Ver nota completa

¿Cuál es el regalo perfecto para Día de Reyes?

Lo más relevante y las notas del momento en: El Sol de Cuernavaca

Síguenos en Facebook y Twitter

Exhortan a padres a escuchar y atender a sus niños

Sentarse a escribir la carta a los Reyes Magos es un momento maravilloso para educar y formar en aspectos tan importantes como la moderación, la solidaridad, la toma de decisiones, y el establecimiento de prioridades, entre otros.

Marisa Navarro, doctora en Medicina y autora, entre otros libros de La Medicina Emocional,  cuenta que estas fechas son, además, una buena ocasión para conversar un buen rato con los niños y hacer balance de su año, saber qué les gustaría cambiar o mejorar, conocer sus deseos.


Te interesa: Esperan Reyes Magos, cartas de los pequeños


Es una oportunidad perfecta para fomentar los vínculos afectivos entre padres e hijos y conocerse mejor.

Invita a todos los padres a escribir este año una carta distinta a los Reyes Magos. Una carta en la que quepan pocos regalos, y que al menos alguno de ellos esté volcado a compartir juegos o experiencias en familia.

Entre estos regalos debería haber algo para leer, algo útil como un nuevo estuche de pinturas para la escuela, algo necesario como un abrigo y algún juguete.

Otra buena idea es recibir algo para otros niños, para sus hermanos, sus primos, o para algún niño que pueda necesitarlo, esto les educa· en valores como saber compartir, la amistad, la solidaridad, la bondad, generosidad, gratitud, empatía, y muchos otros que les acompañarán en su vida adulta.


DATO: El juguete perfecto es aquel que estimule sus capacidades, que puedan compartir y con el que pueda jugar con otros niños, pero sobre todo el que ayude a que el niño crezca en sus habilidades sociales.


Aunque sean juegos tecnológicos, deben fomentar que el niño piense, y que se realice un uso activo de los mismos, que les ayude a organizarse y a concentrarse, frente a un uso pasivo.

A veces los padres compran juguetes que les hacen mucha ilusión a ellos, pero tal vez a su hijos ninguna.

También hay niños hiperregalados de padres que se sienten culpables y temen perder su afecto.

Con el exceso de regalos, explica, no se le hace ningún favor a los pequeños y se les transmiten  valores negativos, como dar poco o ningún valor a las cosas, pensar que todo es fácil  de conseguir, y que no necesitan esforzarse para obtener lo que desean.

Con información de El Sol de México/EFE