/ martes 26 de julio de 2022

Ante gobiernos omisos, empresas responsables

Los negocios ya funcionan a plena capacidad y sin demasiadas medidas de higiene, como si la pandemia hubiera terminado, lo que obliga a las empresas a establecer nuevas medidas ante la ausencia de políticas gubernamentales

Con el levantamiento de las medidas de salud pública en toda América del Norte y Europa, algunos gobiernos parecen creer que la pandemia ha terminado. Restaurantes, teatros y todo tipo de negocios ya están operando a plena capacidad y sin pruebas de vacunación.

Esto a pesar de que muchas personas continúan siendo altamente susceptibles al Covid-19, especialmente a medida que la inmunidad derivada de la vacuna y de infecciones previas comienza a disminuir, al tiempo que las campañas de refuerzo se estancan y siguen surgiendo variantes cada vez más contagiosas.

Para nadie es un secreto que miles de personas continúan muriendo y que la cantidad de personas que viven con los efectos debilitantes a largo plazo de la enfermedad está creciendo.

Te puede interesar: Covid-19: Lo que debes hacer si sigues con tos tras recuperarte

No es la pandemia la que ha terminado, sino los esfuerzos de los gobiernos para minimizar el costo humano de la pandemia. Con los gobiernos aparentemente renunciando a su responsabilidad de mantener a las personas seguras, es hora de que las empresas tomen la iniciativa en materia de salud y seguridad.

Proteger la salud y la seguridad de los empleados, clientes y proveedores en ausencia de mandatos gubernamentales es la esencia misma de la responsabilidad social corporativa; una obligación que toda empresa tiene de actuar al servicio del bien público.

Sin embargo, recientemente hemos visto que, en lugar de invertir en la protección de los trabajadores y los clientes, los directores ejecutivos de algunas empresas han exigido que se ponga fin a los mandatos de máscara y que los líderes empresariales han sido algunos de los defensores más férreos de la idea "volver a la normalidad".

Parece que a las empresas les resultó más fácil ser socialmente responsables cuando había un claro consenso social sobre el Covid-19 y los gobiernos estaban dispuestos a brindar una orientación clara. Pero ahora, más que nunca, es hora de que las empresas den un paso adelante.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los síntomas de la nueva variante de Covid-19, Centaurus?

Si esperamos que las empresas sean más responsables social y ambientalmente al minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero o eliminar las prácticas socialmente dañinas, como la explotación laboral, ¿por qué no hacemos lo mismo con el Covid-19?

Deberíamos aplicar presiones similares a las empresas que no están dispuestas a exigir máscaras para empleados y clientes durante los picos, y elogiar a las que están librando la lucha para proteger a sus clientes y empleados.

Chapman's Ice Cream, por ejemplo, ha promovido la vacunación entre sus empleados y pagado pruebas periódicas para aquellos que se niegan a vacunarse.

Apricot Tree Café, un restaurante en Mississauga, Ontario, ha buscado garantizar la seguridad de su personal y clientes invirtiendo en filtros HEPA y monitores de dióxido de carbono, prácticas que son reconocidas por los expertos en salud pública como cruciales para combatir los patógenos en el aire.

Más empresas deberían inspirarse en estas dos y cumplir su compromiso con la responsabilidad social corporativa.

Te puede interesar: Subvariante BA.5 de Covid podría ser la última del virus

Llevar a cabo acciones voluntarias para el bien social no es fácil y, en nuestra sociedad cada vez más polarizada, estos esfuerzos pueden alejar a algunas partes interesadas.

Por ejemplo, los clientes que solo quieren “seguir adelante” de la pandemia pueden disgustarse con las empresas que imponen mandatos de uso de mascarillas, pero esa es la esencia de la responsabilidad social corporativa: hacer lo correcto, incluso cuando es difícil.

* Académicos de la Universidad de York, Canadá.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Con el levantamiento de las medidas de salud pública en toda América del Norte y Europa, algunos gobiernos parecen creer que la pandemia ha terminado. Restaurantes, teatros y todo tipo de negocios ya están operando a plena capacidad y sin pruebas de vacunación.

Esto a pesar de que muchas personas continúan siendo altamente susceptibles al Covid-19, especialmente a medida que la inmunidad derivada de la vacuna y de infecciones previas comienza a disminuir, al tiempo que las campañas de refuerzo se estancan y siguen surgiendo variantes cada vez más contagiosas.

Para nadie es un secreto que miles de personas continúan muriendo y que la cantidad de personas que viven con los efectos debilitantes a largo plazo de la enfermedad está creciendo.

