/ sábado 18 de abril de 2020

[Especial] Intolerancia complica la cuarentena

Es importante tener una mente positiva, actividades recreativas y ser paciente con uno mismo

Un día despertamos y el mundo ya no era el mismo; los niños ya no fueron a la escuela, los adultos tuvieron que cambiar su trabajo de oficina a trabajo de casa, otros más perdieron su fuente de empleo; los parques, plazas, centro de diversión cerraron, y sumado a ellos la gente dejó de ver a sus seres queridos, dejó de abrazarlos.

Todo ello derivado de un virus que llegó para quedarse, y que en tan solo tres meses ha dejado sin vida a miles de personas, el coronavirus Covid-19.

Sin embargo, este virus no sólo ha provocado daño físico, sino también mental, sobre todo en el adulto, y aún más en aquellos que tienen hijos pequeños.

La psicóloga Denisse Rodríguez dijo durante la cuarentena es común perder la paciencia y el ánimo, así como se incrementa el estrés y la actitud derrotista.

"Esto es común, perdimos y eso duele, preocupa, estamos en un proceso de duelo, de asimilar todo lo que perdimos y además resignificar, es decir, tenemos que dar un nuevo sentido a nuestras actividades, a nuestra convivencia familiar, a trabajar desde casa, tenemos que ser creativos y resilientes, tener esa capacidad de sacar lo bueno dentro de una situación difícil".

Pero no todo es así, pues debido al encierro en el que se vive, del cual no muchas personas estaban acostumbradas, se llega a perder la tolerancia a los hijos, a la pareja e incluso, a uno mismo.

La intolerancia se define como la falta de habilidad y voluntad de tolerar algo. Pero en esta ocasión no hablamos de la intolerancia cultural en donde no se aceptan costumbres y tradiciones de otras personas, de raza, de otra comunidad, sexualidad, municipio, religión o país, sino de la intolerancia a la misma familia, a uno mismo.

Durante el último mes hemos escuchado como mujeres, madres principalmente, se están quejando de estar todo el tiempo con sus hijos, pues si bien la mayoría de ellas trabaja, no están acostumbradas a convivir todo el día con sus familias.

"No te subas a la mesa", "no hagas eso", "siéntate ya", "si no obedeces de voy a pegar", "ya me tienes harta", "ya hiciste la tarea", son algunas de las frases que se pueden escuchar en estos días en las casas, puesto que la paciencia se acabó, la tolerancia desapareció, y aun cuando el amor existe, no es suficiente para llevar una relación en paz.

Para Denisse Rodríguez es importante que durante esta cuarentena uno como persona se de tiempo de realmente comprender lo que sucede.

Por ello sugirió algunas pautas para poder afrontar esta situación de una manera más saludable para la mente.

Lo primero es tener una actitud positiva, para ello se debe uno de centrar en una frase, "una frase que te recuerde día a día que saldremos de esta situación, por ejemplo que 'Todo saldrá bien', grávatela como un mantra, escríbela sobre tu espejo, ponla en tu cocina, donde la veas, donde te recuerde ser positivo y sobre todo, ponla en práctica, dísela a tu gente".

Lo segundo es ocuparse, no dejar que la mente se funda en la televisión y en no hacer nada, sino al contrario, permitir que el cerebro trabaje en algo ocupacional, "y si no tienen trabajo busca formas de poner en marcha tu mente, puedes pintar, puedes armar, puedes buscar incluso, nuevas formas de empleo".

Y finalmente, ser paciente con uno mismo, con la familia y sobre todo con los hijos, "esta situación es nueva y desconocida por ello, nos genera temor e incertidumbre. Tú tienes las herramientas internas para salir adelante, usa tu creatividad, platiquen en familia sobre qué hacer y cómo afrontarlo, incluso si no pueden seguir con su mismo trabajo, algo podrán hacer en familia.

La psicóloga dijo que es momento de buscar que hay dentro de uno mismo, de buscar esa actitud positiva y ocuparse de algo productivo de trabajo o ocupacional, y practicar la paciencia con quien se esté viviendo esta cuarentena, "eso impactará mucho en tu salud mental".


