imagotipo

En riesgo, el agua potable

  • Mónica González
  • en Local

Alrededor de 27 plantas de tratamiento (las más pequeñas), de un total de 45 que operan en Morelos, podrían dejar de funcionar si es que antes de agosto las autoridades no consiguen 15 millones de pesos, los cuales son necesarios para el programa de agua potable, drenaje y saneamiento.

Esto a causa de que a inicios de este año, el Gobierno federal recortó hasta en un 70 por ciento el presupuesto para ese rubro, reconoció el titular de la Comisión Estatal del Agua (Ceagua), Juan Carlos Valencia Vargas, tras reunirse con diputados de la Comisión de Salud del Congreso local, a quienes les pidió su apoyo para la gestión de recursos.

Detalló que existen 57 plantas de tratamiento, de las cuales sólo maniobran 45; sin embargo, 22 de esas están bajo resguardo de la Ceagua, a través de un programa emergente que este año tiene serias dificultades presupuestales por la disminución en el financiamiento federal.

Por esa razón, la Conagua rebajó en un 70 por ciento el capital de los programas de apoyo al agua potable, alcantarilladlo y saneamiento; por lo que en la actualidad cuentan con dificultades para mantener en funciones los 45 centros de tratamiento.

Apuntó que el que no opere una planta de tratamiento representa que el desagüe descargue del excusado directamente a la barranca o al río, lo que implicaría la contaminación del medioambiente, además de generar focos de infección. Aunado a eso, también se podrían crear poca productividad agrícola, ya que no sería posible regar los cultivos con esas aguas, y en ciertos casos inconvenientes para el turismo, pues algunas familias acostumbraban pasar sus fines de semana a las orillas de ríos o manantiales.

Valencia Vargas refirió que esos fueron los temas que trató con los integrantes de la Comisión de Salud. Del mismo modo, precisó que se planteó la propuesta de poner a trabajar otras cuatro plantas de tratamiento. Insistió en que no es alternativa que dejen de laborar esos espacios, por lo que requirieron el apoyo de los legisladores, con la intención de encontrar alternativas.

En cuanto a los recursos económicos, el funcionario informó que la Ceagua obtenía regularmente 20 millones de pesos para la operación de plantas de tratamiento, aunque este 2017 sólo recibieron cinco millones de pesos.

En este sentido, mencionó que el Gobierno del estado ha girado la instrucción de buscar fondos para que continúen en actividades, además de que ha dicho que podría aportar cinco millones de pesos para tal tarea. En tanto esperan conseguir cinco millones de pesos más de las Comunas.

“Si no hay el dinero, tendríamos que dejar de operar algunas plantas”, sentenció Valencia Vargas, aunque aclaró que no es lo que pretenden, ya que han comenzado las gestiones con la finalidad de mantenerlas en pie.

Incluso, calificó como necesaria la participación ciudadana en este asunto, al advertir que sólo tres alcaldías (Cuernavaca, Temixco y Zacatepec) cobran el saneamiento de las aguas residuales, lo que significa que las otras 30 no incluyen un costo por este servicio, cuando es imprescindible hacer conciencia de que es un tema delicado.

Aseguró que en un caso extremo, las plantas más pequeñas, ubicadas en los municipios con menor densidad poblacional, podrían cerrar, es decir, cerca de 27.

Asimismo, expuso que ninguna ha dejado de laborar, aunque sí estaría en riesgo la operación si no se consiguen los recursos económicos antes de mediados de año.