Te puede interesar: Covid-19: Lo que debes hacer si sigues con tos tras recuperarte

No es la pandemia la que ha terminado, sino los esfuerzos de los gobiernos para minimizar el costo humano de la pandemia. Con los gobiernos aparentemente renunciando a su responsabilidad de mantener a las personas seguras, es hora de que las empresas tomen la iniciativa en materia de salud y seguridad.

Proteger la salud y la seguridad de los empleados, clientes y proveedores en ausencia de mandatos gubernamentales es la esencia misma de la responsabilidad social corporativa; una obligación que toda empresa tiene de actuar al servicio del bien público.

Sin embargo, recientemente hemos visto que, en lugar de invertir en la protección de los trabajadores y los clientes, los directores ejecutivos de algunas empresas han exigido que se ponga fin a los mandatos de máscara y que los líderes empresariales han sido algunos de los defensores más férreos de la idea "volver a la normalidad".

Parece que a las empresas les resultó más fácil ser socialmente responsables cuando había un claro consenso social sobre el Covid-19 y los gobiernos estaban dispuestos a brindar una orientación clara. Pero ahora, más que nunca, es hora de que las empresas den un paso adelante.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los síntomas de la nueva variante de Covid-19, Centaurus?

Si esperamos que las empresas sean más responsables social y ambientalmente al minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero o eliminar las prácticas socialmente dañinas, como la explotación laboral, ¿por qué no hacemos lo mismo con el Covid-19?

Deberíamos aplicar presiones similares a las empresas que no están dispuestas a exigir máscaras para empleados y clientes durante los picos, y elogiar a las que están librando la lucha para proteger a sus clientes y empleados.

Chapman's Ice Cream, por ejemplo, ha promovido la vacunación entre sus empleados y pagado pruebas periódicas para aquellos que se niegan a vacunarse.

Apricot Tree Café, un restaurante en Mississauga, Ontario, ha buscado garantizar la seguridad de su personal y clientes invirtiendo en filtros HEPA y monitores de dióxido de carbono, prácticas que son reconocidas por los expertos en salud pública como cruciales para combatir los patógenos en el aire.

Más empresas deberían inspirarse en estas dos y cumplir su compromiso con la responsabilidad social corporativa.

Te puede interesar: Subvariante BA.5 de Covid podría ser la última del virus

Llevar a cabo acciones voluntarias para el bien social no es fácil y, en nuestra sociedad cada vez más polarizada, estos esfuerzos pueden alejar a algunas partes interesadas.

Por ejemplo, los clientes que solo quieren “seguir adelante” de la pandemia pueden disgustarse con las empresas que imponen mandatos de uso de mascarillas, pero esa es la esencia de la responsabilidad social corporativa: hacer lo correcto, incluso cuando es difícil.

* Académicos de la Universidad de York, Canadá.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Dispuesto el Ayuntamiento a avanzar en investigaciones sobre Paseo Ribereño

La exregidora Patricia Torres, en días pasados, mencionó que podría interponer alguna denuncia con respecto al accidente que la obligó a pedir licencia

Seguridad

Rezagos y denuncias de corrupción marcan a Protección Civil municipal

El pasado viernes 5 de agosto el comandante Frankie Mondragón tomó protesta como nuevo coordinador de Protección Civil de Cuernavaca

Local

Cuerpos de agua en Morelos apenas al 31% de capacidad

La captación de lluvia no ha sido aún relevante en la entidad por lo que se estima que el volumen almacenado es de 16.747 millones de metros cúbicos

Finanzas

Joe Biden firma ley para impulsar fabricación de semiconductores y competir contra China

Además de la inversión en estos componentes cruciales para la electrónica moderna, el texto prevé decenas de miles de millones de dólares para investigación y desarrollo

Justicia

Juez analizará la prisión preventiva impuesta a Rosario Robles por la Estafa Maestra

A pesar de que la ley establece un límite de dos años para la prisión preventiva, la extitular de Sedesol ha permanecido casi tres años recluida

Finanzas

Puestos en tecnología son los más difíciles de cubrir: Manpower

El estudio señala que las empresas deben replantearse la forma en como seleccionan a sus candidatos y capacitan a sus trabajadores

Local

Cuerpos de agua en Morelos apenas al 31% de capacidad

La captación de lluvia no ha sido aún relevante en la entidad por lo que se estima que el volumen almacenado es de 16.747 millones de metros cúbicos

Política

Si hay algo ilegal, el Poder Judicial resolverá: AMLO niega autoritarismo en decreto sobre GN

El presidente López Obrador sostuvo que será el Poder Judicial quien determine si hay algo mal con el decreto para incorporar la Guardia Nacional al Ejército

Sociedad

Es vergonzoso: hermanas de Octavio Ocaña denuncian vandalismo de capilla en su honor

La hermana de Octavio Ocaña mencionó que también se robaron algunos objetos que familiares y amigos dejaron en la capilla