imagotipo

El enemigo de Morelos es la violencia, no el obispo: vicario

  • El Sol De Cuernavaca
  • en Local

Tras asegurar que el enemigo de la entidad no es el obispo, sino la violencia, el vicario general y vocero de la Diócesis de Cuernavaca, Luis Millán Ocampo aplaudió la reunión de los tres poderes con el nuncio apostólico en México, Franco Coppola, y rechazó que exista temor de que se hayan juntado para atacar al obispo, pero “si juntos trabajaran por el bien de Morelos, las cosas mejorarían”.

Luego de que el gobernador Graco Ramírez; la presidente del Tribunal Superior de Justicia de la entidad, María del Carmen Cuevas López; y la titular de la Mesa Directiva del Congreso del estado, Beatriz Vícera Alatriste, se reunieran con el emisario apostólico Franco Coppola, en entrevista, Millán Ocampo hizo votos para que las cuestiones abordadas en dicha junta, se concreten por el bien de Morelos.

La Iglesia sí es libre, no está cerrada a estas reuniones, hay cosas que se pueden oxigenar para ayudar a todos, “sólo llama la atención ver unidos a los tres poderes; el enemigo de este estado no es el obispo, sino el mal que existe en Morelos, la violencia”.

Refirió que observar esta unión “da un aliento. Ojalá lo hagan para ir contra la delincuencia, el secuestro y los males que hay en el estado; eso haría mucho bien”.

Sobre la reunión realizada la tarde noche del miércoles en la Nunciatura apostólica, expresó que no se les ha comunicado nada oficialmente, pero lo que se dejó ver en los medios de comunicación, “hablan de un Estado de derecho y libertad de expresión; ojalá sea real, porque nadie desea más que eso que la misma Iglesia”, principalmente en cuanto al tema del artículo 130 constitucional.

Referente al Museo de Arte Sacro, en la Catedral de Cuernavaca, comentó que se inició desde 2011, con participación federal “en coordinación con el INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia), pero que se deberá concretar en su momento. Pareciera que con regalarnos un museo nos callaremos, pero no es así. Tenemos 500 años como iglesias sin ningún museo y no tenemos problema en esperar el tiempo que sea”.

Cuestionado sobre la petición del mandatario al nuncio para su intervención para resolver la problemática del santuario de Tepalcingo, Millán Ocampo respondió que él es un delegado pontificio, “no creo que vaya a venir a arreglar el asunto del templo; sería una cosa desproporcionada que otros agentes interfirieran en esa comunidad, y en lo pastoral, es competencia de la Diócesis”.

Por último, comentó que le sorprendió que se haya buscado una reunión en la Nunciatura apostólica y no en Catedral, “llama la atención que se reúnan allá y aquí no haya ni una comunicación con la Diócesis”.