imagotipo

Desaparecen las Juntas de Conciliación y Arbitraje

  • Israel Mariano
  • en Local

La Comisión de Puntos Constitucionales del Congreso del Estado presentará al pleno este día la minuta mediante la que el Congreso de la Unión informa sobre la desaparición de las Juntas de Conciliación y Arbitraje.

El diputado Enrique Laffitte Bretón, presidente del órgano legislativo encargado de valorar las modificaciones constitucionales, comentó que todavía tendrá que pasar poco más de un año para que esta reforma de la justicia laboral sea una realidad, porque se requiere de una gran cantidad de recursos para hacer la transición al Poder Judicial y actualizar el marco legal, así como jurídico en los estados de la república.

Ayer, en una rápida sesión, los diputados de la LIII Legislatura abordaron de forma sucinta el borrador que han analizado desde la semana pasada y fue remitido por el Congreso de la Unión. Enrique Laffitte recordó que la propuesta surgió del presidente Enrique Peña Nieto.

Se trata, argumentó, de una reforma integral al sistema laboral, toda vez que ha sido aprobada en el Congreso de la Unión. Por eso, como parte del procedimiento, se trata de que todos los congresos locales puedan dar el visto bueno.

Sin otro tema que abordar, los integrantes de la Comisión de Puntos Constitucionales confiaron en que la modificación tiene un fondo por demás interesante, porque busca acabar con el rezago de casi 20 mil expedientes laborales que están detenidos en las juntas locales y federales.

Apenas el mes pasado, el Senado avaló el proyecto de desaparecer las Juntas de Conciliación y transferir la justicia laboral al Poder Judicial. “Esto quiere decir que aquí en Morelos el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) tendrá también un tribunal especializado en materia laboral que dará solución a los casos; al mismo tiempo deberá instalar un organismo conciliatorio para dar solución a los mismos”.

Enrique Laffitte afirmó que el Congreso morelense solamente informará al pleno de esta minuta, a fin de sumarse al proyecto que cambia las condiciones en qué se impartirá la justicia laboral.