/ miércoles 17 de febrero de 2021

Antojería “Manue” tiene derecho de antigüedad

Es una de las más antiguas y conocidas en el barrio de Gualupita, ha sobrevivido a la pandemia con trabajo y perseverancia, es preferida de los cuernavacenses

Desde hace 69 años al exterior de uno de los pulmones más importantes de Cuernavaca, el parque Melchor Ocampo, se encuentra la reconocida antojería "Manue", a cargo de Margarita Modesto González y su familia; al paso de los años la familia Modesto González, una de las más tradicionales en el barrio de Gualupita, han sido observadores y hasta protagonistas de los cambios que se han registrado en este lugar, uno de los barrios más antiguos de la ciudad.

Sin embargo, a decir de la comerciante, nada se ha comparado con aquel 19 de marzo cuando en Morelos se registraron los primeros casos confirmados de Covid-19, lo que trajo consigo que la emergencia sanitaria llegara a la entidad; si bien en estos casi 11 meses de alerta no tuvieron que bajar sus cortinas al ser considerados de primera necesidad, sí padecieron la escasez de personas en las calles y principalmente, el cierre de las escuelas, registrando ventas, hasta el día de hoy, de solo un 15 por ciento.

La antojería "Manue" hoy lucha contra la crisis económica que trajo la pandemia, pero siendo de los locales más antiguos en Cuernavaca y por ende reconocidos entre los mismos ciudadanos y visitantes han sabido cuidar a sus clientes.

La perseverancia y necesidad han sido fundamentales para que la familia de Margarita Modesto González siga al pie del cañón en su negocio de comida, acatando cada una de las medidas de seguridad sanitaria; sobreviviendo por el gusto y preferencia de sus clientes que van de generación en generación, al ofrecer calidad en cada uno de sus productos y servicio, “una atención de primera”.

La mejor temporada de la antojería "Manue" era la escolar, regresando a clases las ventas eran muy fluidas, tanto así que abrían el negocio desde las 6:45 de la mañana para que aquellos estudiantes que olvidaban llevar lunch compraran una rica torta para aguantar la jornada escolar, mientras que padres de familia y maestros podrían disfrutar de un yogurt o un cóctel de frutas, todo hecho en casa.

Este negocio de comida cuentan con todas las medidas sanitarias requeridas.

Esto ha provocado que de un cien por ciento de ventas, hoy en día se encuentren entre un 15 a 25 por ciento en días “buenos”, “la pandemia nos afecto económicamente, hemos aprendido de ella porque valoramos nuestro trabajo, valoramos a nuestra familia, valoramos a las personas que nos rodean, en eso nos ha beneficiado pero económicamente ha bajado muchísimo la venta pero seguimos en pie”.

Antojería “Manue” abrió sus puertas hace 69 años, la abuela de Margarita Modesto González inició instalando una mesa y un comal a las afueras del parque Melchor Ocampo, vendiendo café, atole, tamales, fruta picada, sopes, tlacoyos, entre otras cosas; su abuela era originaria de la comunidad de Santa Catarina en Tepoztlán, aunque decidió hacer su vida en el barrio de Gualupita, justo a un costado de la iglesia en honor a la Virgen de Gualupe.

Posteriormente, la mamá de Margarita Modesto González tomó las riendas del negocio, pero al fracturarse el pie, Modesto González decidió seguir atendiendo la antojería; recuerda que cuando su mamá llego era igual solo una mesa y ollas de barro porque vendían agua, hace aproximadamente 20 años cuando tomó las riendas de la administración el pequeño puesto comenzó a tener más forma, hasta ser lo que es hoy en día.

Hace un año, justo cuando inició la emergencia sanitaria, la mamá de Margarita Modesto González tuvo que tomar las riendas nuevamente, al padecer Modesto González diabetes y su esposo hipertensión; no obstante, al ser igual a una población muy vulnerable tuvo que regresar a casa, “nos retiramos porque no sabíamos como iba a estar la situación, cómo cuidarnos, ahorita ya aprendimos, nos cuidamos más y salimos a trabajar”.

La comerciante reconoce que si bien son una población vulnerable, tratan de acatar cada una de las medidas de seguridad sanitaria, exigiendo a sus mismos clientes respetarlas y aplicarlas, no atienden a personas que no usen cubrebocas, “el miedo nos baja las defensas entonces ahorita tratamos de ser positivos. No consideramos cerrar definitivamente porque es un patrimonio familiar, cuando no estoy yo esta mi mamá, cuando no esta mi mamá están mis hijas, mi esposo, estamos todos en familia”.

No han considerado cerrar definitivamente, pues lo consideran un patrimonio cultural.

