron y me clasificaron como caso sospechoso”.

No te pierdas nuestras actualizaciones en Google Noticias. Sólo da click en seguir

Regresó a su casa y se mantuvo en cuarentena, donde no tuvo contacto con nadie, ya que solo abría la puerta de su cuarto para recibir los alimentos. Dos días después sonó su celular para confirmar el diagnóstico. Israel era un caso de Covid-19.

“De la primer fiebre transcurrieron seis días para la confirmación; en esos días la fiebre no se iba, solo disminuía un poco con el paracetamol y el antibiótico de amplio espectro que me dieron, tampoco el dolor de cabeza, me dolía el cuerpo, para ser exactos a la altura del pecho, me sentía cansado y cuando hablaba me sofocada, casi no podía respirar”, recuerda.

Pasaron los días mientras Israel perdió el sentido del gusto y el olfato; “comencé a sentirme peor e ingresé al portal Salud Para Todos, donde tuve un monitoreo, después tomé la decisión de acudir al Centro de Salud y de ahí me mandaron al Parres, pero estaba ya saturado, así que un especialista me recomendó que acudiera a otro hospital y decidí irme para el Centenario de la Revolución, que pertenece al ISSSTE”. Ahí permaneció siete días de incertidumbre y miedo.

Israel le dice a la gente que aún no cree en el Covid-19 que existe, que se informen; “hoy les puedo contar que existe y que ya cobró la vida de mi hermano; murió también un familiar de mi novia”.

Reconoció la labor de médicos, enfermeras, de intendencia y del resto del personal de salud; “por favor reconozcamos ese gran esfuerzo que hacen, a sus familias, que no los dejemos solos”.

Local

"Vive el mundo en intoxicación digital"

Un correo enviado gasta la energía equivalente a 25 minutos de un foco de 60 watts

Local

Exige CCSP proceso público y apegado a la ley

Vela López expuso que será decisión de los diputados decidir

Local

Ante pandemia, este es el servicio que ofrece el balneario Santa Isabel

“Tenemos habitaciones sencillas y cabañas dobles; algunas son muy especiales tienen jacuzzi"

Local

Se desploman las ventas en viveros

Los espacios dedicados al cuidado de plantas registran pérdidas de hasta 90%

Local

"Vive el mundo en intoxicación digital"

Un correo enviado gasta la energía equivalente a 25 minutos de un foco de 60 watts

Local

Exige CCSP proceso público y apegado a la ley

Vela López expuso que será decisión de los diputados decidir

Local

Hueyapan se mantiene sin casos activos de covid-19

Cuautla supera los 700 casos y Yecapixtla a punto de llegar a los 100

Mundo

Ante incertidumbre por Covid, el Daily News cierra sus oficinas

El tabloide anunció el cierre permanente de su redacción en Manhattan

Local

Ante pandemia, este es el servicio que ofrece el balneario Santa Isabel

“Tenemos habitaciones sencillas y cabañas dobles; algunas son muy especiales tienen jacuzzi"