/ lunes 10 de octubre de 2022

¿Te acuerdas de la Arena Isabel en Cuernavaca?

¡Lucharáán a dos de tres caídas sin límite de tiempo!

Han pasado 13 años desde la desaparición de la gloriosa Arena Isabel. Este recinto que se ubicaba sobre bulevar Juárez fue testigo de largas filas de familias completas que cada jueves y domingo acudían a ver a sus ídolos de la lucha libre. Este santuario dijo adiós en 2009, luego de que tener su mayor auge en la década de los 90.

Y eso lo recuerda muy bien el Canelo Casas, hijo del reconocido réferi de lucha libre Pepe Casas y sobrino del luchador profesional el Negro Casas. Entre sus anécdotas cuenta que de niño vivía en la Ciudad de México, pero cada domingo viajaba a Cuernavaca para acompañar a su familia y, desde las gradas de la Arena Isabel, apoyarla. Ya en la adolescencia se mudó a la ciudad de la eterna primavera.

“Mi tío, el Negro, era de los luchadores que durante los 80 y 90 tuvo una época de oro en la lucha; en la Arena Isabel luchó muchas veces; recuerdo haber visto al Perro Aguayo, Fishman, Mil Máscaras y Angres Gigante”. Fue gracias a la tradición luchística de su familia que decidió subirse al ring de la Arena Isabel todos los domingos, de 2005 a 2009.

El Canelo Casas despidió la Arena Isabel un viernes 11 de diciembre de 2009, y lo recuerda con mucha nostalgia. "Ese día fue el Hijo del Santo y se llenó como en los buenos tiempos. Era la despedida de Pierroth y para mí significó mucho; ese día se vencieron las tarimas y se rompió el ring; parecía como si el supiera que era su última gala".

Cortesía | Mario Ráfaga Moreno

¿Cómo era la Arena Isabel?

Si no tuviste la fortuna de ir a este emblemático lugar te contamos cómo era, y si fuiste de los afortunados, seguro lo recuerdas más o menos así:

En la cornisa, el gran letrero que decía "Arena Isabel" en letras rojas. Sobre la banqueta, a borde de la calle, había más de tres puestos que vendían máscaras, pero no sólo eso, también podías percibir el olor a antojitos mexicanos, patitas de pollo en bolsas de plástico con salsa y su limón, mollejitas, pepitas tostadas, cacahuates y unos tacos dorados que ni el mejor restaurante de la ciudad podía ofrecerte.

Cortesía | Mario Ráfaga Moreno

Una vez que ingresabas al lugar, había un túnel que dividía el camino hacia los palcos y las gradas. Una vez que tomabas tu lugar podías observar el cuadrilátero, imponente, ahí, en cuestión de minutos, grandes luchadores darían un espectáculo inolvidable cada jueves y domingo.

“De la parte de abajo salía un olor como a madera húmeda siempre. Era mágico ver de fondo el ring iluminado, muy enigmático, ese lugar imponía porque estaba hecho para eso”, recuerda el Canelo.

Cortesía | Mario Ráfaga Moreno

Fueron 56 años los que la Arena Isabel fungió como casa y plataforma de más de 60 luchadores, entre los que destacan: “Chamaco” Valaguez, el Barón Siniestro, Zaratustra, Ráfaga Moreno, Tartú, apoyados por el empresario Ramón Cué, mismo que creó El Cuadrilátero, el primer medio impreso en la entidad, era una especie de crónica que redactaba y narraba todo lo que pasaba dentro y fuera del ring.



Han pasado 13 años desde la desaparición de la gloriosa Arena Isabel. Este recinto que se ubicaba sobre bulevar Juárez fue testigo de largas filas de familias completas que cada jueves y domingo acudían a ver a sus ídolos de la lucha libre. Este santuario dijo adiós en 2009, luego de que tener su mayor auge en la década de los 90.

Y eso lo recuerda muy bien el Canelo Casas, hijo del reconocido réferi de lucha libre Pepe Casas y sobrino del luchador profesional el Negro Casas. Entre sus anécdotas cuenta que de niño vivía en la Ciudad de México, pero cada domingo viajaba a Cuernavaca para acompañar a su familia y, desde las gradas de la Arena Isabel, apoyarla. Ya en la adolescencia se mudó a la ciudad de la eterna primavera.

