/ sábado 10 de octubre de 2020

[ESPECIAL] El fracaso político de los famosos

El uso partidista de artistas y deportistas ha provocado fallas graves en la función pública, dicen expertos

En su afán de ganar espacios de representación en las urnas, algunos partidos políticos no dudaron en usar a gente con fama, que había destacado en el deporte o el espectáculo, quién llevó esta estrategia a su máxima expresión, logró lo que quería, y no fue a fuerza de proyectos o de ideas, sólo aprovechó el enojo de los ciudadanos y sacó ventaja de la fama, convirtiendo la seria y acartonada actividad política y de representación en una arena de espectáculos y futbol.

Como funcionó, otros partidos o los mismos pero ahora en otras entidades, pretenden repetir esta estrategia, como las especulaciones sobre una eventual candidatura de Jorge Campos al gobierno de Guerrero que nuevamente reviven el debate sobre los famosos en la política.

¿Será esta la nueva fórmula en la actividad política? ¿Los famosos contra la capacidad, o la fama contra la capacidad? Quienes han tenido esta experiencia opinan sobre el ingreso de famosos y deportistas a la actividad política, y nos dicen si estamos ante un fenómeno de la conversión de la política en un espectáculo para profesionales del llamado show bussines.

LA MEA CULPA

Uno de los promotores del fracasado proyecto que se vive en Morelos, es Roberto Yáñez Moreno exintegrante del PSD, quien aceptó que desafortunadamente lo que se veía como una formula adecuada y necesaria, al final se desvirtuó y terminó en tragedia.

Por ello, señaló que la incursión de Cuauhtémoc Blanco en la política morelense, “quien fue sacado de las canchas para ser colocado mediante un contrato millonario en la palestra política y haber ganado sin el más mínimo esfuerzo por parte del futbolista pareciera ser la receta perfecta que todo grupo político buscaría llevar a cabo para asegurar un triunfo, pero no lo es, no es tan fácil”.

Y es que acepta que el proyecto se salió de las manos, no se pudo controlar; “el Cuauh ha pasado de ser un vulgar futbolista, al gobernante ignorante, nadie tiene su respeto, nadie lo toma en cuenta, nadie lo escucha, y es por obvias razones; él no tiene ni la más mínima idea de lo que sucede en una administración, y no es porque sea carente de sus facultades mentales, es simple y sencillamente porque no le interesa conocer de política, no necesita entender de problemas sociales ni de acuerdos políticos. Él es lo que es, gracias a la fama que le ha dado en este caso el fútbol, no necesita más, está acostumbrado al bullicio del estadio, a los vitoreos coreando su nombre en las tribunas de los mundiales de fútbol, de eso vive Cuauhtémoc Blanco, él no es famoso porque sea un buen político, él es famoso por ser un ídolo futbolista”.

Por eso advirtió a quienes piensan que esta es la fórmula perfecta para ganar por ganar, y es que uno creería que colocar a un ciudadano famoso al frente de alguna administración sería sano, pero no, para eso se requiere destreza y habilidad en la política para hacer negociaciones y consensos, “por eso Cuauhtémoc fue de más a menos, pues no tiene ningún interés en hablar con alguien, acercarse a acordar con los diputados, y desde luego tampoco tiene intención de cumplir lo que promete, eso le ha restado la poca credibilidad que tenía ante los ojos de la gente”, al final, anteponer fama a capacidad es pervertir la política.

FRAUDE PARA LOS ELECTORES

El especialista en análisis gubernamental, Roberto Salinas, investigador de Morelos Rinde Cuentas, también opinó que lamentablemente los resultados no han sido buenos, la fórmula de entregar responsabilidades en la administración pública a famosos nunca ha dado resultados el menos en México, temática que ha ido en aumento en cada proceso electoral.

Incluso, señaló que al colocar en la boleta electoral a un famoso, los partidos políticos no han pensado que en realidad recurren a una estrategia que es engaño para el electorado, porque en su ambición por ganar espacios, prefieren vender imágenes públicas, reconocidas por su trayectoria deportiva o del medio del espectáculo a cambio de votos, recursos, puestos, poder o conservar los recursos económicos de su partido político.

