imagotipo

Casas de empeño, alternativa para quienes carecen de crédito

  • Israel Mariano
  • en Local

Las casas de empeño sólo registran un aumento en la demanda durante el comienzo de clases y navidad o posterior al inicio del año; sin embargo, el resto del tiempo son una opción para miles de ciudadanos cuando no tienen una alternativa de crédito.

Algunas personas van a las sucursales de diferentes empresas a empeñar sus bienes, pues es más fácil que adquirir una tarjeta de crédito. Lo hacen no sólo por falta de dinero, también con la intención de subsidiar una micro empresa o por algún gasto extraordinario.

En el centro de Cuernavaca existen al menos una docena de casas de empeño, particularmente concentradas en las calles Matamoros, Morrow y No Reelección, entre otras.

Los gerentes de los comercios mencionaron que no están facultados para hablar del comportamiento del empeño o las razones por las cuales la gente asiste a esos negocios.

Algunos de los clientes aseveraron que no les resulta complicado deshacerse de sus pertinencias. Al final es dinero; por eso, cambiarlos por efectivo es un modo de ayudarse cuando lo necesitan. Además, es más fácil que obtener un plástico.

Doña Andrea, de Temixco, apuntó que siempre va a casas de empeño, y cuando puede, rescata sus prendas.

Jorge, de la colonia Alta Vista, en Cuernavaca, acudió a empeñar su anillo de graduación. A pesar de que es un bonito recuerdo para él, necesita el efectivo. Si sus posibilidades lo permiten, al final de mes lo recuperará.

En los aparadores de las casas de empeño, lo que más se ve son pantallas. Le siguen los celulares, las tabletas electrónicas, las computadoras personales y los objetos de valor, como anillos, cadenas, aretes y dijes. Los menos son los instrumentos musicales y las herramientas de jardinería o casa.

Carmelina Perea, directora de Comunicación de First Cash México, indicó que en el país aún persiste esa costumbre de empeñar cuando se presenta alguna emergencia o como último recurso.

“Nosotros tenemos clientes que son frecuentes, ya que ven en el empeño una forma de financiar sus microempresas; no es otra cosa que una manera de inclusión financiera. En el país mucha gente que no tiene acceso a otro sistema de financiamiento”, dijo.

Si bien no hay números concretos sobre cuántos ciudadanos suelen empeñar sus pertenencias, lo que sí es cierto es que el 80 por ciento recupera sus pertenencias.

“El empeño se mantiene todo el año, aunque en inicio de clases o en diciembre aumenta; por eso no identificamos temporadas malas o bajas”, señaló Perea.

Una medida que iniciaron como integrantes de la Sociedad Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios es identificar, en coordinación con la Fiscalía, aquella mercancía que pudiera tener un origen ilícito y que definitivamente no son aceptadas en las empresas afiliadas.

Por el momento, no existe en números de empeños, pero se estima que diariamente se registran poco más de 111 mil diarios.

/Fotos: HAIDEE GALICIA