“Mi tío, el Negro, era de los luchadores que durante los 80 y 90 tuvo una época de oro en la lucha; en la Arena Isabel luchó muchas veces; recuerdo haber visto al Perro Aguayo, Fishman, Mil Máscaras y Angres Gigante”. Fue gracias a la tradición luchística de su familia que decidió subirse al ring de la Arena Isabel todos los domingos, de 2005 a 2009.

El Canelo Casas despidió la Arena Isabel un viernes 11 de diciembre de 2009, y lo recuerda con mucha nostalgia. "Ese día fue el Hijo del Santo y se llenó como en los buenos tiempos. Era la despedida de Pierroth y para mí significó mucho; ese día se vencieron las tarimas y se rompió el ring; parecía como si el supiera que era su última gala".

Cortesía | Mario Ráfaga Moreno

¿Cómo era la Arena Isabel?

Si no tuviste la fortuna de ir a este emblemático lugar te contamos cómo era, y si fuiste de los afortunados, seguro lo recuerdas más o menos así:

En la cornisa, el gran letrero que decía "Arena Isabel" en letras rojas. Sobre la banqueta, a borde de la calle, había más de tres puestos que vendían máscaras, pero no sólo eso, también podías percibir el olor a antojitos mexicanos, patitas de pollo en bolsas de plástico con salsa y su limón, mollejitas, pepitas tostadas, cacahuates y unos tacos dorados que ni el mejor restaurante de la ciudad podía ofrecerte.

Cortesía | Mario Ráfaga Moreno

Una vez que ingresabas al lugar, había un túnel que dividía el camino hacia los palcos y las gradas. Una vez que tomabas tu lugar podías observar el cuadrilátero, imponente, ahí, en cuestión de minutos, grandes luchadores darían un espectáculo inolvidable cada jueves y domingo.

“De la parte de abajo salía un olor como a madera húmeda siempre. Era mágico ver de fondo el ring iluminado, muy enigmático, ese lugar imponía porque estaba hecho para eso”, recuerda el Canelo.

Cortesía | Mario Ráfaga Moreno

Fueron 56 años los que la Arena Isabel fungió como casa y plataforma de más de 60 luchadores, entre los que destacan: “Chamaco” Valaguez, el Barón Siniestro, Zaratustra, Ráfaga Moreno, Tartú, apoyados por el empresario Ramón Cué, mismo que creó El Cuadrilátero, el primer medio impreso en la entidad, era una especie de crónica que redactaba y narraba todo lo que pasaba dentro y fuera del ring.



Seguridad

Ruta 8 sin frenos choca contra barda del Jardín Borda

Se presume que la Ruta 8 se quedó sin frenos al incorporarse a la Av. Álvaro Obregón, lo que ocasionó que chocara contra la barda del Jardín Borda

Seguridad

Reforma Judicial: Lenia Batres expone gasto millonario, nepotismo e impunidad en la SCJN

Lenia Batres Guadarrama y otros miembros de Morena denuncian gastos excesivos, nepotismo e impunidad en el Poder Judicial durante una asamblea en Cuernavaca

Local

¿Qué permisos de circulación de Guerrero son válidos en Morelos?

El alcalde de Cuernavaca reiteró que los permisos que expiden establecimientos son irregulares y podrían provocar que las unidades sean aseguradas

Cultura

Vacaciones en Morelos | Checa las actividades culturales de este fin de semana

Checa esta cartelera con actividades culturales y artísticas de Morelos, entretenimiento con poco presupuesto

Cultura

[Extranjeros en Morelos] 'Abrir los ojos para soñar', las reflexiones de Vlady en México

El libro "Abrir los ojos para soñar" recoge numerosos y breves textos aislados de Vlady que constituyen una especie de reflexiones del artista

Cultura

Cineclub La Luciérnaga lleva funciones a Puente de Ixtla

Cineclub La Luciérnaga lleva del 22 al 27 de julio una selección especial de películas mexicanas a Puente de Ixtla