VIOLENCIA CONTRA MUJERES


Una vez que inició el distanciamiento social no ha existido un día en que la Policía de Género deje de recibir una llamada de auxilio de parte de una mujer, principalmente en Cuernavaca, Emiliano Zapata y Temixco, en donde ya operan las patrullas rosas.

Anabel Banda Ruiz, Dircetora del Centro Estatal de Prevención Social de la Violencia y Delincuencia con Participación Ciudadana, refiere que cada día la Unidad atiende entre 5 y 8 llamadas de auxilio por violencia al interior del hogar.

"No hemos tenido un sólo día en que no recibamos un llamado de auxilio, el confinamiento social incrementó los casos de violencia de género algunos no tan graves pero son llamadas que se atienden diario; ahoria solo son tres los municipios los que tienen elementos policiacos capacitados en una unidad especial pero buscamos que se tengan en el resto de los ocho con Alerta de Violencia".

La violencia física predomina en este tipo de llamados, sumados a los que se reciben en el 911 y el 089.

"Estos llamados se incrementan durante los fines de semana dada la asociación con el consumo de bebidas embriagantes, que si comparamos con una temporada se eleva de manera importante".

Pese a sufrir violencia algunas optan por no denunciar, lamenta; en otros casos se les agrede solo a ellas o también a sus menores hijos.

Con información de Katy Cárdenas

Un día despertamos y el mundo ya no era el mismo; los niños ya no fueron a la escuela, los adultos tuvieron que cambiar su trabajo de oficina a trabajo de casa, otros más perdieron su fuente de empleo; los parques, plazas, centro de diversión cerraron, y sumado a ellos la gente dejó de ver a sus seres queridos, dejó de abrazarlos.

Todo ello derivado de un virus que llegó para quedarse, y que en tan solo tres meses ha dejado sin vida a miles de personas, el coronavirus Covid-19.

Sin embargo, este virus no sólo ha provocado daño físico, sino también mental, sobre todo en el adulto, y aún más en aquellos que tienen hijos pequeños.

La psicóloga Denisse Rodríguez dijo durante la cuarentena es común perder la paciencia y el ánimo, así como se incrementa el estrés y la actitud derrotista.

"Esto es común, perdimos y eso duele, preocupa, estamos en un proceso de duelo, de asimilar todo lo que perdimos y además resignificar, es decir, tenemos que dar un nuevo sentido a nuestras actividades, a nuestra convivencia familiar, a trabajar desde casa, tenemos que ser creativos y resilientes, tener esa capacidad de sacar lo bueno dentro de una situación difícil".

Pero no todo es así, pues debido al encierro en el que se vive, del cual no muchas personas estaban acostumbradas, se llega a perder la tolerancia a los hijos, a la pareja e incluso, a uno mismo.

La intolerancia se define como la falta de habilidad y voluntad de tolerar algo. Pero en esta ocasión no hablamos de la intolerancia cultural en donde no se aceptan costumbres y tradiciones de otras personas, de raza, de otra comunidad, sexualidad, municipio, religión o país, sino de la intolerancia a la misma familia, a uno mismo.

Durante el último mes hemos escuchado como mujeres, madres principalmente, se están quejando de estar todo el tiempo con sus hijos, pues si bien la mayoría de ellas trabaja, no están acostumbradas a convivir todo el día con sus familias.

"No te subas a la mesa", "no hagas eso", "siéntate ya", "si no obedeces de voy a pegar", "ya me tienes harta", "ya hiciste la tarea", son algunas de las frases que se pueden escuchar en estos días en las casas, puesto que la paciencia se acabó, la tolerancia desapareció, y aun cuando el amor existe, no es suficiente para llevar una relación en paz.

Para Denisse Rodríguez es importante que durante esta cuarentena uno como persona se de tiempo de realmente comprender lo que sucede.

Por ello sugirió algunas pautas para poder afrontar esta situación de una manera más saludable para la mente.

Lo primero es tener una actitud positiva, para ello se debe uno de centrar en una frase, "una frase que te recuerde día a día que saldremos de esta situación, por ejemplo que 'Todo saldrá bien', grávatela como un mantra, escríbela sobre tu espejo, ponla en tu cocina, donde la veas, donde te recuerde ser positivo y sobre todo, ponla en práctica, dísela a tu gente".