Para la mala suerte de las familias, “Morelos es un claro ejemplo de esta baja calidad de los partidos políticos. Con la llegada y candidatura (todavía no aclarada) de Cuauhtémoc Blanco al PSD, fue cuando Cuernavaca tuvo una de sus peores crisis de desarrollo y presunta corrupción como sucedió en Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) del que miles de familias padecieron la carencia de agua ya que los recursos no fueron destinados a cubrir el suministro de energía eléctrica dejando a las colonias sin agua”.

El investigador, no dudó en señalar que esta práctica de ganar por ganar es despreciable, porque los partidos políticos a pesar de los nulos resultados en su primera incursión, sigan pensando en manipular y engañar a las personas, y es claro que no les interesan sus vidas, sino el poder y los recursos para uso particular. “Si la sociedad prefiere ser parte del engaño, vivirán las consecuencias como lo están haciendo los morelenses” en este momento.

POLÍTICA VS FAMA

Es la misma idea de Erick Salgado Fernández, abogado y simpatizante del partido Morena en Morelos, aunque hubo acuerdos que se hicieron en el ámbito nacional por una necesidad de arrebatar la administración pública a ciertos personajes o partidos como en el caso de Morelos, se echó mano de personajes motivados en muchos de los casos sólo por la ambición personal y económica, y hoy participan en política, sin el menor conocimiento social de las problemáticas de las comunidades, y lo peor es que sin propuestas viables para solucionar los problemas de violencia, economía y educación.

Y para mala fortuna de la gente, “la prueba es Cuauhtémoc Blanco, famoso exfutbolista y hoy gobernador. Inició su carrera política sólo por interese económicos, y los resultados de su incapacidad están a la vista, un estado con los más altos índices de violencia y desempleo, y él como funcionario público, con la peor calificación del país como gobernante”.

SOBRE AVISO NO HAY ENGAÑO

En este mismo tema, el consultor empresarial y gubernamental, Edgar Vargas, señaló que la combinación de política y futbol, es hoy un debate de reflexión, si bien cuando un cliente es medianamente conocido resulta loable, el hecho de que venga precedido por una fama el entorno es mucho más fácil, “entre más famoso, mejor candidato para el electorado puede ser, pero una cosa es ser candidato y otra muy distinta es ser buen gobernante”.

Un actor, un ídolo del futbol, o un famoso cantante, puede ser popular ante el electorado y ganar una elección, pero no garantiza que sea un buen gobernante, la prueba más palpable es Morelos, porque ocurrió lo impensable; que pudiera ganar el famoso la elección, para sorpresa de todos.

Y a pesar de los malos resultados en una primera encomienda, ese ídolo del futbol “una vez detectando que al electorado en Morelos no le interesaba que fuera un ignorante en el arte de gobernar o un neófito en la administración, participó en la elección y ganó por amplio margen”.

A partir de ahí, dijo, han ocurrido actos de corrupción, porque se cae en esto cuando alguien se postula para un cargo en el que no está preparado.

Finalmente, Edgar Vargas aseguró que por este experimento, Morelos enfrenta una crisis institucional que nunca antes se había tenido, y los responsables son los ciudadanos que votaron. "Ahora en Guerrero quieren aplicar esa misma cuauhtemiña con un exportero de la selección como Jorge Campos, tal vez pueda ganar pero ya saben la clase de gobierno que tendrán y sobre aviso no hay engaño”.


La información más relevante CADA mañana. Suscríbete GRATIS al Newsletter de El Sol de Cuernavaca

En su afán de ganar espacios de representación en las urnas, algunos partidos políticos no dudaron en usar a gente con fama, que había destacado en el deporte o el espectáculo, quién llevó esta estrategia a su máxima expresión, logró lo que quería, y no fue a fuerza de proyectos o de ideas, sólo aprovechó el enojo de los ciudadanos y sacó ventaja de la fama, convirtiendo la seria y acartonada actividad política y de representación en una arena de espectáculos y futbol.

Como funcionó, otros partidos o los mismos pero ahora en otras entidades, pretenden repetir esta estrategia, como las especulaciones sobre una eventual candidatura de Jorge Campos al gobierno de Guerrero que nuevamente reviven el debate sobre los famosos en la política.

