/ sábado 16 de enero de 2021

[Especial] Rescata tesoros muebleros

Durante 63 años, don Álvaro se ha dedicado a retapizar muebles, un oficio que sigue siendo rentable

Ha pasado más de 63 años trabajando en ese oficio, don Álvaro Escobar Torres, confiesa que no se arrepiente ni un segundo por haber aprendido la actividad que lo llevó a salir adelante y mantener a su familia, donde renueva, cambia y transforma todo lo que le han llevado en su pequeño taller en la colonia Jiquilpan, de Cuernavaca. A los nueve años lo conoció y se involucró de tal manera que a los 14 años se convirtió en maestro tapicero. A sus casi 80 años sigue sentado al frente de su máquina Singer que él mismo adaptó.

Aunque lleva todo este tiempo arreglando, modificando y conociendo muebles de todo tipo, confesó que no sabía que el 17 de enero se le conoce como el Día del Tapicero en México.

Nacido en el arribo de Acapantzingo, don Álvaro quedó huérfano de madre a los dos años y desde niño tuvo que aprender a trabajar, y a los ocho años comenzó andar por las calles de Cuernavaca a vender periódicos, para entonces ya vivía en la colonia del Vergel.

Mientras cuenta esos primeros años de su niñez, no deja la vieja máquina, hay trabajo que debe entregarse y no hay tiempo que perder. Trabaja cociendo lo que será la funda tal vez de una almohada de una sala.

Recuerda que con la ausencia física de su madre, el padre buscó una pareja y así volvió a tener dos hermanos, además del que ya estaba en casa. Por eso fue necesario trabajar antes que estudiar.

El periódico que en ese momento vendía, iba a entregarlo a una tapicería, esos serían los primeros contactos con lo que se convertiría su vida.

"Viendo cada vez que iba como trabajaban, en la tapicería me dijeron si quería trabajar en ese lugar, pero a esa edad yo no sabía la dimensión del trabajo y así en la tapicería DECOR, que se ubicaba en la plazuela del Zacate, con el propietario Pedro Vázquez, ya no deje de asistir".

Recuerda que vendiendo periódicos ganaba cinco pesos diarios y en la tapicería comenzó ganando 15 pesos a la semana, algo que lo desánimo porque era un pago muy bajo.

Sin embargo, fue su padre quien lo animó a continuar, "me dijo no, tienes que ir, aprende un oficio, eso te va a servir más", por eso siguió aprendiendo y comenzó "encuerando los muebles y me fueron enseñando más, hasta que aprendí bien; a los 14 años ya era maestro tapicero. Recuerdo que nos mandaban a trabajar a domicilio y me llevaba chales más grandes que yo, y cuando preguntaban por el maestro no creían que el responsable tuviera 14 años".

Hoy trabaja con sus cuatro hijos, cada uno desempeña una función dentro de su taller.

De vez en cuando, al momento de sumergirse en esos recuerdos, don Álvaro esboza una sonrisa, pues desde el principio le gustó el oficio por el hecho de recuperar muebles que prácticamente eran basura y transformarlos.

Hoy trabaja con sus cuatro hijos, cada uno desempeña una función dentro de su taller y ha sido suficiente para mantenerlos junto con sus familias.

Cuando llegó el momento de independizarse, algo que costó mucho trabajo, hubo que enfrentar muchas cosas, desde asaltos y ganarse un prestigio. En la colonia Jiquilpan ha permanecido por 22 años gracias al doctor Lorenzo Gutiérrez, que incluso durante la pandemia le ha permitido estar en ese lugar sin pagar varios meses de renta.

Don Álvaro es poco expresivo pero ameno al hablar, luego de 63 años asegura que la tapicería no es difícil siempre y cuando a alguien le guste, pero lo cierto es que nunca se aprende, cada día y eventualmente los muebles, las telas y los diseños se han ido transformando, incluso hoy los muebles son más fáciles de trabajar, antes era pura madera, en la actualidad son prácticamente desechables, aunque también ahora trabaja en la vestidura para autos, que ha sido otra alternativa que ha resultado benéfica para él y su familia.

A pesar de eso, en su opinión, la tapicería nunca se va a perder y es un oficio muy rentable, y la prueba es que todo el tiempo hay algo que hacer en su taller, hay momentos en que tiene que rechazar propuestas "porque no me gusta quedar mal con nadie".

Al paso del tiempo los músculos y la fuerza ya no son las mismas, sin embargo el corazón se niega a descansar. "Sino trabajo me muero", expresa de manera sincera. Sus hijos ya le han pedido que se vaya a descansar, para que no haga esfuerzos, pero él se niega, le hace falta cada día el olor a tela, a pegamento, la máquina vieja y la actividad en el taller y en las manos llenas de arrugas pero que todavía tienen fuerza de seguir "hasta mi último aliento, porque es muy sagrado mi trabajo y aquí voy a estar hasta que Dios quiera, creo que todavía tengo cuerda".

Ha pasado más de 63 años trabajando en ese oficio, don Álvaro Escobar Torres, confiesa que no se arrepiente ni un segundo por haber aprendido la actividad que lo llevó a salir adelante y mantener a su familia, donde renueva, cambia y transforma todo lo que le han llevado en su pequeño taller en la colonia Jiquilpan, de Cuernavaca. A los nueve años lo conoció y se involucró de tal manera que a los 14 años se convirtió en maestro tapicero. A sus casi 80 años sigue sentado al frente de su máquina Singer que él mismo adaptó.

Aunque lleva todo este tiempo arreglando, modificando y conociendo muebles de todo tipo, confesó que no sabía que el 17 de enero se le conoce como el Día del Tapicero en México.