Lo segundo es ocuparse, no dejar que la mente se funda en la televisión y en no hacer nada, sino al contrario, permitir que el cerebro trabaje en algo ocupacional, "y si no tienen trabajo busca formas de poner en marcha tu mente, puedes pintar, puedes armar, puedes buscar incluso, nuevas formas de empleo".

Y finalmente, ser paciente con uno mismo, con la familia y sobre todo con los hijos, "esta situación es nueva y desconocida por ello, nos genera temor e incertidumbre. Tú tienes las herramientas internas para salir adelante, usa tu creatividad, platiquen en familia sobre qué hacer y cómo afrontarlo, incluso si no pueden seguir con su mismo trabajo, algo podrán hacer en familia.

La psicóloga dijo que es momento de buscar que hay dentro de uno mismo, de buscar esa actitud positiva y ocuparse de algo productivo de trabajo o ocupacional, y practicar la paciencia con quien se esté viviendo esta cuarentena, "eso impactará mucho en tu salud mental".


VIOLENCIA CONTRA MUJERES


Una vez que inició el distanciamiento social no ha existido un día en que la Policía de Género deje de recibir una llamada de auxilio de parte de una mujer, principalmente en Cuernavaca, Emiliano Zapata y Temixco, en donde ya operan las patrullas rosas.

Anabel Banda Ruiz, Dircetora del Centro Estatal de Prevención Social de la Violencia y Delincuencia con Participación Ciudadana, refiere que cada día la Unidad atiende entre 5 y 8 llamadas de auxilio por violencia al interior del hogar.

"No hemos tenido un sólo día en que no recibamos un llamado de auxilio, el confinamiento social incrementó los casos de violencia de género algunos no tan graves pero son llamadas que se atienden diario; ahoria solo son tres los municipios los que tienen elementos policiacos capacitados en una unidad especial pero buscamos que se tengan en el resto de los ocho con Alerta de Violencia".

La violencia física predomina en este tipo de llamados, sumados a los que se reciben en el 911 y el 089.

"Estos llamados se incrementan durante los fines de semana dada la asociación con el consumo de bebidas embriagantes, que si comparamos con una temporada se eleva de manera importante".

Pese a sufrir violencia algunas optan por no denunciar, lamenta; en otros casos se les agrede solo a ellas o también a sus menores hijos.

Con información de Katy Cárdenas

Local

Esta es la historia de la Virgen de los Milagros de Tlaltenango

Este 8 de septiembre estará de fiesta al celebrarse los 300 años

Local

[Mundo Geek] Metal Slug, de la consola al teléfono

TiMi Studios, filial de Tencent Holdings, llevará a los dispositivos móviles una versión actualizada de la emblemática saga de Neo Geo

Local

Así deberán celebrar el Grito de Independencia las colonias de Cuernavaca

Se aplicarán las diferentes fases como la concientización, y después la imposición de sanciones

Finanzas

Inflación avanza 3.62% en julio, su mayor nivel en cinco meses

Esta aceleración se debe principalmente a incrementos en los precios de las gasolinas, el gas doméstico, el pollo y la cerveza

Gossip

Entregan premio a Plácido Domingo en Austria en medio del escándalo por acoso sexual

El tenor español fue galardonado por su trayectoria pese a que enfrenta acusaciones por acoso sexual

Mundo

Ahora tienes coronavirus: detienen a hombre por escupir en cara de niño

El hombre fue arrestado luego de haber escupido en la cara de un menor, luego de que éste no atendiera su petición de quitase el cubrebocoas

Automotriz

Estoy bien, espero regresar pronto: Checo Pérez vuelve a dar positivo al Covid-19

El piloto mexicano anunció que se encuentra "muy bien de salud" y espera poder estar de regreso a la pista cuanto antes

Cultura

Culmina Morelos Danza con éxito

El público tuvo la opotunidad de conocer talentos locales y nacionales con presentaciones de mucha calidad

Cultura

Lafarga va con Destino a Uganda

Una pareja se enfrenta a la decisión más importante de su vida, terminar su relación por un motivo más grande que la falta de amor