Margarita Modesto González reconoció que la economía no es la misma a la que registraban antes de la contingencia sanitaria, pero lo que les ha dado un respiro es que sus hijas trabajan y entre todos llevan el gasto familiar; previo al periodo de mayor asilamiento social decidieron comprar una despensa grande, ahorita a casi 11 meses las reservas se están terminando, conforme lo necesiten compran al día o la semana para de igual forma cuidar la economía.

“La llegada de la pandemia fue bastante difícil, lo único que sí puedo decir es que valoremos la vida y nos cuidemos, cuidemos a nuestros seres queridos también, si estar en pie del cañon con el trabajo pero también teniendo muchas reservas”.

Antojería “Manue” intento acceder a uno de los apoyos económicos que fueron promovidos por el gobierno estatal pero no contaban con los requisitos establecidos al ser un negocio semi-fijo, aunado a los conflictos que padecieron a finales de 2019 con el ayuntamiento capitalino que intento quitarlos ante la intención de transformar al parque Melchor Ocampo en un centro comercial.

Afirmó que en últimas fechas las autoridades municipales no han intentado removerlos, pero tampoco han llegado a un acuerdo sobre su destino, lo que sí es una realidad es que Margarita Modesto González junto con otros vecinos del barrio de Gualupita siguen rechazando cualquier proyecto que pretenda quitar la esencia del parque.

El negocio continúa abierto pero solo para llevar, cuentan con cada una de las medidas de seguridad sanitaria y hasta señalaron los espacios para que sus clientes se formen y acaten el distanciamiento social.

Antojería “Manue” brinda servicio de lunes a domingo en un horario de 7:15 a 18:30 horas en calle Melchor Ocampo Gualupita en Cuernavaca, Morelos; para la venta de gorditas y tlacoyos cuentan con dos horarios de 8:30 a 14 horas y de 13 a 18:30 horas.

Reconocen que las ventas a clientes de las escuelas representaban sus ingresos más fuertes.

Desde hace 69 años al exterior de uno de los pulmones más importantes de Cuernavaca, el parque Melchor Ocampo, se encuentra la reconocida antojería "Manue", a cargo de Margarita Modesto González y su familia; al paso de los años la familia Modesto González, una de las más tradicionales en el barrio de Gualupita, han sido observadores y hasta protagonistas de los cambios que se han registrado en este lugar, uno de los barrios más antiguos de la ciudad.

Sin embargo, a decir de la comerciante, nada se ha comparado con aquel 19 de marzo cuando en Morelos se registraron los primeros casos confirmados de Covid-19, lo que trajo consigo que la emergencia sanitaria llegara a la entidad; si bien en estos casi 11 meses de alerta no tuvieron que bajar sus cortinas al ser considerados de primera necesidad, sí padecieron la escasez de personas en las calles y principalmente, el cierre de las escuelas, registrando ventas, hasta el día de hoy, de solo un 15 por ciento.

La antojería "Manue" hoy lucha contra la crisis económica que trajo la pandemia, pero siendo de los locales más antiguos en Cuernavaca y por ende reconocidos entre los mismos ciudadanos y visitantes han sabido cuidar a sus clientes.

La perseverancia y necesidad han sido fundamentales para que la familia de Margarita Modesto González siga al pie del cañón en su negocio de comida, acatando cada una de las medidas de seguridad sanitaria; sobreviviendo por el gusto y preferencia de sus clientes que van de generación en generación, al ofrecer calidad en cada uno de sus productos y servicio, “una atención de primera”.

La mejor temporada de la antojería "Manue" era la escolar, regresando a clases las ventas eran muy fluidas, tanto así que abrían el negocio desde las 6:45 de la mañana para que aquellos estudiantes que olvidaban llevar lunch compraran una rica torta para aguantar la jornada escolar, mientras que padres de familia y maestros podrían disfrutar de un yogurt o un cóctel de frutas, todo hecho en casa.

Este negocio de comida cuentan con todas las medidas sanitarias requeridas.

Esto ha provocado que de un cien por ciento de ventas, hoy en día se encuentren entre un 15 a 25 por ciento en días “buenos”, “la pandemia nos afecto económicamente, hemos aprendido de ella porque valoramos nuestro trabajo, valoramos a nuestra familia, valoramos a las personas que nos rodean, en eso nos ha beneficiado pero económicamente ha bajado muchísimo la venta pero seguimos en pie”.

Antojería “Manue” abrió sus puertas hace 69 años, la abuela de Margarita Modesto González inició instalando una mesa y un comal a las afueras del parque Melchor Ocampo, vendiendo café, atole, tamales, fruta picada, sopes, tlacoyos, entre otras cosas; su abuela era originaria de la comunidad de Santa Catarina en Tepoztlán, aunque decidió hacer su vida en el barrio de Gualupita, justo a un costado de la iglesia en honor a la Virgen de Gualupe.

