/ jueves 16 de septiembre de 2021

En Morelos seguirán desastres por lluvias: UAEM

Asentamientos irregulares y destrucción del medio ambiente aumentan el riesgo de inundaciones

De acuerdo con el especialista Rolando Ramírez, del Centro de Investigación en Biodiversidad y Conservación de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), los grandes volúmenes de agua que se han visto correr por calles y avenidas principales de la capital y de otros municipios como Tlayacapan, y que han ocasionado la muerte de algunas personas, es resultado del daño en los mantos friáticos que poco absorben las aguas pluviales, entre otras causas que a lo largo de los años derivarán en mayores afectaciones.

En últimas fechas durante esta temporada de lluvias se han observado grandes cantidades de agua correr por las calles, arrasando con vehículos o dejándolos estancados, llevándose el pavimento y otros materiales; en este contexto, el experto en medio ambiente respondió que esto tiene que ver con los asentamientos irregulares en zonas en las que antes se absorbía la lluvia.

“Son situaciones extraordinarias que se están viviendo producto de una serie de condiciones que poco a poco hemos ido incidiendo en la naturaleza, y que con estas experiencias tan tristes nos damos cuenta que efectivamente el nivel de afectación ya está incidiendo en la vida de las personas, no solo en términos de bienes materiales, sino ya atentar con su vida”.

Los factores se dividen en dos principales: los cambios de uso de suelo que afectan la capacidad de absorción de las lluvias, sobre todo en las zonas montañosas, donde usualmente se recargan los mantos friáticos y que actualmente ya no lo hacen.

“Al eliminar la cubierta vegetal buscan su salida natural y los volúmenes que antes eran menores porque eran absorbidos por los subsuelos ahora son volúmenes que corren por la superficie y buscan sus salidas naturales”.

El otro factor son las malas prácticas a la hora de definir los espacios de asentamientos humanos; “muchas veces llegan a desarrollarse o construirse casas en lugares en donde el agua tiene una salida histórica o natural y se obstaculizan esas corrientes, pensando en que con las construcciones se va a logar canalizar los volúmenes de agua”.

Tlayacapan

En el caso de Tlayacapan, donde las corrientes de agua cobraron varias vidas, el investigador dijo que tiene que ver con el hecho de que el volumen cauces arriba del agua que corría naturalmente por ahí aumentó de forma considerable rebasando la capacidad de las áreas por donde corre.

“La posición geográfica de Morelos en términos de vínculos con las montañas como el Popocatepetl, y todas las que se encuentran en la parte norte y la presencia de barrancas y barraquillas por todos lados, es una muestra muy palpable de cuáles son las formas de interacción entre las aguas y el suelo y ahí se han generado estas grandes barrancas que desfogan todas estas cantidades de agua”.

Están ocurriendo fenómenos en los que en puntos muy concretos llueve en cantidades que antes no se veían, mismos que dan fe del cambio climático del que Morelos también está siendo afectado, por lo que actualmente es complejo saber en dónde y qué cantidades lloverá como ocurría en el pasado en donde se tenían estimados claros.

“Lo que la naturaleza formó es lo que se tiene que respetar, y eso nos lo está enseñando ahora; Tlayacapan es un caso en donde no se tenía en la historia reciente, que nos hiciera pensar que se iba a presentar esta condición, pero al estar ubicado en barrancas de cañaditas es evidencia de que por ahí fluía el agua, la cuestión es la cantidad de agua que estamos percibiendo y que en poco tiempo son volúmenes muy altos”.

Aumento de casas en la zona norte de la capital

Respecto del municipio de Cuernavaca, señaló que el aumento en los asentamientos humanos ocurridos en la zona norte y que demandan servicios como energía eléctrica y pavimentación, evitan que el agua se retenga y las barrancas resultan insuficientes para almacenarlas dejándolas correr por calles y avenidas.

Los municipios deben atender el plan de ordenamiento ecológico.

