/ sábado 16 de enero de 2021

[Especial] Los albergues, semidesiertos

Los jornaleros agrícolas ocupan apenas el 50% de los espacios por la pandemia, que obliga a realizarles pruebas diarias para evitar contagios

Con cierta incredulidad las familias jornaleras que llegaron al estado de Morelos para el corte de caña en la zafra 2020-2021 acuden a las revisiones diarias de sus signos vitales que las asociaciones cañeras les mandan a hacer. Para algunos el virus no existe; para otros la pandemia representa un trabajo más que superar.

La vida en los albergues jornaleros del estado de Morelos, en época de pandemia, continúa casi igual. Este lugar sigue siendo su hogar provisional y su esperanza de poder obtener dinero para subsistir por varios meses con sus familias.

Cada año durante la temporada de zafra arriban al estado decenas de familias jornaleras provenientes de Guerrero, Puebla y Oaxaca principalmente; hacen de Morelos su hogar provisional mientras de lunes a domingo trabajan en el corte de caña, labor que, hasta la fecha, sigue siendo muy mal pagado, pues por tonelada de caña reciben un pago promedio de 45 pesos; sin embargo, para ellos representa una gran oportunidad laboral, ya que con el dinero que logren reunir tendrán, momentáneamente, mejores oportunidades de vida en cuanto regresen a sus lugares de origen.

La situación en los albergues no es distinta a la de otros lugares del estado.

Como a todos, la pandemia generada por el nuevo coronavirus alteró la vida de las familias jornaleras, pues, a decir de líderes de asociaciones cañeras y de las trabajadoras sociales, en este periodo de zafra la entidad recibió casi 50 por ciento menos de familias.

Jesenia Salgado Pérez, trabajadora social de los albergues cañeros de la Unión Local de Productores de caña de azúcar, explicó que en este periodo de zafra muchas de las actividades, talleres y festividades que normalmente hacen en los albergues fueron suspendidas para evitar la aglomeración de personas, sólo las actividades de salud y limpieza son las que se continúan haciendo de manera normal.

Refirió que se notó la disminución de familias en los albergues, pues en este año los albergues registraron una disminución de entre un 30 y 50 por ciento de familias completas.

La entrevistada señaló que todos los días se les toma todos los signos vitales a todas las mujeres, niños y hombres de los albergues para poder detectar anomalías o un posible caso de coronavirus.

Una nueva experiencia

Maricela Velázquez Velázquez , de 38 años, vino a vivir temporalmente al albergue cañero de Calderón, Cuautla, durante el periodo de zafra, señaló que la gran mayoría de los habitantes del albergue ven a bien todos los cambios y restricciones sanitarias que se están aplicando, desde niños, jóvenes y adultos, están aprendiendo de una nueva experiencia.

“Ahora es normal que nos estén checando los signos vitales y es para ver si hay alguna persona contagiada, en lo personal yo sí estoy de acuerdo en todas estas acciones”.

Con cierta incredulidad las familias jornaleras que llegaron al estado de Morelos para el corte de caña en la zafra 2020-2021 acuden a las revisiones diarias de sus signos vitales que las asociaciones cañeras les mandan a hacer. Para algunos el virus no existe; para otros la pandemia representa un trabajo más que superar.

La vida en los albergues jornaleros del estado de Morelos, en época de pandemia, continúa casi igual. Este lugar sigue siendo su hogar provisional y su esperanza de poder obtener dinero para subsistir por varios meses con sus familias.

Cada año durante la temporada de zafra arriban al estado decenas de familias jornaleras provenientes de Guerrero, Puebla y Oaxaca principalmente; hacen de Morelos su hogar provisional mientras de lunes a domingo trabajan en el corte de caña, labor que, hasta la fecha, sigue siendo muy mal pagado, pues por tonelada de caña reciben un pago promedio de 45 pesos; sin embargo, para ellos representa una gran oportunidad laboral, ya que con el dinero que logren reunir tendrán, momentáneamente, mejores oportunidades de vida en cuanto regresen a sus lugares de origen.

La situación en los albergues no es distinta a la de otros lugares del estado.

Como a todos, la pandemia generada por el nuevo coronavirus alteró la vida de las familias jornaleras, pues, a decir de líderes de asociaciones cañeras y de las trabajadoras sociales, en este periodo de zafra la entidad recibió casi 50 por ciento menos de familias.

Jesenia Salgado Pérez, trabajadora social de los albergues cañeros de la Unión Local de Productores de caña de azúcar, explicó que en este periodo de zafra muchas de las actividades, talleres y festividades que normalmente hacen en los albergues fueron suspendidas para evitar la aglomeración de personas, sólo las actividades de salud y limpieza son las que se continúan haciendo de manera normal.

Refirió que se notó la disminución de familias en los albergues, pues en este año los albergues registraron una disminución de entre un 30 y 50 por ciento de familias completas.

La entrevistada señaló que todos los días se les toma todos los signos vitales a todas las mujeres, niños y hombres de los albergues para poder detectar anomalías o un posible caso de coronavirus.

Una nueva experiencia

Maricela Velázquez Velázquez , de 38 años, vino a vivir temporalmente al albergue cañero de Calderón, Cuautla, durante el periodo de zafra, señaló que la gran mayoría de los habitantes del albergue ven a bien todos los cambios y restricciones sanitarias que se están aplicando, desde niños, jóvenes y adultos, están aprendiendo de una nueva experiencia.

“Ahora es normal que nos estén checando los signos vitales y es para ver si hay alguna persona contagiada, en lo personal yo sí estoy de acuerdo en todas estas acciones”.

Seguridad

Habitantes de Hueyapan endurecen las protestas

Un contingente cerró la vialidad en la carretera México-Cuautla; responsabilizan al Gobierno del Estado de lo que pueda pasar si no se entabla el diálogo 

Local

No perder de vista la verdadera lucha de las mujeres: IMM

Tan solo de marzo a diciembre de 2010 más de 8 mil mujeres vivieron violencia en el estado

Local

Mujeres exigen cerrar el paso a violentadores

En el Impepac, integrantes del Observatorio de Paridad Electoral exigen poner un alto a la violencia política

Local

RPM impulsa el empoderamiento de las mujeres

Leticia Salgado Peña  anunció ocho acuerdos políticos en el marco del Día Internacional de la Mujer

Seguridad

Sociedad civil pide endurecer penas por violencia familiar

En el Legislativo se recibió la iniciativa de reforma impulsada por el licenciado Antonio Sorela

Local

En el 8M, diputadas reprochan la presencia de Marcos Zapotitla

Alejandra Flores lamenta que a pesar de que son la primera legislatura con paridad de género ninguna mujer ha logrado presidir la Mesa Directiva

Local

Cuernavaca fomenta la cultura de la no violencia contra la mujer

Este 8 de marzo se dieron a conocer las 50 líneas de acción que a su vez se distribuyeron en cuatro tareas específicas de prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia, entre las distintas dependencias del gobierno municipal

Seguridad

Habitantes de Hueyapan endurecen las protestas

Un contingente cerró la vialidad en la carretera México-Cuautla; responsabilizan al Gobierno del Estado de lo que pueda pasar si no se entabla el diálogo 

Local

Desde la UAEM piden romper el pacto patriarcal

Se compromete el rector Gustavo Urquiza a generar una política de “cero tolerancia” y fortalecer mecanismos de denuncia y prevención del hostigamiento sexual