/ martes 16 de junio de 2020

Canceladas, 79 investigaciones en salud pública

Disminución de recursos de Conacyt anuló proyectos científicos, reconoce el INSP

Al presentar su informe anual, el director del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), Juan Rivera Dommarco, dio cuenta que durante 2019 tuvo una disminución en el número de proyectos comparado con 2018, debido a la baja presupuestal que sufrió el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), de donde se financian.

Setenta y nueve proyectos fueron los que se cancelaron, pues el INSP pasó de realizar 346 proyectos a 267 en 2019 que tienen que ver con la investigación para resolver los problemas nacionales de salud pública, la generación y uso de evidencia científica, así como la vinculación transversal e interdisciplinaria con investigadores y tomadores de decisión a nivel nacional.

Pese a esta disminución el Instituto ha realizado en 32 años al menos 6 mil 604 productos científicos; para este 2019 realizó 351 artículos, 28 capítulos y 11 libros

El titular del INSP con sede en Cuernavaca dijo que otra de las afectaciones por la disminución de recursos desde el orden federal fue el retraso en la aplicación de la Encuesta Nacional de Salud (Ensanut), misma que debió haberse realizado desde el año 2017 y se aplicó en 2018-2019, con recurso de la Secretaría de Salud Federal, con apoyo de las entiades y el INEGI.

"Debido a que desapareció el programa Prospera y la Ensanut se realizaba con recurso de ahí se tuvo que retrasar", dijo Rivera en el informe virtual.

"La Ensanut aplicada en localidades con menos de 100 mil habitantes arrojó que el 14.9 por ciento de los niños menores de 5 años de edad tienen desnutrición crónica; quienes viven en hogares indígenas el 24 por ciento tienen desnutrición crónica, y el 17.5 por ciento de los hogares con mayor carencia económica también".

8 de cada 10 personas declararon tener servicio médico, el 22. 6 por ciento declaró tener inseguridad alimentaria moderada y severa, el 37 por ciento de los escolares tienen sobrepeso y obesidad, y el 75 por ciento de adultos. El 10.3 por ciento con diagnóstico médico en diabetes y el 18.9 por ciento con hipertensión.

En la Autoevalución también se reconoció que tanto el plan de investigación como el académico se han adecuado a los momentos cruciales que atraviesa el país por motivo del Covid-19, pues este 2020 la Ensanut tendrá variables referentes al tema.

"La experiencia familiar en torno al Covid-19, los efectos en seguridad alimentaria, la dieta, el impacto de la atención médica y en general lo que tiene que ver con la salud y el bienestar de la población"

Para tal encuesta el instituto dispondrá de un protocolo que evite contagios tanto en el personal como en los encuestadores.

Al presentar su informe anual, el director del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), Juan Rivera Dommarco, dio cuenta que durante 2019 tuvo una disminución en el número de proyectos comparado con 2018, debido a la baja presupuestal que sufrió el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), de donde se financian.

Setenta y nueve proyectos fueron los que se cancelaron, pues el INSP pasó de realizar 346 proyectos a 267 en 2019 que tienen que ver con la investigación para resolver los problemas nacionales de salud pública, la generación y uso de evidencia científica, así como la vinculación transversal e interdisciplinaria con investigadores y tomadores de decisión a nivel nacional.

Pese a esta disminución el Instituto ha realizado en 32 años al menos 6 mil 604 productos científicos; para este 2019 realizó 351 artículos, 28 capítulos y 11 libros

El titular del INSP con sede en Cuernavaca dijo que otra de las afectaciones por la disminución de recursos desde el orden federal fue el retraso en la aplicación de la Encuesta Nacional de Salud (Ensanut), misma que debió haberse realizado desde el año 2017 y se aplicó en 2018-2019, con recurso de la Secretaría de Salud Federal, con apoyo de las entiades y el INEGI.

"Debido a que desapareció el programa Prospera y la Ensanut se realizaba con recurso de ahí se tuvo que retrasar", dijo Rivera en el informe virtual.

"La Ensanut aplicada en localidades con menos de 100 mil habitantes arrojó que el 14.9 por ciento de los niños menores de 5 años de edad tienen desnutrición crónica; quienes viven en hogares indígenas el 24 por ciento tienen desnutrición crónica, y el 17.5 por ciento de los hogares con mayor carencia económica también".

8 de cada 10 personas declararon tener servicio médico, el 22. 6 por ciento declaró tener inseguridad alimentaria moderada y severa, el 37 por ciento de los escolares tienen sobrepeso y obesidad, y el 75 por ciento de adultos. El 10.3 por ciento con diagnóstico médico en diabetes y el 18.9 por ciento con hipertensión.

En la Autoevalución también se reconoció que tanto el plan de investigación como el académico se han adecuado a los momentos cruciales que atraviesa el país por motivo del Covid-19, pues este 2020 la Ensanut tendrá variables referentes al tema.

"La experiencia familiar en torno al Covid-19, los efectos en seguridad alimentaria, la dieta, el impacto de la atención médica y en general lo que tiene que ver con la salud y el bienestar de la población"

Para tal encuesta el instituto dispondrá de un protocolo que evite contagios tanto en el personal como en los encuestadores.