“Los municipios por norma tiene la obligación de hacer un mapa o planeación en términos de los riesgos, y los riesgos van en diferente orden, incendios, precipitaciones y demás, entonces que pongan en práctica los mapas de riesgo, que cuenten con sus planes de ordenamiento territorial y ecológico, que consideren la dinámica entre la naturaleza, me refiera el agua, el clima, biodiversidad, y la decisión de desarrollar zonas urbanas”.

Morelos ha transformado su territorio en los últimos años, pasando de ser un estado de grandes cultivos de maíz, flores, a “espacios sembrados de casas”, que tendrán una ampliación negativa aguas abajo, lamentó el experto en la materia.

Los gobiernos municipales deben considerar enfocar la inversión pública en aspectos como la salud, el medio ambiente y no en la construcción de calles, esa sería una de las principales medidas que evitarán en el futuro que haya más muertes en el estado.

“Esto es tan solo la punta del iceberg, la problemática se va a ir incrementando más y más si no hacemos algo”, por lo que urgió a entablar una mesa de trabajo entre especialistas y autoridades.

De acuerdo con el especialista Rolando Ramírez, del Centro de Investigación en Biodiversidad y Conservación de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), los grandes volúmenes de agua que se han visto correr por calles y avenidas principales de la capital y de otros municipios como Tlayacapan, y que han ocasionado la muerte de algunas personas, es resultado del daño en los mantos friáticos que poco absorben las aguas pluviales, entre otras causas que a lo largo de los años derivarán en mayores afectaciones.

En últimas fechas durante esta temporada de lluvias se han observado grandes cantidades de agua correr por las calles, arrasando con vehículos o dejándolos estancados, llevándose el pavimento y otros materiales; en este contexto, el experto en medio ambiente respondió que esto tiene que ver con los asentamientos irregulares en zonas en las que antes se absorbía la lluvia.

“Son situaciones extraordinarias que se están viviendo producto de una serie de condiciones que poco a poco hemos ido incidiendo en la naturaleza, y que con estas experiencias tan tristes nos damos cuenta que efectivamente el nivel de afectación ya está incidiendo en la vida de las personas, no solo en términos de bienes materiales, sino ya atentar con su vida”.

Los factores se dividen en dos principales: los cambios de uso de suelo que afectan la capacidad de absorción de las lluvias, sobre todo en las zonas montañosas, donde usualmente se recargan los mantos friáticos y que actualmente ya no lo hacen.

“Al eliminar la cubierta vegetal buscan su salida natural y los volúmenes que antes eran menores porque eran absorbidos por los subsuelos ahora son volúmenes que corren por la superficie y buscan sus salidas naturales”.

El otro factor son las malas prácticas a la hora de definir los espacios de asentamientos humanos; “muchas veces llegan a desarrollarse o construirse casas en lugares en donde el agua tiene una salida histórica o natural y se obstaculizan esas corrientes, pensando en que con las construcciones se va a logar canalizar los volúmenes de agua”.

Tlayacapan

En el caso de Tlayacapan, donde las corrientes de agua cobraron varias vidas, el investigador dijo que tiene que ver con el hecho de que el volumen cauces arriba del agua que corría naturalmente por ahí aumentó de forma considerable rebasando la capacidad de las áreas por donde corre.

“La posición geográfica de Morelos en términos de vínculos con las montañas como el Popocatepetl, y todas las que se encuentran en la parte norte y la presencia de barrancas y barraquillas por todos lados, es una muestra muy palpable de cuáles son las formas de interacción entre las aguas y el suelo y ahí se han generado estas grandes barrancas que desfogan todas estas cantidades de agua”.

Están ocurriendo fenómenos en los que en puntos muy concretos llueve en cantidades que antes no se veían, mismos que dan fe del cambio climático del que Morelos también está siendo afectado, por lo que actualmente es complejo saber en dónde y qué cantidades lloverá como ocurría en el pasado en donde se tenían estimados claros.