Posteriormente, la mamá de Margarita Modesto González tomó las riendas del negocio, pero al fracturarse el pie, Modesto González decidió seguir atendiendo la antojería; recuerda que cuando su mamá llego era igual solo una mesa y ollas de barro porque vendían agua, hace aproximadamente 20 años cuando tomó las riendas de la administración el pequeño puesto comenzó a tener más forma, hasta ser lo que es hoy en día.

Hace un año, justo cuando inició la emergencia sanitaria, la mamá de Margarita Modesto González tuvo que tomar las riendas nuevamente, al padecer Modesto González diabetes y su esposo hipertensión; no obstante, al ser igual a una población muy vulnerable tuvo que regresar a casa, “nos retiramos porque no sabíamos como iba a estar la situación, cómo cuidarnos, ahorita ya aprendimos, nos cuidamos más y salimos a trabajar”.

La comerciante reconoce que si bien son una población vulnerable, tratan de acatar cada una de las medidas de seguridad sanitaria, exigiendo a sus mismos clientes respetarlas y aplicarlas, no atienden a personas que no usen cubrebocas, “el miedo nos baja las defensas entonces ahorita tratamos de ser positivos. No consideramos cerrar definitivamente porque es un patrimonio familiar, cuando no estoy yo esta mi mamá, cuando no esta mi mamá están mis hijas, mi esposo, estamos todos en familia”.

No han considerado cerrar definitivamente, pues lo consideran un patrimonio cultural.

Margarita Modesto González reconoció que la economía no es la misma a la que registraban antes de la contingencia sanitaria, pero lo que les ha dado un respiro es que sus hijas trabajan y entre todos llevan el gasto familiar; previo al periodo de mayor asilamiento social decidieron comprar una despensa grande, ahorita a casi 11 meses las reservas se están terminando, conforme lo necesiten compran al día o la semana para de igual forma cuidar la economía.

“La llegada de la pandemia fue bastante difícil, lo único que sí puedo decir es que valoremos la vida y nos cuidemos, cuidemos a nuestros seres queridos también, si estar en pie del cañon con el trabajo pero también teniendo muchas reservas”.

Antojería “Manue” intento acceder a uno de los apoyos económicos que fueron promovidos por el gobierno estatal pero no contaban con los requisitos establecidos al ser un negocio semi-fijo, aunado a los conflictos que padecieron a finales de 2019 con el ayuntamiento capitalino que intento quitarlos ante la intención de transformar al parque Melchor Ocampo en un centro comercial.

Afirmó que en últimas fechas las autoridades municipales no han intentado removerlos, pero tampoco han llegado a un acuerdo sobre su destino, lo que sí es una realidad es que Margarita Modesto González junto con otros vecinos del barrio de Gualupita siguen rechazando cualquier proyecto que pretenda quitar la esencia del parque.

El negocio continúa abierto pero solo para llevar, cuentan con cada una de las medidas de seguridad sanitaria y hasta señalaron los espacios para que sus clientes se formen y acaten el distanciamiento social.

Antojería “Manue” brinda servicio de lunes a domingo en un horario de 7:15 a 18:30 horas en calle Melchor Ocampo Gualupita en Cuernavaca, Morelos; para la venta de gorditas y tlacoyos cuentan con dos horarios de 8:30 a 14 horas y de 13 a 18:30 horas.

Reconocen que las ventas a clientes de las escuelas representaban sus ingresos más fuertes.

Local

Sigue aquí todo sobre las elecciones 2021 en Morelos

Hasta el 2 de junio de 2021 se realizan las campañas para diputaciones y ayuntamientos. En general se eligen 12 diputaciones por mayoría relativa, ocho diputaciones de representación proporcional, 33 presidencias municipales, 153 regidurías, 33 sindicaturas. Asimismo, se mantienen las campañas para definir cinco diputaciones federales.

Finanzas

Es complicado el panorama para comerciantes de tortilla

El precio del kilo de tortilla es de entre 19.50 y 20 pesos en los establecimientos de Cuernavaca

Local

Mayor orden y agilidad en aplicación de segunda dosis

Las personas han sido llamadas por orden alfabético, resultando un mayor orden en el proceso de vacunación

Local

Morelos permanece en color amarillo del semáforo epidemiológico

El Comité Estatal de Seguridad en Salud, exhortó a los actores y partidos políticos a respetar en época de campaña el escudo de la salud

Local

Ejidatarios exigen entrega de apoyos

Cultivos están en riesgo, aseguran

Local

Bloqueos por falta de agua persisten en Cuernavaca

En Domingo Diez también los vecinos colocaron piedras para evitar la circulación

Local

Supera el fuego a brigadistas

El cansancio entre voluntarios ya es evidente por lo que su solicitud es que más personas se sumen apoyar

Local

Toma las calles el arte infantil

Recordaron ante todo el respeto a la ley de los derechos de las niñas, niños y adolescentes del estado de Morelos

Local

Hasta semáforo verde vacunarán a los profes

Aún no hay fecha para médicos privados