Nacido en el arribo de Acapantzingo, don Álvaro quedó huérfano de madre a los dos años y desde niño tuvo que aprender a trabajar, y a los ocho años comenzó andar por las calles de Cuernavaca a vender periódicos, para entonces ya vivía en la colonia del Vergel.

Mientras cuenta esos primeros años de su niñez, no deja la vieja máquina, hay trabajo que debe entregarse y no hay tiempo que perder. Trabaja cociendo lo que será la funda tal vez de una almohada de una sala.

Recuerda que con la ausencia física de su madre, el padre buscó una pareja y así volvió a tener dos hermanos, además del que ya estaba en casa. Por eso fue necesario trabajar antes que estudiar.

El periódico que en ese momento vendía, iba a entregarlo a una tapicería, esos serían los primeros contactos con lo que se convertiría su vida.

"Viendo cada vez que iba como trabajaban, en la tapicería me dijeron si quería trabajar en ese lugar, pero a esa edad yo no sabía la dimensión del trabajo y así en la tapicería DECOR, que se ubicaba en la plazuela del Zacate, con el propietario Pedro Vázquez, ya no deje de asistir".

Recuerda que vendiendo periódicos ganaba cinco pesos diarios y en la tapicería comenzó ganando 15 pesos a la semana, algo que lo desánimo porque era un pago muy bajo.

Sin embargo, fue su padre quien lo animó a continuar, "me dijo no, tienes que ir, aprende un oficio, eso te va a servir más", por eso siguió aprendiendo y comenzó "encuerando los muebles y me fueron enseñando más, hasta que aprendí bien; a los 14 años ya era maestro tapicero. Recuerdo que nos mandaban a trabajar a domicilio y me llevaba chales más grandes que yo, y cuando preguntaban por el maestro no creían que el responsable tuviera 14 años".

Hoy trabaja con sus cuatro hijos, cada uno desempeña una función dentro de su taller.

De vez en cuando, al momento de sumergirse en esos recuerdos, don Álvaro esboza una sonrisa, pues desde el principio le gustó el oficio por el hecho de recuperar muebles que prácticamente eran basura y transformarlos.

Hoy trabaja con sus cuatro hijos, cada uno desempeña una función dentro de su taller y ha sido suficiente para mantenerlos junto con sus familias.

Cuando llegó el momento de independizarse, algo que costó mucho trabajo, hubo que enfrentar muchas cosas, desde asaltos y ganarse un prestigio. En la colonia Jiquilpan ha permanecido por 22 años gracias al doctor Lorenzo Gutiérrez, que incluso durante la pandemia le ha permitido estar en ese lugar sin pagar varios meses de renta.

Don Álvaro es poco expresivo pero ameno al hablar, luego de 63 años asegura que la tapicería no es difícil siempre y cuando a alguien le guste, pero lo cierto es que nunca se aprende, cada día y eventualmente los muebles, las telas y los diseños se han ido transformando, incluso hoy los muebles son más fáciles de trabajar, antes era pura madera, en la actualidad son prácticamente desechables, aunque también ahora trabaja en la vestidura para autos, que ha sido otra alternativa que ha resultado benéfica para él y su familia.

A pesar de eso, en su opinión, la tapicería nunca se va a perder y es un oficio muy rentable, y la prueba es que todo el tiempo hay algo que hacer en su taller, hay momentos en que tiene que rechazar propuestas "porque no me gusta quedar mal con nadie".

Al paso del tiempo los músculos y la fuerza ya no son las mismas, sin embargo el corazón se niega a descansar. "Sino trabajo me muero", expresa de manera sincera. Sus hijos ya le han pedido que se vaya a descansar, para que no haga esfuerzos, pero él se niega, le hace falta cada día el olor a tela, a pegamento, la máquina vieja y la actividad en el taller y en las manos llenas de arrugas pero que todavía tienen fuerza de seguir "hasta mi último aliento, porque es muy sagrado mi trabajo y aquí voy a estar hasta que Dios quiera, creo que todavía tengo cuerda".

Local

Morelos registra 189 nuevos casos de Covid-19 y 27 defunciones

En Morelos se han confirmado 26 mil 579 con Covid-19, descartado 69 mil 199 y están como sospechosos mil 581; se han registrado 2 mil 419 defunciones

Local

Condena DIF Morelos uso excesivo de la fuerza durante cateos

Denunciaron que un grupo de más de 40 elementos ingresaron armados y de manera violenta al lugar, además de que agredieron a trabajadores

Local

[Especial] Morelos celebra al último emperador azteca en calles y escuelas

La historia reconoce a Cuaúhtemoc como un gran combatiente por la radical defensa que dirigió contra la invasión española

Mundo

Reactivan restricciones por repunte del virus

Biden obtuvo su primera victoria legislativa cuando se aprobó un paquete de ayuda millonaria para EU

Mundo

Trumpistas se esparcen en las redes sociales

* Tras el veto de Facebook y Twitter, extremistas buscan opciones sin regulación y que son más confidenciales

Teatro

Tres plataformas se unen en pro del arte

La plataforma Teatrix continúa creciendo en nuestro país, ofreciendo contenido para todos los gustos

Gossip

The Walking Dead, como sacado de la realidad

La guionista principal de The walking dead, Angela Kang, habla acerca del éxito de la serie y la similitudes con la actual crisis sanitaria 

Gossip

Armored Dawn trae el metal brasileño a México

La agrupación busca introducirse entre el público local a través de Ragnarok, un tema con ritmos pesados y una letra sobre la hermandad

Gossip

Sherlyn vuelve a la pantalla chica como villana

Sherlyn forma parte del elenco de la telenovela ¿Qué le pasa a mi familia?, tras cinco años de ausencia de la TV