¿Será esta la nueva fórmula en la actividad política? ¿Los famosos contra la capacidad, o la fama contra la capacidad? Quienes han tenido esta experiencia opinan sobre el ingreso de famosos y deportistas a la actividad política, y nos dicen si estamos ante un fenómeno de la conversión de la política en un espectáculo para profesionales del llamado show bussines.

LA MEA CULPA

Uno de los promotores del fracasado proyecto que se vive en Morelos, es Roberto Yáñez Moreno exintegrante del PSD, quien aceptó que desafortunadamente lo que se veía como una formula adecuada y necesaria, al final se desvirtuó y terminó en tragedia.

Por ello, señaló que la incursión de Cuauhtémoc Blanco en la política morelense, “quien fue sacado de las canchas para ser colocado mediante un contrato millonario en la palestra política y haber ganado sin el más mínimo esfuerzo por parte del futbolista pareciera ser la receta perfecta que todo grupo político buscaría llevar a cabo para asegurar un triunfo, pero no lo es, no es tan fácil”.

Y es que acepta que el proyecto se salió de las manos, no se pudo controlar; “el Cuauh ha pasado de ser un vulgar futbolista, al gobernante ignorante, nadie tiene su respeto, nadie lo toma en cuenta, nadie lo escucha, y es por obvias razones; él no tiene ni la más mínima idea de lo que sucede en una administración, y no es porque sea carente de sus facultades mentales, es simple y sencillamente porque no le interesa conocer de política, no necesita entender de problemas sociales ni de acuerdos políticos. Él es lo que es, gracias a la fama que le ha dado en este caso el fútbol, no necesita más, está acostumbrado al bullicio del estadio, a los vitoreos coreando su nombre en las tribunas de los mundiales de fútbol, de eso vive Cuauhtémoc Blanco, él no es famoso porque sea un buen político, él es famoso por ser un ídolo futbolista”.

Por eso advirtió a quienes piensan que esta es la fórmula perfecta para ganar por ganar, y es que uno creería que colocar a un ciudadano famoso al frente de alguna administración sería sano, pero no, para eso se requiere destreza y habilidad en la política para hacer negociaciones y consensos, “por eso Cuauhtémoc fue de más a menos, pues no tiene ningún interés en hablar con alguien, acercarse a acordar con los diputados, y desde luego tampoco tiene intención de cumplir lo que promete, eso le ha restado la poca credibilidad que tenía ante los ojos de la gente”, al final, anteponer fama a capacidad es pervertir la política.

FRAUDE PARA LOS ELECTORES

El especialista en análisis gubernamental, Roberto Salinas, investigador de Morelos Rinde Cuentas, también opinó que lamentablemente los resultados no han sido buenos, la fórmula de entregar responsabilidades en la administración pública a famosos nunca ha dado resultados el menos en México, temática que ha ido en aumento en cada proceso electoral.

Incluso, señaló que al colocar en la boleta electoral a un famoso, los partidos políticos no han pensado que en realidad recurren a una estrategia que es engaño para el electorado, porque en su ambición por ganar espacios, prefieren vender imágenes públicas, reconocidas por su trayectoria deportiva o del medio del espectáculo a cambio de votos, recursos, puestos, poder o conservar los recursos económicos de su partido político.

Para la mala suerte de las familias, “Morelos es un claro ejemplo de esta baja calidad de los partidos políticos. Con la llegada y candidatura (todavía no aclarada) de Cuauhtémoc Blanco al PSD, fue cuando Cuernavaca tuvo una de sus peores crisis de desarrollo y presunta corrupción como sucedió en Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) del que miles de familias padecieron la carencia de agua ya que los recursos no fueron destinados a cubrir el suministro de energía eléctrica dejando a las colonias sin agua”.

El investigador, no dudó en señalar que esta práctica de ganar por ganar es despreciable, porque los partidos políticos a pesar de los nulos resultados en su primera incursión, sigan pensando en manipular y engañar a las personas, y es claro que no les interesan sus vidas, sino el poder y los recursos para uso particular. “Si la sociedad prefiere ser parte del engaño, vivirán las consecuencias como lo están haciendo los morelenses” en este momento.