“Lo que la naturaleza formó es lo que se tiene que respetar, y eso nos lo está enseñando ahora; Tlayacapan es un caso en donde no se tenía en la historia reciente, que nos hiciera pensar que se iba a presentar esta condición, pero al estar ubicado en barrancas de cañaditas es evidencia de que por ahí fluía el agua, la cuestión es la cantidad de agua que estamos percibiendo y que en poco tiempo son volúmenes muy altos”.

Aumento de casas en la zona norte de la capital

Respecto del municipio de Cuernavaca, señaló que el aumento en los asentamientos humanos ocurridos en la zona norte y que demandan servicios como energía eléctrica y pavimentación, evitan que el agua se retenga y las barrancas resultan insuficientes para almacenarlas dejándolas correr por calles y avenidas.

Los municipios deben atender el plan de ordenamiento ecológico.

“Los municipios por norma tiene la obligación de hacer un mapa o planeación en términos de los riesgos, y los riesgos van en diferente orden, incendios, precipitaciones y demás, entonces que pongan en práctica los mapas de riesgo, que cuenten con sus planes de ordenamiento territorial y ecológico, que consideren la dinámica entre la naturaleza, me refiera el agua, el clima, biodiversidad, y la decisión de desarrollar zonas urbanas”.

Morelos ha transformado su territorio en los últimos años, pasando de ser un estado de grandes cultivos de maíz, flores, a “espacios sembrados de casas”, que tendrán una ampliación negativa aguas abajo, lamentó el experto en la materia.

Los gobiernos municipales deben considerar enfocar la inversión pública en aspectos como la salud, el medio ambiente y no en la construcción de calles, esa sería una de las principales medidas que evitarán en el futuro que haya más muertes en el estado.

“Esto es tan solo la punta del iceberg, la problemática se va a ir incrementando más y más si no hacemos algo”, por lo que urgió a entablar una mesa de trabajo entre especialistas y autoridades.

Local

Defensores de los animales marchan en Temixco

Araceli Redondo representante del grupo Conciencia Animal, señaló que México es el tercer lugar a nivel mundial en maltrato animal

Local

IMIPE pide dinero para sueldos de comisionados 

Marco Alvear acudió al Congreso a entregar su primer informe de actividades del IMIPE y puso énfasis en la falta de recursos

Finanzas

En 140 pesos venden el kilo de aguacate en el mercado Adolfo López Mateos

Locatarios aseguran que en esta temporada su precio incrementa debido a la escasez del producto

Sociedad

Camión con migrantes indocumentados se accidenta en Chamula, Chiapas; hay 4 muertos

El percance se debió a que el camión donde viajaban los migrantes sufrió fallas en el sistema de frenado

Finanzas

Secretarios de Gobernación y Turismo inauguran el Tianguis Turístico 2022 en Acapulco

La gobernadora de Guerrero y los gobernadores de Morelos, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Yucatán y Guanajuato acompañaron la ceremonia de inauguración

Futbol

Manchester City da la voltereta y se corona en la Premier League

Los citizens pasaron momentos de nerviosismo al verse abajo por dos goles en el marcador; sin embargo, la voltereta de tres goles les valió el título de Inglaterra

Seguridad

Con marcha exigen justicia para víctimas del ataque en Bar Bacacho

Familiares realizan una caminata hasta el zócalo de Cuernavaca para exigir justicia y el derecho a la seguridad

Sociedad

Protestan en Puebla para exigir justicia por el asesinato de la activista Cecilia Monzón

Mujeres vestidas de blanco se manifestaron afuera de la Fiscalía del Estado de Puebla para exigir justicia

Sociedad

¿Quién era Cecilia Monzón? La activista feminista asesinada en Puebla

Los hechos de su asesinato ocurrieron la mañana de este sábado, cuando la mujer se trasladaba en su vehículo a la altura del Camino Real a Momoxpan y Anillo Periférico