POLÍTICA VS FAMA

Es la misma idea de Erick Salgado Fernández, abogado y simpatizante del partido Morena en Morelos, aunque hubo acuerdos que se hicieron en el ámbito nacional por una necesidad de arrebatar la administración pública a ciertos personajes o partidos como en el caso de Morelos, se echó mano de personajes motivados en muchos de los casos sólo por la ambición personal y económica, y hoy participan en política, sin el menor conocimiento social de las problemáticas de las comunidades, y lo peor es que sin propuestas viables para solucionar los problemas de violencia, economía y educación.

Y para mala fortuna de la gente, “la prueba es Cuauhtémoc Blanco, famoso exfutbolista y hoy gobernador. Inició su carrera política sólo por interese económicos, y los resultados de su incapacidad están a la vista, un estado con los más altos índices de violencia y desempleo, y él como funcionario público, con la peor calificación del país como gobernante”.

SOBRE AVISO NO HAY ENGAÑO

En este mismo tema, el consultor empresarial y gubernamental, Edgar Vargas, señaló que la combinación de política y futbol, es hoy un debate de reflexión, si bien cuando un cliente es medianamente conocido resulta loable, el hecho de que venga precedido por una fama el entorno es mucho más fácil, “entre más famoso, mejor candidato para el electorado puede ser, pero una cosa es ser candidato y otra muy distinta es ser buen gobernante”.

Un actor, un ídolo del futbol, o un famoso cantante, puede ser popular ante el electorado y ganar una elección, pero no garantiza que sea un buen gobernante, la prueba más palpable es Morelos, porque ocurrió lo impensable; que pudiera ganar el famoso la elección, para sorpresa de todos.

Y a pesar de los malos resultados en una primera encomienda, ese ídolo del futbol “una vez detectando que al electorado en Morelos no le interesaba que fuera un ignorante en el arte de gobernar o un neófito en la administración, participó en la elección y ganó por amplio margen”.

A partir de ahí, dijo, han ocurrido actos de corrupción, porque se cae en esto cuando alguien se postula para un cargo en el que no está preparado.

Finalmente, Edgar Vargas aseguró que por este experimento, Morelos enfrenta una crisis institucional que nunca antes se había tenido, y los responsables son los ciudadanos que votaron. "Ahora en Guerrero quieren aplicar esa misma cuauhtemiña con un exportero de la selección como Jorge Campos, tal vez pueda ganar pero ya saben la clase de gobierno que tendrán y sobre aviso no hay engaño”.


La información más relevante CADA mañana. Suscríbete GRATIS al Newsletter de El Sol de Cuernavaca

Local

Muere Leopoldo 'Polo' Tovar Enríquez

En redes sociales, excompañeros de labor en el Ayuntamiento de Cuernavaca, de Jiutepec han externado sus condolencias por el deceso.

Local

Ya son 118 casos positivos de Covid-19 en el sector educativo

Autoridades de Salud y Educación reiteran que ningún plantel debe cerrar por decisión unilateral

Seguridad

Municipios no actualizan sus Atlas de Riesgos

Este documento es necesario para verificar cuáles son las áreas de riesgo e implementar acciones para proteger a la población

Mundo

Volcán en La Palma entra en su fase de erupción más explosiva

El volumen de emisión de cenizas se ha intensificado, hasta el punto de que las compañías aéreas que operan conexiones con La Palma desde otras islas del archipiélago han tenido que suspender vuelos temporalmente.

Doble Vía

[Ocio] La pandemia no impidió nuevos récords mundiales

Con todo y restricciones sanitarias, habitantes de todo el mundo han logrado dejar su marca en el libro de Récords Guinness

Cultura

[Extranjeros en Morelos] El arzobispo que se sirvió de Ocuituco

El franciscano tuvo graves diferencias con la Audiencia por el ejercicio de su cargo como “protector de los indios”

Local

Ejército Mexicano es reconocido por su labor humanitaria

Inauguran la exposición La Gran Fuerza de México, en la Plaza de Armas de Cuernavaca

Finanzas

Los cumpleaños abundan pero escasean fiestas y celebraciones

La contingencia sanitaria por el Covid-19 ha provocado que la mayor parte de los festejos se reduzcan de hasta 800 invitados a máximo 50

Seguridad

Municipios no actualizan sus Atlas de Riesgos

Este documento es necesario para verificar cuáles son las áreas de riesgo e implementar acciones para proteger a la población